Morena: El enemigo interno | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Morena: El enemigo interno

 


1).- Bono democrático perdido

El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ha arrasado en los pasados procesos electorales. De aquel “Oaxaca, territorio PRI”, ni sus luces. En 2016 el tricolor mantuvo la gubernatura, con Alejandro Murat. Sin embargo, su cercanía institucional con el presidente López Obrador, ha generado suspicacias, hasta en su mismo partido. El argumento de que la plaza “está entregada”, ya no es ficción. AMLO ha sido el verdadero triunfador. No sus candidatos. La mayoría ni campaña ha hecho. 

La marca Morena sigue permeando, con el pilón presidencial. He ahí el exceso de confianza de los aspirantes y la falta de autocrítica, que ha generado hoy mismo, “cargadas” anticipadas. Sin embargo, cuál si fueran enemigos, en algunos municipios han echado por la borda el bono democrático que les otorgó el triunfo. Ciertos ediles han sido arrinconados por sus mismos correligionarios o han gobernado de espaldas a la ciudadanía. La división, el torpedeo interno y la intriga han sido factores de mal gobierno.

2).- Entre basura y ambulantes

Desde el inicio de su gestión, como presidente municipal de la capital, Oswaldo García Jarquín ha tenido encima la crítica, la descalificación y los obuses del senador Salomón Jara y alfiles. El desafecto se ha hecho evidente. “Le falló a la ciudadanía de la capital”, dijo el legislador serrano en una entrevista. Los legisladores locales le han hecho segunda. Bajo ese prisma hay que ver los obstáculos para la aprobación de sus leyes de ingresos. Y la última, el exhorto para la entrega-recepción al edil electo, Francisco Martínez Neri, tres meses y no un mes, antes de concluir su gestión.

Empero, tal parece que García Jarquín se creció al castigo. El problema del comercio en la vía pública y otros factores tensaron la relación institucional con el gobierno estatal. En la crisis de la semana anterior, el gobierno de Alejandro Murat le tiró un salvavidas de 20 millones de pesos y la apertura al diálogo. El presupuesto municipal raya en la mendicidad. La ciudad, orgulloso Patrimonio Cultural de la Humanidad, lució como zahúrda; como vulgar estercolero. Baches, inseguridad, comercio informal; el pésimo manejo de la basura y con el Sindicato “3 de marzo”, entre otros, han puesto al edil en la mira de una crítica brutal y descarnada. Ha sido estigmatizado como ninguno. El bono democrático mayoritario que lo llevó al triunfo, se pulverizó. Pero no es el único.

3).- Nochixtlán, San Blas, Salina Cruz, etc.

El affaire de la desaparición de la activista, Claudia Uruchurtu Cruz, puso en serios aprietos a la presidenta municipal Lizbeth Victoria Huerta. Antes del proceso electoral de junio pasado, un Juez de Control la vinculó a proceso, como presunta responsable del ilícito. El mismo titular de la Fiscalía General del Estado, Arturo Peimbert, develó la situación de Nochixtlán, en el eje de acciones delictivas: trasiego de droga, robo de vehículos, tráfico humano, etc. No sólo es el cadalso de “Los Mártires” del 19 de junio de 2016. Los redentores de esta causa no han sido ajenos. El Comité de Víctimas (Covic), es un membrete de convenencieros rapaces.

Hace más de un año, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHyCP, habría congelado las cuentas personales del edil de San Blas Atempa, Antonino Morales Toledo, por presuntos vínculos criminales. Desde hace una década su nombre ha sonado como un presunto líder del huachicoleo en el Istmo. Y son de Morena, al igual que Juan Carlos Atecas, cuyo paso como primer concejal de Salina Cruz, ha sido un lastre. Hoy mismo, en San Pedro Tapanatepec, hay un edil electo, Humberto López Parrazales, cuyo nombre ha aparecido en mantas de ajustes de cuentas de grupos criminales. Sería largo enumerar aquellos que comparten las rentas de la fallida política de seguridad de “abrazos no balazos” y la impunidad que lleva detrás.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— El miércoles pasado falleció, como consecuencia de complicaciones derivadas de Covid-19, nuestro buen amigo Miguel Rodríguez Cerda, decano de la radio oaxaqueña. Cruel realidad. Nos enteramos que el vehículo que transportaba el oxígeno que requería para sobrevivir, nunca llegó, o sí, pero demasiado tarde. Se quedó varado en los abominables y ominosos bloqueos en que vivimos de manera cotidiana. Enviamos a su familia nuestro pésame y la enérgica demanda a las autoridades: ¡Ya basta, de seguir permitiendo estos atropellos a la sociedad! 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax