PRI: ¿La derrota pactada? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

PRI: ¿La derrota pactada?

 


1).- Los mismos moldes

 

En Oaxaca, ya nadie lo duda: la plaza está entregada. Sólo falta quién le ponga la estocada final al tricolor. Y ya está. El PRI no cambia. Es de esos viejos especímenes que se mueren, pero nunca aceptan que están perdidos. Y no es Alzheimer. No. Es una especie de ceguera y conveniencia. Ni el dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, a) AMLito ni sus cuates y gobernadores, admiten abiertamente que todo está encaminado a no generar roces, ni fricciones, ni indisciplinas con quien manda. Ya los han balconeado. Tienen la mente en la entelequia, pero el corazón con López Obrador. Bailan en dos pistas. Hay doble discurso.

 

2).- Algo de historia

 

Justo cuando rayaba su tercer año de gobierno y en gira por la Cuenca del Papaloapan, el gobernador Alejandro Murat –dicen- hizo el berrinche de su vida. Ahí, a unos cuantos pueblos de distancia, el hoy consignado diputado local, Gustavo Díaz Sánchez, a) El Gato, “destapó” a su socio, amigo y paisano, Alejandro Avilés, como candidato a la gubernatura. Madruguete o calentura tempranera, el hecho tuvo repercusiones. Se habló de deslealtad; de juego sucio. 

Los demonios se soltaron. Al de la triple A le dieron frío. Y se responsabilizó de los hechos al entonces presidente del CDE del PRI, Eduardo Rojas. Éste pagó los platos rotos de un ex abrupto, que no estaba contemplado en la agenda. Hoy, “El Gato” está recluido en un penal federal y Avilés Álvarez es inminente candidato a la gubernatura. Ya no hay enojo. Ni frialdad. Sólo complicidad.

 

3).- El circo del absurdo

 

El affaire Díaz Sánchez, que muchos consideramos una derrota para el ya conocido como “Cártel de la Cuenca”, pues el salpicadero no dejó títere con cabeza, hoy se sabe, sólo fue un calambre para los priistas. Había que lavarle la cara al tricolor. Para tan infame y ruin tarea enviaron a cinco priistas a balconearse ante militancia y los desangelados sectores: Germán Espinosa, Paco Villarreal, Heliodoro Díaz, Eufrosina Cruz y Mariana Nassar, los dos primeros en la talacha, los tres últimos sólo en las tramoyas. La idea fue consumar una farsa democrática e incluyente. 

Ni consejos políticos, ni asamblea de delegados. Ni principios ni lealtades, disciplina o militancia. Antes de la fecha que registró la convocatoria, el 20 de enero, vino el dedazo seco y demoledor. El viejo dinosaurio, espécimen modelo 1929, hizo eco del “eterno retorno” de Friedrich Nietzsche: volvió a sus orígenes. Autoritario y torcido; vertical y mendaz. Siguen jugándole la cabeza a los priistas de buena fe.

 

4).- Réquiem por la entelequia

 

Negociador, astuto y hábil políticamente –nadie le puede negar el mérito- Avilés Álvarez ha sido algo más que comparsa en este lustro de gobierno. Sería absurdo regatearle la labor que ha hecho en su partido desde principios de los 90. O el privilegio de ser bien visto tanto por los que están en el candelero tricolor, como el ex gobernador José Murat, como por su adversario y sucesor, Ulises Ruiz. 

Está casi en el inventario físico del edificio de San Raymundo Jalpan, en donde ha servido en al menos tres o cuatro legislaturas, como diputado pluri. Cuando quiso buscar la diputación federal por mayoría relativa en el distrito de Teotitlán, la perdió con un anodino Luis Martínez. Pero hoy tiene clara la película de que su papel no es revivir al fiambre tricolor, sino darle los Santos Óleos.

 

5).- Unidad ficticia

 

Durante el actual gobierno priista, el PRI oaxaqueño ha vivido sus peores tiempos. Casi en la indigencia. Se le ha dejado a su suerte. Una danza burda e inexplicable de dirigentes. Es un partido desarticulado a conveniencia. Ya no es competitivo. Mi frase favorita. “Sólo le queda lo que a la mula buena: el pedo y el relincho”. Y arrastra tras de sí un estigma: la división y el desencanto. Ha sido vapuleado a placer por Morena. 

De aquellos espectaculares “carros completos”, ya no tiene nada. ¿Podrá Avilés, en coordinación con Javier Villacaña al frente del PRI, concitar el apoyo de la militancia y forjar la unidad, para dar la imagen de una competencia digna? Es un acertijo. Nada fácil fingir una campaña en un terreno minado. Sacar la casta y levantar un alicaído tricolor. No olvidemos que su debacle ha sido consensuada desde hace tiempo. Y en una plaza entregada sin batalla, la capitulación es un acto de dignidad. 

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL: 

 

— Si ha habido un sector humillado, avasallado y puesto de rodillas durante el lamentable trienio de la 4T, es el Servicio Exterior Mexicano. La designación de Leopoldo de Gyves como embajador en Venezuela, es el ejemplo más ominoso y ofensivo para quienes han hecho carrera ahí. ¿Doctrinas Carranza, Estrada, García Robles, Fabela o pasar por el Instituto Matías Romero de Estudios Diplomáticos? Valió gorro. Cualquier imbécil se los brinca. Pobre México, con ignorantes y resentidos. Pero no son eternos. ¿Y el hijo putativo de Manuel Camacho, es decir, Marcelona? Bien gracias. 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax