Malas compañías | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Malas compañías

 


Con su sorprendente asociación con el incendiario demonio de Tasmania Flavio Sosa, nada bueno se le puede pronosticar a la incipiente carrera política de doña Susana Harp. Para conocer la verdadera personalidad no del político porque ni siquiera se aproxima a serlo, sino del iracundo agitador social, la senadora debería hurgar un poco sobre la revuelta tan aciaga que encabezó en el 2016. Así se podrá convencer del alto riesgo que significaría para su proyecto tener a su diestra a un personaje tan siniestro. Ella puede ser una mujer de buena fe, él es un peligroso oportunista.

Aunque el partido Morena se lo impusiera, lo que no creo, debe hacerlo a un lado porque no dudo que el demonio, en la primera oportunidad empezaría a hacerlo contra ella en la hipotética situación de que se asociaran para la consecución del poder.

Digo esto porque el camino de Flavio lo he conocido en los oscuros sótanos de la intriga palaciega y de la violencia extrema. No conoce de lealtades. Puedo hasta augurar que se repita el rompimiento inaudito entre Benjamín Robles con Gabino Cue cuando este le dio tanto poder y lo consideró cuasi vicegobernador. Esta muy fresca una más de las traiciones de Flavio ¿o que nombre le daría al hecho de renegar de su “gran amigo” y compañero de correrías Salomón Jara? Esto es un claro ejemplo de su calidad moral. PASIÓN DE LO IMPOSIBLE

Recuerdo uno de los artículos del maestro Rafael Pérez Gay en el que describe crudamente lo que es la lealtad. Se refiere al libro “Los Miserables” de Víctor Hugo “una catedral novelística que me enseñó -dice el colaborador de la revista Nexos- la diferencia entre el bien y el mal, la fina frontera que separa la lealtad y la deslealtad, la oscuridad de la traición, la vileza de las masas, el heroísmo y la bondad”.

Anota que “después de releer la novela no volví a ser el mismo. Vargas Llosa escribió que el personaje principal de Los Miserables no es Bienvenu, ni Valjean, ni Fantine, ni Gravroche, ni Marius, ni Cosette, sino quien los cuenta y los inventa. El epígrafe de Lamartine que Vargas llosa puso en su ensayo dice así: La más homicida y la más terrible de las pasiones que se puede infundir a las masas es la pasión de lo imposible”.

Eso es lo que hizo el regordete incitador, tal vez sin entenderlo, y que causó tantas muertes de ambos bandos sin siquiera alcanzar el objetivo político: la caída de Ulises Ruiz.         

El espectro de aquellos sucesos nos sigue persiguiendo a los oaxaqueños, sin embargo de la mano de la senadora Harp, el principal incitador de esa barbarie hoy quiere escalar a lo más alto del poder para seguir acumulando fama y fortuna para ser como los gobernantes que decía odiar tanto.

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Pero no hay que tomar tan en serio a personajes como este que desvirtúa la política como “virtud para el servicio”. Yo creo que en este “tiempo de destapes” lo que quieren es distraernos para no ver el problema fenomenal que sigue siendo la educación. Antes, aulas cerradas por los maestros, hoy siguen igual por la Pandemia.

Mientras los políticos, sus partidos y sus activistas como los del Cartel22 están inmersos en el dulce pasatiempo de palomear o tachar nombres de los “buenos” para la candidatura, el presidente López Obrador lanza nuevamente la voz de alerta sobre lo pernicioso que resulta el ausentismo en las aulas escolares. Acicatea contra la práctica nefasta de los maestros que se reúnen para todo, menos para educar.

Ya no debe haber escuelas cerradas, indica López Obrador porque se ha demostrado que la asistencia a clases presenciales no es causal de incremento de contagios de Covid. “Si vamos a tener abiertos centros comerciales ¿por qué no las escuelas?”, se preguntó en la mañanera.

En la presentación de la campaña comercial El Buen Fin, el mandatario hizo un recuento de indicadores favorables: “84 por ciento de los adultos en el país tienen al menos una dosis de la vacuna anti-Covid. En otros países el porcentaje es más bajo. Entonces, que la Pandemia no sea pretexto para que las aulas sigan cerradas ¿Entenderán el mensaje sus consentidos del Cartel22?

En su espacio matutino el presidente AMLO recalcó el llamado a los jefes de familia: “con todo respeto, madres de familia, maestras, maestros, directivos de las escuelas, autoridades, para que ya se termine de enviar a todos los estudiantes, niños, adolescentes, a las escuelas, abrir todas las escuelas, ya no debe de haber escuelas cerradas”.

Ojalá no pongan oídos sordos.

 Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com