Adiós al peor Congreso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Adiós al peor Congreso

 


Cuando el secretario de finanzas del gobierno del estado, Vicente Mendoza Tellez Girón, compareció en agosto pasado ante los diputados de la 64 legislatura del estado, resultó ser el más afrentado. Lo citaron para hablar del destino del presupuesto, pero aquello fue revanchismo puro. Los legisladores lo acusaron de no hacer fluir los dineros públicos. Fueron tan rudos los reclamos de cada legislador que el funcionario pudo acallarlos hasta que les dijo sus verdades: “ustedes -le reviró- no piden (dinero) para sus representados, piden para ustedes”.

Así acotó a la marabunta que resultaron ser estos diputados que se autorizaron el presupuesto más alto de todas las legislaturas estatales -casi mil millones de pesos anuales- y son considerados los más improductivos. Pero eso no es todo, los 42 diputados (conozco honrosas excepciones), principalmente los de la bancada del Morena, por ser mayoría abrumadora se adjudicaron obras públicas y algunos hasta montaron constructoras para hacer negocios con la SINFRA. Cito algunos ejemplos.

En el caso más emblemático de la cleptomanía que privó entre los “levantadedos” de la 64 legislatura, estuvo involucrada la diputada morenista por la Sierra Juárez, Elena Cuevas Hernández quien era presidenta de la Comisión de Infraestructura y gestora de “moches”, dicen, para el proyecto político del senador Salomón Jara a quien considera ya “futuro gobernador”.  

Autoridades de Macuiltianguis, Luvina y Yotao comentan que para no criticar nada a la SINFRA, a esta diputada le autorizaron cuatro obras que luego concesionaba a determinadas constructoras como Proboma, JC Construcción es 200, Luanda Construcción, etc., a cambio del consabido “moche” del 20 o hasta el 35 por ciento del costo total de las obras. Esto encarece los trabajos y obliga a los constructores a realizar trabajos de mala calidad que tienen que recibir los pueblos. Y no pueden quejarse con su diputada (“representante popular”) porque ella es la principal corrupta, me dicen.   

En Yotao, la diputada Cuevas negoció la construcción y techado de la cancha de la escuela con costo de más de dos millones de pesos. Iniciaron en enero y es la hora en que no concluyen. De acuerdo a fuentes confiables, tan solo en estos tres poblados esta legisladora obtuvo concesiones por casi diez millones de pesos. Si calculamos que le dieron el 20 por ciento de “moches”, sus ganancias ilícitas resultan una fortuna. Imagínese lo que obtuvo en todo su distrito en tres años.  

Lamentablemente, estas vergonzosas prácticas tan comunes entre los diputados desde los tiempos del PRI-AN lejos de disminuir crecen con el partido Morena. Resulta decepcionante que diputados de un gobierno “diferente” que prometía “no robar, no mentir, no traicionar”, sigan en lo mismo. 

Otros casos que rayan en lo descomunal de la corrupción en la Cámara de diputados, son los señalamientos contra el presidente de la JUCOPO, Fredy Delfín Avendaño también del partido Morena. Sus mismos compañeros diputados lo señalan de “cleptómano avasallador”. Dicen que negociaba todo, desde la venta de impunidad a los presidentes municipales ladrones del presupuesto, puestos administrativos en la cámara, hasta “moches” para aprobar propuestas del Ejecutivo como la reciente ratificación de los magistrados del TSJ y designación de consejeros del Instituto de Transparencia.  

EL SALTO DEL CHAPULÍN

Otro caso escandaloso de fraude por obras inconclusas existe en el municipio Mixteco de Zapotitlán Palmas.

La SINFRA recibió casi 46 millones de pesos para reconstruir la escuela primaria y la telesecundaria -a punto de colapsar-. De acuerdo al compromiso que firmaron el coordinador técnico Ulises Morán y las autoridades municipales de ese lugar, con fondos del programa “Fonregión” del 2019, reconstruirían ambos centros escolares. La obra la concesionaron a constructoras chilangas como “Grupo diseño y construcción”. Por la primera pagaron 22 millones 179 mil pesos y por la segunda 23 millones 265 mil pesos. El convenio fue que entregarían los trabajos el año pasado. Es la hora en que siguen abandonadas. Lo peor, dice la autoridad municipal, es que las obras están abandonadas y el convenio está atorado porque la SINFRA solo quieren pintar y tapar grietas de las escuelas a punto de desplomarse.  

Volvió al pueblo el coordinador técnico y cínicamente dijo que no podían hacer las reconstrucciones. A cambio les ofreció un techado y pavimentación de una cancha. Es la hora que tampoco cumple.

Todo indica que Javier Lazcano el titular de la Secretaría de las Infraestructuras, entregará muy malas cuentas a su jefe, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa pues Zapotitlán no es el único municipio que se queja se obras inconclusas. También las hay en Santiago Yosondúa y Huautla de Jiménez donde tienen firmados contratos millonarios también para reconstrucción de las escuelas del lugar, pero igual, no avanzan.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com