Citar la desgracia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Citar la desgracia

 


Afuera, las ramas de las jacarandas se mueven ligeramente provocando un vientecillo helado. Es otoño. Un otoño extraño. Me siento incómoda entre tanta gente. Las personas salen del supermercado con excesivas bolsas de plástico, con gigantescos productos desinfectantes. Plástico aquí, plástico allá. El irrompible, el imperecedero, el desechable, el práctico, el más barato. Trece millones de plástico se filtran en el océano, el gigantesco vertedero de las grandes industrias. La gran cloaca de residuos humanos. Allí van a parar plaguicidas, herbicidas, fertilizantes químicos. Y colillas de cigarrillos. Aquí y allá. 

A veces creo que nos encanta ser espectadores de la desgracia. “Tan sólo las catástrofes logran captar nuestra atención. Las deseamos, las necesitamos, dependemos de ellas. Siempre y cuando sucedan en otro lugar”, dice uno de los personajes de Ruido de Fondo, novela del escritor norteamericano Don Delillo.

Mientras leemos el periódico los ruidos van sucediendo sin lograr poner pausa a nuestras actividades. Nos hemos acostumbrado a ese murmullo violento. Las palabras suceden. Las imágenes se muestran una tras otra. Palabras prestadas. Citar la catástrofe. Nombrar la destrucción. Escuche:

1.- “Zimbabue, Malawi y Mozambique. 2019. El ciclón Idai se cobró la vida de más de 1000 personas. Millones de personas se quedaron sin alimentos o acceso a servicios básicos…Tan solo seis semanas más tarde, el ciclón Kenneth asoló el norte de Mozambique, llegando a zonas donde nunca se habían observado ciclones tropicales.” Silencio. 

2.- “Australia. 2020. Incendio. Los incendios han calcinado más de 10 millones de hectáreas, causando la muerte de al menos 28 personas, arrasando comunidades enteras, destrozando los hogares de miles de familias y dejando a millones de personas bajo una peligrosa nube de humo. Más de mil millones de animales salvajes han muerto y algunas especies y ecosistemas jamás se recuperarán.” Silencio.

3.- “África. El aumento de las temperaturas del mar, ligado al cambio climático, ha duplicado la probabilidad de que se produzcan sequías en la región del Cuerno de África. Las graves sequías de 2011, 2017 y 2019 han devastado los cultivos y el ganado repetidamente. Los animales comen cartón. Millones de personas sufren escasez de agua y alimentos.” Silencio.

4.- “India, Nepal y Bangladesh. 2019.  Intensas lluvias monzónicas y las graves inundaciones devastaron las vidas de numerosas personas. Un tercio de Bangladesh quedó sumergido bajo el agua. Aunque se esperan ciertas inundaciones durante la época del Monzón, la comunidad científica afirma que las lluvias monzónicas se han intensificado en la región como consecuencia del aumento de las temperaturas de la superficie del mar en el sur de Asia.” Silencio. 

6.- Ghana. El tsunami de basura electrónica. Zona de pobreza extrema. Recibe de Europa Occidental, principalmente de Estados Unidos, Australia, China y Japón residuos tecnológicos provocando irreparables daños en la salud de las personas y en el medio ambiente. Las personas viven entre el humo y las toneladas de basura. Países desarrollados envían su basura a países pobres. Para considerar un problema la crisis ambiental, ésta debería generar más signos de pesos. La lógica del mundo, los problemas se resuelven con dinero o con una cena de platillos exóticos. 

5.- México.  PEMEX. Petróleo en el mar. Turismo devastador. 

6.-El reciclado no se encuentra en ningún plan de ningún multimillonario o líder político. 

7.- La ecología, el eco friendly debe de dejar de ser una moda, un sello. Debemos dejar de comprar, de producir basura. 

“Para la mayoría de las personas, sólo existen dos lugares en el mundo. El sitio en el que viven y el televisor. Si algo ocurre por televisión, tenemos todo el derecho del mundo de encontrarlo fascinante, sea lo que sea”. Otra vez vuelve ese diálogo inquietante de los personajes de Ruido de Fondo. Me monto en la bicicleta de regreso a casa. Mi deseo de escapar. El mundo cada día se vuelve más inhabitable, más hostil. ¿Es esto lo que realmente queremos? ¿Dónde ha quedado nuestra racionalidad? Supongo yo, la hemos tirado también a la basura…

nenufarcolorsol@gmail.com