Garantizar la transparencia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Politikón

Garantizar la transparencia

 


Este viernes comparecí en el Congreso Local como aspirante a Comisionado del nuevo Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, Transparencia, Protección de Datos Personales y Buen Gobierno del Estado de Oaxaca, cargo al cual aspiró con profundo respeto por las instituciones y la división de poderes, con entera responsabilidad por tan alto encargo público, así como con la plena convicción de socializar la transparencia para desplegar el aparato constitucional en favor de la democracia, de las y los oaxaqueños y, en última instancia, de México.

Como señalé en mi intervención ante la Comisión Permanente de Transparencia, Acceso a la Información y Congreso Abierto, y como escribí en este espacio la semana pasada, para mí la transparencia es un pilar fundamental de la democracia. A su vez, el ejercicio de los derechos fundamentales de acceso a la información pública y protección de datos personales se traduce precisamente en la materialización de la transparencia en la esfera de las y los ciudadanos.

Es así como las funciones del Órgano Garante de Transparencia se pueden resumir, desde mi óptica, en dos: una función tutelar de derechos y, en consecuencia, una función de fortalecimiento y preservación de la democracia.

Por un lado, los 33 órganos garantes de transparencia -el nacional y los de las 32 entidades federativas- coadyuvan a que las y los ciudadanos no solo conozcan sus derechos de acceso a la información pública y protección de datos personales, sino que también, y sumamente importante, les aportan los medios necesarios, incluidos diversos recursos jurídicos, para que los puedan ejercer y hacer valer, teniendo así una función tutelar de derechos.

Por otro lado, al ejercer los derechos que forman parte del núcleo de la transparencia las y los ciudadanos se convierten en parte activa del fortalecimiento y la preservación de la democracia pues ese ejercicio les permite ser escrutadores de primera línea del despliegue de las facultades y atribuciones de todos los sujetos obligados—autoridades— para así vigilar que el desempeño de los encargos públicos se realice conforme a lo establecido por la ley y en observancia de los principios que rigen el gasto y servicio públicos.

Además, dada su naturaleza de órgano constitucional autónomo, así como por su especialización técnica, el Órgano Garante de Transparencia se puede erigir también como un contrapeso más en nuestro sistema democrático, pues al dotarle la Constitución de autonomía respecto de los tres poderes tradicionales del Estado —Legislativo, Ejecutivo y Judicial— casi aparejándolo como uno aparte, le permite fiscalizar el actuar de dichos poderes con total imparcialidad y preservando en todo momento el principio de máxima publicidad, sirviendo así como un límite al ejercicio arbitrario y totalitario del poder.

Y es que, insisto, sin transparencia no hay democracia.

Lo aquí descrito resume la importancia que tienen entes como el nuevo Órgano Garante de Acceso a la Información Pública, Transparencia, Protección de Datos Personales y Buen Gobierno del Estado de Oaxaca, pues son los órganos de rango constitucional encargados de garantizar la transparencia, lo cual se traduce, necesariamente, en garantizar derechos humanos y los principios democráticos.

Así, un órgano garante de transparencia es también un órgano garante de la democracia.

*Licenciado en Derecho por la IBERO Ciudad de México y Maestrando en Administración Pública por la Anáhuac Oaxaca.

Facebook, Twitter & Instagram: @AndresAlSil