Los comunitarios y los individualistas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

Los comunitarios y los individualistas

 


El Mundo Moderno, esto que llaman “sistema mundo”, ha cambiado la esencia de la naturaleza humana. El ser humano moderno se ha deshumanizado, las apremiantes exigencias de esta forma de vivir, lo han hecho individualista, mezquino, insensible, acumulador, materialista y competitivo.

Sin embargo, el ser humano tiene en esencia, un conjunto de sentimientos y actitudes que nos han hecho ser una especie maravillosa. El mundo antiguo, Egipto, Mesopotamia, India, China, Tawantinsuyu y Anáhuac, produjeron en sus siglos de esplendor las maravillas físicas, de conocimiento, artísticas y espirituales, que son el gran legado de la humanidad. El ser humano por instinto es cooperativo, comunitario y solidario, sino hubiésemos aprendido la lección, no habríamos podido sobrevivir, crear y trascender.

En contraparte, el mundo moderno, en tan solo cinco siglos tiene viviendo a la humanidad en la peor dictadura de la historia, la del “Becerro de Oro”, que ha enajenado y envilecido al ser humano, exterminado la vida y contaminado el planeta.

Cuando uno visita los Tollan de los Viejos Abuelos, como el caso de Monte Albán, debe uno pensar, que no solo existió una inteligencia y sabiduría que planeara los edificios para descubrir los secretos del macrocosmos y el microcosmos, sino que, implicó un trabajo inconmensurable de devastar las alturas de los cuatro cerros para convertirlos en plataformas, traer cargando de 14 km de distancia las piedras, para labrarlas y ensamblarlas, subir el agua, la arena, el barro y la madera, durante siglos para realizar esta maravillosa obra, sino que, para hacerla, se requirió, además,  un gran equipo de cocineras para proveer la energía para restaurar la energía de esos cuerpos. Lo que requirió siglos de experiencia culinaria para inventar el maíz, la técnica de la nixtamalización, la milpa, el tejate, las tlayudas, etc.

Pero fundamentalmente, el impulso generador, la razón de la creación de estos centros de conocimiento e investigación, no pensados y realizados para utilizarlos como fortalezas, palacios o centros ceremoniales, sino para la trascendencia humana, que es la más elevada aspiración. Es ahí donde se aprecia la grandeza de sus creadores.

Sin una comunidad consciente, con metas muy elevadas en el plano humano y espiritual, con una actitud biófila, pacifista, solidaria y de una sólida cultura de organización comunitaria, jamás se habían podido construir las más de 193 zonas arqueológicas, que el INAH, tiene abiertas al público en todo el país. Todas las civilizaciones antiguas construyeron pirámides, nosotros somos la civilización que construyó más pirámides en el mundo.

Sin embargo, con la invasión europea llegó y se impuso otra forma de ver y entender el mundo y la vida. Llegaron otros seres humanos en busca de riqueza a cualquier precio, sin limitaciones éticas, morales o religiosas. La corona española vino a fundar una Colonia, para explotar a los nativos y depredar sus recursos naturales para generar riqueza, no llegaron aquí en una gesta humanista. El problema es que esta barbarie sigue sucediendo, ahora llegan empresas trasnacionales de depredar, con todo el respaldo de las leyes internacionales y nacionales.

Por estas razones, se crearon en 1519, dos formas de vida que se han enfrentado permanentemente estos cinco siglos. Los “nativos extranjerizantes”, los modernos, los individualistas, los buscadores de riqueza y poder; contra los “nativos comunitarios”, defensores de las tradiciones, los fraternos solidarios, los buscadores del bien común. En el primer bando podemos nombrar a Malinche, que asesoró al invasor y traicionó a su civilización, a Ixtlilxóchitl, que actuó como el comandante en jefe de sus trescientos mil guerreros texcocanos que vencieron a los mexicas, y a Fernando Alva Ixtlilxóchitl, intelectual nahua que se asimiló a los invasores y escribió la historia de su pueblo con la visión de los vencedores.

La de los individualistas emprendedores que viven en un mundo de objetos, con los que solo se puede hacer negocios y generar riqueza, para los que el país es solo una oportunidad de hacer negocios; y los comunitarios solidarios, que viven en un mundo sagrado donde todo tiene vida y ellos un compromiso con la Madre Tierra.

Los que se han convertido históricamente en los aliados de los invasores depredadores, de ayer y de hoy, sus empleados, socios, sus cómplices silenciosos. Aquellos que no sienten respeto por esta Madre Querida, en donde nacieron y no tienen empatía ni solidaridad con sus hijos, a quienes los ven con desprecio y sin la más mínima compasión. Los que usan a la patria para hacer negocios, tuercen las leyes, corrompen las instituciones para su ganancia económica, sin importarles el pueblo ni la nación, solo su beneficio personal.

Esta gente debe ser señalada e identificada con su nombre y sus apellidos. Deben ser exhibidos en su inmundicia y saber para quién trabaja, quienes los sobornan. Todos aquellos ministros, jueces, senadores y diputados, que voten contra el pueblo y la nación, deben cargar con su irresponsabilidad y traición. Los que están al servicio de otras naciones en contra de México, los que reciben sobornos por su traición, los que cabildean para convencer que se alineen en contra del bien común, los que trabajan en el gobierno, pero están al servicio de las empresas trasnacionales, a estos sujetos, la Historia, los debe marcar para que reciban el desprecio del pueblo.

Basta ya de los Fobaproas, de las privatizaciones, de las excepciones de impuestos, de las partidas secretas, los saboteos a las empresas del pueblo, de las impúdicas entregas de dinero para torcer sus votos. A estos cínicos y sinvergüenzas, el pueblo los debe de conocer y saber para quienes trabajan estos traidores del bien común y de la nación, y en qué organización política participan. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org