Buen negociante o empresario no significa siempre buen financiero - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

LEO, LUEGO INVIERTO

Buen negociante o empresario no significa siempre buen financiero

 


“He conocido muchas personas, muchos de ellos negociantes y otros empresarios, con un alto coeficiente de negocios y de generación de dinero de forma activa, es decir, invirtiendo su tiempo, esfuerzo y atención. El coeficiente de negocios y generación de dinero permite a las personas crear fuentes de ingresos múltiples o una sola fuente de ingresos muy acaudalada o abundante.

La mayoría de estas personas, buenos generadores de ingresos de forma activa, son personas de más de 45 años de edad y normalmente hasta los 60 años de edad, quienes han construido su patrimonio y fuentes de riqueza durante 15 años o más. La manera de concebir el dinero por parte de estas personas es que se logra de forma activa, es decir, invirtiendo ellos personalmente recursos propios como el tiempo, su propio talento, su conocimiento e información y aplicada por ellos mismos, por supuesto apoyados por un equipo de profesionales de los cuales se rodean.”

“De igual forma he conocido de cerca la forma en la cual invierten sus excedentes de capital producto de lo bueno que son negociando o gestionando sus empresas. Normalmente estos excesos de capital los colocan en sus propios negocios para proyectos de mejora o de expansión y los colocan también en negocios similares a los de ellos pero que no serán operados por ellos mismos, sino por un tercero, es decir buscan socios que los operen, volviendo esto una inversión pasiva, aunque ellos no necesariamente sepan que es una inversión pasiva.

De igual forma, los instrumentos financieros que usan son tradicionales, tales como los bancos o los seguros de inversión.

Así como sus negocios cambiaron en muy poco tiempo derivado del actual ajuste económico, también los instrumentos financieros y las formas de invertir han cambiado radicalmente pero curiosamente ellos no se han dado cuenta o debido a sus creencias arraigadas en el pasado, no les resulta fácil aceptarlo y generar los cambios necesarios en sus finanzas y planes futuros.

Hoy los nuevos millonarios en el mundo han sido generados no con negocios tradicionales ni por gestionar negocios ni por utilizar instrumentos de inversión tradicionales, ha sido por invertir en temas innovadores o disruptivos y específicamente en criptoactivos. Lo anterior no significa que el empresario o negociante de hoy deba migrar a lo desconocido y colocar su patrimonio en una moneda virtual que no conoce y no entiende.”

“Aquí presento tres claves que a los negociantes y empresarios les permitirá distinguir los caminos vigentes en el tiempo actual que existen para colocar sus excedentes de capital derivado de los buenos negocios que ya hacen:

 

1. La regla del 72, consiste en dividir el número 72 entre la tasas de interés que ofrece un instrumento de inversión y el resultado será el tiempo en años necesario para duplicar el saldo previo invertido.

2. El rendimiento generado por un activo digital, el más conocido, ha sido en los últimos 10 años de alrededor de 15,00%, así de estratosférico, el rendimiento promedio de los instrumentos tradicionales como los bancos o los seguros de inversión ha sido de alrededor de 60% en los mismos 10 años.

3. Desde hace unos 10 años el sector agropecuario se ha convertido en una gran alternativa para poder invertir y el día de hoy existen instrumentos muy bien estructurados y con todas las certezas necesarias para poder invertir en este sector de forma segura.

Aquellos que hoy y en el pasado fueron excelentes negociantes y empresarios, con la guía de un asesor financiero integral, certificado, vigente y con resultados comprobables y evidentes de forma pública, lo seguirán siendo en el futuro.

Aquellos que no se instruyan por sí mismos o no se dejen guiar por alguien que es, de acuerdo resultados, mejor financiero que ellos, poco a poco irán perdiendo el poder de compra del dinero que tantos años y tanto esfuerzo les ha costado acumular, y estos les sucederá sin que se den cuenta.

Y recuerda que si quieres invertir, lee, luego invierte.”

Si tienes preguntas sobre estos temas puedes escribirme en mis redes como @TheFinancial y @TheFinancialOficial, y recuerda, Lee, luego invierte.