Los balidos del Presidente | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Los balidos del Presidente

 


Por Ernesto Hernández Norzagaray

¡Beeeeee, beeeeee!, imitaba groseramente el Presidente el chillido de un borrego buscando desesperadamente sacar su molestia. Este chillido, era, por la postura de la oposición que, a su juicio, estaba llegando muy lejos en el cuestionamiento a la pregunta de la consulta pública de revocación de mandato. Tan sencillo, dijo, como que la gente responda, con un sí o un no, su continuidad en Palacio Nacional.
Quizá sí, pero la oposición, alega la alteración de los términos del mandato constitucional. Y con ello se va a la Corte para que esta diga la última palabra. O sea, va por la vía institucional, lo que es lo correcto, en un Estado de derecho. Por, eso, resulta fuera de lugar y tristes, los balidos impotentes del Presidente.
Y es que, escuchar así, a un Presidente, en el púlpito matutino, sabiendo que en política las formas, son fondo, no solo rebaja la investidura presidencial sino la mancha reduciéndola simbólicamente a un corral de becerros.
Es decir, logra para sí, lo que cuestiona a la oposición. Su desvarío e impotencia. Se exhibe de la peor forma en un ejercicio innecesariamente onomatopéyico. Hay, me parece, un quiebre en la línea trazada en las conferencias mañaneras. Que, como sabemos, fueron creadas en clave de contrainformación a la que distribuyen diariamente los grandes medios de comunicación; como respuesta a las medias verdades o mentiras completas, que circulan libremente en las redes sociales y, claro, como insumo de la edificación de la narrativa de la 4T.
Con esos balidos, todos salimos perdiendo. Entonces, los balidos llevan a otro lado, a deslegitimación, porque en política, la legitimidad es percepción, a cómo los ciudadanos miren y valoren un fuera de lugar.
Y lo que se vio esa mañana fue a un Presidente salido de sus cabales dando un espectáculo triste que inmediatamente se transformó en memes. En materia de burla despiadada. Insumo crudo para los anales y despropósitos de la historia nacional. No quiero imaginar el comentario de sus asesores -si es que los escucha- e, incluso, el de Beatriz Gutiérrez, su esposa, pues siempre la cónyuge suele ser un asesor ad honorem más confiable. Y, más, cuando esta es una persona culta, lejos de la vulgaridad, y los desplantes bochornosos. Seguro le dijo algo así. “Oye Andrés Manuel, está vez te pasaste, ¿cómo justificar lo de esta mañana, en proyección nacional y con todos los reflectores?”
Y aquel, seguramente, asumió estoico el reclamo conservando la expresión preocupada que le hemos visto en momentos de tensión y que exige una reconsideración o el matiz, pero que pocas veces lo hace y mejor sigue en una suerte de fuga hacia adelante. Pero, el mal si lo hubo, estaba hecho. Seguramente, hasta a sus más fieles, no les gustó el desplante y desean, que rápidamente sea polvo de olvido, que lo memes y reproducciones se vuelvan aire mediático.
Lo bueno es que al Presidente todo se le resbala porque en su imaginario casi religioso tiene una misión política. Donde todo se le perdona por el bien de la causa. Incluido el bochorno, el despropósito. Todo sea por un futuro sin corrupción y con la gente feliz. Porque tiene líder y ese líder, tiene clara la película, aun, en medio, de los tropiezos normales de la exposición pública. No se la van a platicar.
Pero, eso llama a un exceso de confianza, autocomplacencia, omnipotencia. Sin embargo, en política los humores son cambiantes y, sobre todo, en los tiempos del ciberespacio que no descansa, ni perdona los errores. Y ese tipo de desplante, que vimos quedaran endosados inevitablemente a la duda de muchos. Al muro de las emociones. Al ver a su Presidente tan terrenal, tan chiquito, tan prosaico.
Se que una parte de sus fieles ha minimizado los balidos. Quizá lo vea como parte del juego político. ¿Acaso la política no llega a tener momentos onomatopéyicos? Vicente Fox, recordemos, como diputado federal se puso una cabeza de puerco y luego está el “cállate chachalaca”. Y es que algunos políticos, muchas veces, manotean, gritan, gimen, lloran, atacan como si estuvieran en la selva. Pero, a quienes así lo ven, hay que decirles que en política democrática no debe haber más que argumentos y razones, cómo mecanismo de coexistencia en la diferencia. Y que esa coexistencia, solo es serena en las instituciones púbicas. No se puede esgrimirlas, solo cuando favorece.
El verdadero demócrata tolera aun cuando no esté de acuerdo con el adversario y expone sus argumentos y está dispuesto a confrontarlos e, incluso, corregirlos en perspectiva del bien común.
Vamos, el demócrata no se sale por la tangente sino analiza en clave institucional. Y eso es lo que se busca, incluso en México, dónde el discurso político, ha llegado al extremo de tener una palabra precisa muy nuestra: cantinflear, es decir, hablar sin parar, para no decir nada, pero, afortunadamente nos hemos venido alejando del cantinfleo ante audiencias más exigentes, educadas, informadas, dispuestas, a confrontar al otro, en el terreno de las razones.
Pero, ese mundo ya no existe, ni en Tabasco, y menos en un México, donde más de un 90% de su población vive en megalópolis y ciudades medias. Y los que no viven en esos lugares, gracias a los medios de comunicación, ya lo escribió José Joaquín Blanco, piensan en clave de códigos urbanos, como, única posibilidad de sobrevivencia, en un tiempo globalizado.
En definitiva, los balidos de aquella mañana de octubre, no sólo, son cuestionables en clave de contrainformación, sino lo más grave, es que expresan un cierto agotamiento de una forma de comunicación política.