En estos tiempos de canallas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

En estos tiempos de canallas

 


En estos tiempos de canallas, cuando la mentira y la calumnia son las divisas fuertes de la comunicación de los medios en manos de empresarios involucrados en el despojo del erario y la nación, casi es un error analizar los fallos de la 4T, y en especial de AMLO, sin embargo, es necesario, y él así lo pide, hacer una crítica constructiva y responsable, porque de no hacerlo, se convierte uno, en otro canalla, pero del otro lado de la moneda. Indiscutiblemente que quienes atacan ferozmente al actual gobierno y han sido corruptamente beneficiados de los 36 años de neoliberalismo y empobrecimiento del pueblo, están en su derecho de denostar y atacar a la 4T, en defensa de sus privilegios y riquezas mal habidas. Es legal, pero es inmoral, pero, justamente, porque vienen de vivir en un régimen inmoral, o no se dan cuenta o hacen que no entienden. Como Calderón y Fox, que si tuvieran una pizca de dignidad habrían desaparecido del foro nacional, pero no, siguen declarando como un par de sinvergüenzas literalmente, es gente enferma que está fuera de la realidad, no solo por lo que hacen, sino especialmente por lo que se atrevieron a hacer en contra del pueblo y del país. Lo triste es aquellas personas, y no son pocas, que sin haber estado involucradas en las fechorías de estos delincuentes de cuello blanco, sin ser empresarios o políticos corruptos, personas comunes que viven honestamente de su trabajo, los haya logrado convencer la maquinaria desinformadora y estén en contra de la lucha contra la corrupción, la ayuda a los más necesitados, la mejora y extensión de los servicios de salud, educación y vivienda, en fin, que el presupuesto se distribuya entre los más necesitados y deje de ser alimento de grupos de poder económicos y políticos. Con todos los errores y con la corrupción, que no ha sido erradicada de la maquinaria burocrática del gobierno de AMLO y su 4T, se debe reconocer que, se intenta lo que se trata de hacer, o el país no aguantaba otro régimen neoliberal. AMLO no recibió un país en paz y bonanza, por el contrario, un país ya en el colapso social, político y económico. Las fuerzas económicas del extranjero habían tomado la plaza completamente con la ayuda de los nuevos Santa Annas.

Pero regresando al punto de este análisis, AMLO, como todo ser humano, no es perfecto y tiene su propia agenda personal, que no es pública. Los grandes errores de AMLO, son, desde nuestra humilde opinión, El Tren Maya, La Guardia Nacional y el mantener la ideología criolla y evitar un proceso de descolonización. Argumentemos: El Tren Maya es un Caballo de Troya, que incorporará al Sursureste a la explotación neoliberal. Afirmar que los pueblos mayas y sus territorios mejorarán con este megaproyecto, es exactamente igual, como si LEA hubiera dicho que el proyecto de Cancún, beneficiaría a los pueblos mayas. Los resultados en las costas del Caribe mexicano son de generación de riqueza para los capitales extranjeros y nacionales, y la denigración de calidad de vida y pérdida de la cultura de los pueblos mayas, ahora convertidos en lumpen proletario del capital. Antes de asumir la presidencia se le presentó a la 4T, el proyecto del experto internacional en crimen organizado, el Dr. Edgardo Buscaglia, que esencialmente se basa en atacar las fuentes económicas del narcotráfico, más inteligencia financiera para cerrar las válvulas de dinero, y menos policía y militares en las calles. La propuesta fue rechazada. También, en las mismas condiciones, el Dr. Enrique Dussel recomendó que se iniciara una descolonización en la educación y que, en seis años, tendría el país a jóvenes de secundaria con otra percepción de sí mismos y de la realidad. Tampoco se le hizo caso. Nada ni nadie es, totalmente bueno ni totalmente malo. Sin la 4T, hoy este país estaría viviendo la peor crisis de su historia de apenas 198 años, el pueblo no tendría alternativas, los corruptos ya estarían en sus casas y departamentos en E.U., con sus jugosas cuentas bancarias para ver de lejos el derrumbe de la nación. La clase media, esa que apoya a la plutocracia corrupta y traidora a la patria, estarían sumidos en el pegajoso pantano de la pobreza y habrían perdido, no solo sus empleos y pequeñas empresas, sino la voluntad de vivir, porque, en general, esta gente es individualista y consumista, y habrían perdido su dulce y maravilloso universo existencial de las mega plazas comerciales, los viajes y los restaurantes gourmet. El verdadero debate del país, ahora no está en la 4T, sus errores y sus aciertos, sino en quién gobernará en el siguiente sexenio. Si regresarán por sus fueros la oligarquía corrupta y al servicio de los poderes económicos y políticos del extranjero para desmantelar las reformas “andresianas” o habrá la posibilidad de la continuidad. Desde nuestra humilde opinión, ninguna de las dos, es una opción para el renacimiento del Anáhuac. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org