Del bla, bla, bla a la devastación | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Pegatinas Reivindicativas

Del bla, bla, bla a la devastación

 


Bla, bla, bla… Así caracterizó Greta Thunberg la acción de los líderes mundiales ante la Crisis Climática de los últimos treinta años (https://bbc.in/3uBpesn) y no es para menos. El mes pasado, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas publicó un informe en el que se señala que de no actuar con urgencia para lograr recortar en un 45 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero, las consecuencias serán catastróficas. Basta decir que los actuales esfuerzos de los Estados solo lograrían disminuir el 1 por ciento de dichas emisiones (https://bit.ly/2YmaG49; https://bit.ly/39Z64Dq).
“Durante demasiado tiempo, hemos estado librando una guerra suicida y sin sentido contra la naturaleza”, en palabras del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Gutérres (https://bit.ly/3Ba7Y04). El representante de la mayor organización intergubernamental solo sintetiza lo que otras muchas personas defensoras del medio ambiente alrededor del mundo han denunciado durante décadas, muchas y muchos de ellos a costa de su vida (https://bit.ly/3D46ODF), especialmente en nuestro país, uno de los más letales para las personas defensoras de la tierra, los territorios y el medio ambiente (https://bit.ly/3l1x9w5).
La crisis es de tal gravedad que no es necesario que esperemos otros veinte años para padecer los estragos del cambio climático. Fenómenos meteorológicos devastadores para las comunidades humanas de mayor frecuencia y fuerza.
De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial y la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, “el cambio climático y los fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, han provocado un aumento de las catástrofes naturales en los últimos 50 años impactando de forma desproporcionada en los países más pobres… entre 1970 y 2019, estos peligros naturales representaron el 50% de todos los desastres, el 45% de todas las muertes reportadas y el 74% de todas las pérdidas económicas reportadas. Se registraron más de 11.000 desastres atribuidos a estos peligros en todo el mundo, con algo más de dos millones de muertes y 3,64 billones de dólares en pérdidas. Más del 91% de las muertes se produjeron en países en desarrollo” (https://bit.ly/3itbjjf).
Estas condiciones extremas están poniendo a prueba las políticas de vivienda, desarrollo territorial, seguridad alimentaria e infraestructura pública en todo el mundo, incluido México, en donde debido a la corrupción que ha corroído sexenio tras sexenio a las instituciones y la falta de rigor y análisis técnico, los riesgos ante estos escenarios de mayor amenaza constituyen un mayor peligro para la seguridad y operación de nuestras comunidades.
Con apenas las fuertes lluvias registradas esta semana en Valles Centrales, la Zona Metropolitana de la Ciudad de Oaxaca enfrentó un caos de movilidad ante su endeble infraestructura pública y nulos protocolos institucionales para atender este tipo de situaciones.
Suicida, sin duda, continuar este camino. Es urgente adoptar medidas de adaptación ante el cambio climático. No es suficiente hacer lo mismo de siempre. Reforzar infraestructura, cadenas de suministros y protocolos de actuación es ya más que urgente. Impulsar medidas que rebajen de tajo la producción de gases de efecto invernadero desde lo local demandando de manera simultánea la actuación en las grandes empresas y gobiernos nacionales es la única manera que tendremos una oportunidad de vida.
Si insistimos en detener esta crisis solo con palabras, la senda de autodestrucción no parará. Con seguridad los ecosistemas sufrirán pero la naturaleza no humana -en unos pocos miles de años- encontrará un cause de retorno con otras formas, con otros tipos de vida. En cuanto a nosotras y nosotros, los pronósticos no son alentadores (https://bbc.in/3uxpRTT; https://go.nature.com/3uwk68W). Quedan apenas unos pocos años para rectificar.
@GalateaSwanson