Juegos perniciosos y mortales | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Juegos perniciosos y mortales

 


Dos hechos que han ocurrido recientemente en Oaxaca, deben poner en alerta no solamente a los padres y madres de familia que tienen hijos menores de edad, sino también a los cuerpos policiales especializados en cuestiones cibernéticas. En la primera quincena de este mes se reportó la desaparición de al menos tres menores de edad, los cuales habían sido enganchado por otro menor de 13 años de edad que, desde un ciber-café ubicado en Tlacolula de Matamoros, los había conectado a través de un video-juego denominado “Free Fire”, con el cual presuntamente ganarían mucho dinero. Los menores desaparecieron y, gracias a que el teléfono celular de uno de ellos tenía GPS, fueron localizados por padres y madres de familia en un domicilio de Santa Lucía del Camino, hasta donde llegó la policía de dicho municipio. La mujer que los resguardaba, con el propósito de llevarlos a la ciudad de México y luego a Monterrey, está vinculada a proceso.

El tema tuvo tal relevancia que, inclusive, el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al mismo y a otros casos, con la advertencia de que grupos criminales utilizan a niños y niñas, a quienes conectan a través de la internet. De “halcones” de cárteles de la droga, el paso a convertirlos en sicarios es simple. Sin embargo, este tema ha ido más allá, al provocar la muerte por suicidio, en ciertos programas que están al alcance de menores de edad. El pasado miércoles 20 de octubre, la ciudadanía oaxaqueña se mostró seriamente preocupada por el nivel que algunos juegos perniciosos que circulan en la red, al enterarse del suicidio de dos hermanas, de 11 y 9 años de edad, quienes fueron encontradas colgadas en su domicilio de la Colonia Monte Albán de la capital oaxaqueña.

Según los primeros reportes de este caso doloroso y espeluznante, las hermanas habrían realizado el famoso juego de reto viral denominado “el desafío de desmayo”, una especie del juego del “ahorcado”, en el que los participantes se cuelgan con una soga al cuello y aguantan hasta el último momento, para desatarse. Los hechos no admiten mayores argumentos, pues el resultado fue mortal. Lo anterior es una severa llamada de atención no sólo a los familiares sino también a maestros, directivos de escuelas y autoridades. Es urgente detener esta invasión masiva de basura en la red que sacrifica a niños y niñas inocentes.

Visión sesgada

Es impresionante la insistencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, respecto a que la corrupción en el país se ha reducido, cuando diversos organismos internacionales le refutan con datos, pelos y señales, de que seguimos en uno de los primerísimos lugares a nivel mundial. La corrupción no solamente es que el funcionario se meta al bolsillo o sus cuentas bancarias; que adquiera propiedades y costosas compras. No. Hay diversas maneras de dañar el erario público o faltar a los lineamientos éticos que deben regir la función pública. Corrupción también es solapar a altos funcionarios involucrados en “Pandora Papers”, como el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) o el ex Consejero Jurídico, Julio Scherer, entre otros. También lo es ignorar la riqueza exagerada de algunos, como el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, con más de veinte propiedades que no puede justificar.

En la aprobación del Paquete Fiscal con el que los diputados leales al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), golpean duramente a organismos civiles que reciben financiamiento público, y argumentan que en dichas donaciones hay irregularidades, fingen demencia en los escándalos que han involucrado a los hermanos Pío y Martín López Obrador, recibiendo fajos de dinero en efectivo. Existe pues una visión sesgada que en el país y fuera del mismo critican al presidente de México, algunos con una perspectiva fatalista, dejando entrever que no se sabe hacia dónde va México, no obstante, las cifras recientes que presentó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Desde el inicio de la presente administración federal se ventilaron no uno sino muchos casos, que jamás quiso ver, sino con una visión torcida, la renunciada titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, que exoneró a quienes le ordenaban. Incluso ella misma y su esposo no pudieron justificar sus propiedades, con valor por más de 60 millones de pesos. Corrupción también es ser cómplice de algunos servidores públicos que han incurrido en acciones fuera de la ley y contra el erario, haciendo licitaciones fuera de norma o con costos excesivos que han inundado las redes sociales en los últimos tiempos. Esto es: decir que los índices de corrupción van a la baja o que ya acabaron las prácticas corruptas del pasado, es una falacia de principio a fin.