Padrón de damnificados “mocho” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

Padrón de damnificados “mocho”

 


¿Qué es lo que no han entendido? ¿Cuál es la causa de tanta indiferencia, ineficacia? ¿Qué pecado hemos cometido para que nos llueva sobre mojado? En aras de satisfacer los deseos de “ya saben quién” la ineficiente delegación de Bienestar en Oaxaca emprendió un censo de afectados por Agatha que a todas luces muestra sus carencias, su ineficacia e ineficiencia, y que ha causado severos reclamos de damnificados pues, sencillamente, se dejó fuera de los beneficios a la mitad de los afectados y, de la otra mitad, hay denuncias de compadrazgo y favoritismo y, otra vez, manejo electorero.

Los reclamos vienen, incluso de los propios alcaldes morenistas que acusan que los Servidores de la Nación, en su apresuramiento por “cumplir” y por desconocimiento de la zona y de las comunidades, evitaron adentrarse a caminos, brechas y dejaron fuera del padrón a lo que López Obrador llama el “México profundo”, aunque aquí se empate con los más olvidados, los más alejados, aquellos a quienes nadie ve, incluso como es el caso, a pesar de los severos daños que causan los fenómenos naturales.

Y a tres años, la superdelegación comandada por Nancy Ortiz sigue cometiendo las mismas ofensas a la ciudadanía: como con las vacunas contra el Covid-19 o la entrega de apoyos por programas oficiales ocasiona aglomeraciones en medio del repunte de una quinta ola de Covid-19. Informa a alcaldes al cuarto para las doce y no permite ser apoyada en la logística.

Todo lo quieren hacer ellos, aunque han confirmado una y otra vez su incapacidad.

Los posibles beneficiados se ven obligados a llegar desde una noche antes, montar guardia alejados de sus casas destruidas y los hacen esperar hasta tres hora ¡para el inicio! de la distribución que siguió hasta la madrugada y el día siguiente. Pero, además, muchos de quienes formaron fila no estaban en las listas, no  fueron empadronados por los Servidores de la Nación quienes, denuncian, han mostrado arrogancia e indiferencia, además de incapacidad, ante los oaxaqueños más pobres.

En Santiago Xanica, por ejemplo, el Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas es señalado de controlar a los enlaces con Bienestar por lo que ha inscrito a amigos, compadres y familiares de esos enlaces y militantes de Codedi, dejando fuera a los verdaderos afectados.

La presidenta municipal de Xanica, Aída Hernández Moreno, señaló que la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) y Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO), han entregado la maquinaria para rehabilitar caminos al dirigente de Codedi,  Abraham Ramírez, quien la emplea en beneficio de su “organización”. Incluso, la alcaldesa ha sido amenazada.

Se desapareció al Fonden por presunta corrupción, que nunca se probó, aunque todos sabíamos que existía, por lo que ahora no se cuenta con un instrumento de apoyo a la población que no sea la “buena voluntad” de quien manda en el país. La superdelegada, Nancy Ortiz, pese a su mostrada ineptitud, sigue gozando los favores de la estructura morenista.

En los siguientes seis años los asuntos torales para Oaxaca como la atención a emergencias ¿seguirán manejándose de manera voluntarista? ¿se seguirá con una interminable campaña política como en el ámbito federal, sin realmente gobernar ni administrar?

La clave la señaló uno de los alcaldes de comunidades afectados por Agatha; los ciudadanos no recibieron apoyos y ello desató inconformidad contra el personal de Bienestar que realizaba los pagos y posteriormente se manifestó en los palacios municipales de los diversos ayuntamientos. No le jalen los bigotes al tigre, pues esa inconformidad podría encontrar al verdadero o a los responsables de la desatención.

 

Y Derecho, “va checo”

Aún no hay convocatoria para la elección por la Dirección de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UABJO y ya los grupos empiezan a mover sus piezas para disputarse el poder de una de las unidades académicas con mayor matrícula estudiantil.

En noviembre de este año se deberá elegir al nuevo director de esta Facultad, que tendrá que crear el escenario para favorecer en votos a quien sea el candidato a rector en 2024 por alguno de los dos sindicatos de la UABJO, como el SUMA y STAUO.

Después de que el Gobierno del Estado impusiera a Cristian Carreño como rector de la UABJO en una simulada elección del Consejo Universitario, pactado desde hace meses y que fue un secreto a voces en la comunidad universitaria, ya se busca evitar que otro militante del STAUO y disidente del grupo que encabeza Leticia Mendoza Toro, continúe al frente de la Universidad.

Por eso en la Facultad de Derecho y recientemente en la Facultad de Contaduría hay señalamientos contra el rector de la UABJO, quien no ha podido demostrar su capacidad de negociación para que estos dos años que esté al frente de la rectoría se mantenga sin hechos de violencia.

El rector tendrá que demostrar su liderazgo y evitar que el grupo contrario le arrebate el poder en la Facultad de Derecho, que representa también la “minita” de oro por los desvíos y captación de recursos por cuotas de inscripción, reinscripción, diplomados y distintas maestrías que se ofrecen.