Divididos y enfrentados | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

Divididos y enfrentados

 


Durante muchos decenios la gente en México vivía un desinterés generalizado sobre la vida política. Salvo los priistas, que eran un grupo corporativo, especialmente en las clases humildes, que, para tener, un mísero y pequeñísimo espacio de poder, tenían que corporeizarse al PRI-sistema, sea para tener un espacio para vender en la calle, un permiso chueco para una actividad económica, porque solo así podían trabajar. O las minúsculas élites de poder económico que, con el tiempo y la corrupción, se convirtieron en empresarios políticos o políticos empresarios, que no es lo mismo, pero es igual. Pero en general el pueblo-pueblo, veía la política como una actividad mafiosa, corrupta y de poca monta. La gente no discutía de política porque sabía que todos eran iguales, aunque había los peores, pero ellos eran como inamovibles símbolos negros de este país.

Sin embargo, en la última elección presidencial, algo inédito sucedió, treinta millones de personas votaron por un cambio. Dice el dicho popular que la tercera es la vencida, el obstinado por la presidencia de “el Señor López”, como le llaman sus detractores, superó por mucho, ese 20% de votos comprados, comprometidos y de la corporación PRI-sistema y AMLO ganó las elecciones.

De manera crítica, debemos de reconocer que AMLO ha dedicado toda su vida a la política y gran parte de ella, a tratar de ser presidente y que le robaron dos elecciones. Su obsesión por ser presidente, lo llevó a tener una vida impecable en cuanto a la corrupción, porque sabía que, de cometer actos corruptos, sería el fin de su pretensión existencial. Porque debemos de reconocer que AMLO es una persona sumamente pretenciosa, a diferencia de los demás políticos de todos los sabores y colores comenzando con los de Morena, que venden su alma al diablo por dinero, la pretensión de AMLO es llegar a ser el mejor presidente de México, y de perdida, estar al lado de sus héroes como Juárez, Madero o Cárdenas. Los casos de la cínica y abyecta corrupción personal de Peña Nieto, Calderón, Fox y el maestro, Salinas, son verdaderamente vergonzosos.

Cada minuto de su presidencia lo utiliza al cien por ciento, no puede dormir de más o desperdiciar este preciado tiempo de ser presidente, ese es su paso y su ritmo. El problema de su transformación, es que la está haciendo con gente del mismo sistema que pretende cambiar, con sus honrosas excepciones. Ese viejo, mañoso, corrupto y anquilosado elefante reumático, no va a cambiar de la noche a la mañana. En estos dos siglos de existencia de este país, la mayor parte de la gente entra al gobierno a robar y a saquear. Esa es la escuela desde 1824, hasta nuestros días. La gente que no roba y tranza en el gobierno, es mal vista y se convierte en enemigo del sistema.

Lo que está sucediendo es que la minoría que AMLO llama, “la mafia del poder”, está invirtiendo mucho dinero y todo su capital político, toda su gente, propia o comprada, para desacreditar a la 4T. Ellos tienen los medios masivos de desinformación, la radio, la tv, la prensa, los intelectuales, periodistas, artistas, en una palabra, todos los que han vivido favorecidos de la corrupción institucionalizada. Y todos los días, desde todos los frentes, llueve metralla sobre AMLO. Todo, absolutamente todo lo que hace AMLO y su gente está mal y muy mal. En una actitud rabiosa e insidiosa, con poca inteligencia y mucha mala leche se critica la administración, lo que invalida la necesaria crítica, porque, no todo lo que hacen está mal, ni todo lo que hacen está bien.

Por otra parte, están los que casi santifican a AMLO y lo ven como el redentor, como si él, y su gente, no tuvieran errores. Especialmente con AMLO, una parte de la gente lo mitifica y lo proclama como el salvador de este país, convirtiéndolo en el San Jorge, que lucha heroicamente contra el dragón de la corrupción. Ser inmaculado, símbolo de la virtud.

Lo interesante es como, personas que antes no les interesaba la política ahora están rabiosos pelando en favor o en contra de AMLO. En ambos casos observo cerrazón y nula voluntad de escuchar al otro. El punto de esta entrega, amable lector, es el poder que tienen los medios de confusión, para echar a la gente a andar, como bots replicadores de discursos ajenos a ellos. Algo que caracteriza a los fanáticos, en cualquier tema, es su ignorancia, su cerrazón y la violencia.

Por desgracia no hay crítica analítica y bien informada. Crítica constructiva y propositiva, que es muy necesaria. La gente está dividida y enfrentada, están atorados en un callejón sin salida en el que pierde el país. Veo más posiciones atrincheradas en el ego, que, en la investigación, el análisis, la crítica imparcial, que tanta falta le hace al país, y en especial, a los personajes que se disputan el poder. Creemos que los políticos necesitan ser analizados por los votantes con lupa, para que sean más cuidadosos y responsables de sus decisiones y de su desempeño. Debemos como ciudadanos responsables prepararnos para las elecciones del 24, porque que el voto debe ser razonado y comprometido. Educayotl AC. “Educar para el futuro con la sabiduría del pasado”. www.toltecayotl.org