LOS CHIMALAPAS | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

CONTRANARRATIVAS

LOS CHIMALAPAS

 


Luego de un conflicto de muchas décadas por el territorio de Los Chimalapas entre Oaxaca y Chiapas, que se ha dado en el terreno de lo político y ahora de lo jurídico, la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió el fallo en favor de Oaxaca. Sin embargo, pobladores de la zona, entre ellos, algunos pueblos originarios, alegan un problema de tierras y no de límites, mientras que otros le otorgan importancia a los límites y no a las tierras.

Esto nos lanza directamente a la reflexión de que la geografía y los límites territoriales no son una casualidad sino una decisión arbitraria producto de tensiones políticas. Basta recordar la pérdida del territorio de Texas durante la presidencia de Santa Anna, o incluso el cómo nos enseñan geografía en la educación básica. Mire usted: siempre nos han dicho que el norte es arriba y el sur es abajo, por naturaleza, y siempre los países supremacistas como Estados Unidos o el continente Europeo se encuentran representados arriba, mientras que toda Latinoamérica o África se encuentran por debajo. Esta una representación del mundo totalmente arbitraria, así como las dimensiones y proporciones que tiene cada país en los mapas, los cuals han sido muchas veces criticados por no apegarse a la realidad sino a la búsqueda de supremacía simbólica.

También existe la postura de que la división política de nuestro estado en 570 municipios responde a una desarticulación institucional, a la descomposición intencionada del tejido social y la enorme capacidad organizativa de los pueblos de Oaxaca que, al estar administrativamente dividos, deben ocupar su tiempo en otros asuntos de carácter burocrático, mermando la participación política de los ciudadanos y la relación entre pueblos.

En suma, las disputas por el territorio tienen distintas facetas y en este caso específico esperamos que en la resolución jurídica alcance al tejido socio-político y se respeten los derechos humanos de todas las personas que habitan esas tierras