Inversiones bajo fuego | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Inversiones bajo fuego

 


1).- Darse un tiro en el pie

Cuando el mundo apuesta a las energías limpias o renovables para frenar el cambio climático, en México vamos al revés. En lo personal nunca me convenció el rumor -¿o certeza?- del gobernador Alejandro Murat, cabildeando en favor de una Reforma Eléctrica retrógrada, acartonada y desfasada de la realidad global. Menos, darle la espalda a su política de promover las inversiones para sacar a Oaxaca del marasmo económico. Más aun, cuando el estado es un generador importante de energía eólica. Sería una deplorable contradicción.

Y no es recuperar la rectoría en materia de energía para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), encabezada por el octogenario y corrupto ex priista, Manuel Bartlett, sino de cerrarle el paso a la inversión extranjera en la materia, con el pueril argumento de que explotan fuentes de energía, a costillas de la pobreza de los mexicanos. Más aún: que encarecen el servicio.

 

2).- ¿Ambientalistas o lacayos?

A propósito de la visita del embajador de los Estados Unidos, Kenneth Lee Salazar al Istmo y aunque duela, hay que reconocer que Oaxaca es territorio prohibido para la inversión. O son las protestas o los bloqueos; los amparos o el acoso oficial. Una entidad cuya riqueza en materia de viento e insolación es única, está bajo fuego. Fuentes idóneas para generar energía eólica o fotovoltaica en la mira. La que se genera en el Istmo de Tehuantepec desde hace más de una década, vive un infierno de presiones. Grupos anti-eólicos, políticos y funcionarios corruptos, autoridades municipales voraces y hasta grupos criminales.

La última: la suspensión de la construcción del parque eólico “Gunaa Sicarú” en Unión Hidalgo, propiedad de Electricité de France (EDF), cuyo amparo fue promovido por un membrete: la Asamblea de Pueblos del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIDTT), que encabeza una activista con medidas cautelares de la DDHPO: Bettina Cruz Velásquez. Hace años fue “Mareña Renovables” en San Dionisio del Mar. Hasta que la echaron fuera. De la energía fotovoltaica poco podemos decir. Sólo intentos. Pero nada más.

 

3).- Y los anti-minas

Se ha desarrollado todo un movimiento en contra de la explotación minera. La entidad tiene un lugar privilegiado a nivel nacional en yacimientos de minerales metálicos y no metálicos. Sexto productor de oro. Tenemos litio. Hay una gran riqueza en el subsuelo, incluso de minerales raros. Sin embargo, existen grupos y organizaciones que, en el afán de impedir la explotación, han polarizado a las comunidades.

Incluso hay una cuota de sangre, como en San José del Progreso, Ocotlán, azuzada por verdaderos pájaros de cuenta de organizaciones sociales y hasta por seguidores de la Teología de la Liberación. “¿Lobos con piel de oveja o diablos con sotana?”, citaba un informe. En el rechazo a la explotación, la divisa no es precisamente impedir la contaminación de la tierra o los mantos freáticos; la polución en ríos, afluentes o el aire, sino responder a intereses de fundaciones y organizaciones extranjeras que financian a dichos grupos y membretes.

 

4).- Una visión sesgada y convenenciera

Pero existe una explotación irracional que impacta de frente al medio ambiente y que dichos grupos parecen no ver: nuestra riqueza forestal. Y no se trata de la que llevan a cabo nuestras comunidades de las Sierras Norte y Sur, que buscan la sustentabilidad. No. La que está en tela de juicio es la que, desde hace décadas, explotan empresarios y tala-montes clandestinos, que han convertido en eriales secos e inertes, lo que hace apenas unos años eran bosques.

El revés a las energías limpias o renovables; la explotación irracional forestal y otros, contradice el Acuerdo de París, suscrito por México. Dicho Acuerdo tiene como objetivo aumentar la capacidad de los países para hacer frente a los efectos del cambio climático y lograr políticas públicas que conlleven a evitar un mayor daño al ambiente, con emisiones contaminantes. Es decir, la otra cara de la CFE, que pregona el uso de carbón mineral y combustóleos para generar energía.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

Sólo un enfermo, resentido y malagradecido puede poner en la picota a las universidades públicas, sobre todo a aquella de donde abrevó. Arremeter en contra de la UNAM, en la que fue fósil –inició su carrera en 1973 y se tituló en 1987- a la que consideró individualista y defensora de proyectos neoliberales, es como escupir al cielo. Mañana irá por el Colegio de México, la UAM, el CIDE y todo aquello que no comulgue con el discurso fascista de ¡muera la inteligencia!

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax