Apuntes de “contrainformación” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

Apuntes de “contrainformación”

 


(Parte 1)

A la mesa de este Tanque de Ideas cae el Atlas de la Seguridad y la Defensa de México 2020; documento que fue editado desde el Senado de la República donde se leen datos más que reveladores. Realmente, créanlo, el Atlas 2020 es un excelente producto. 

El punto de esto que ahora comentaremos está en la decisión tomada por los del Think Tank,  y esa es; hacer, luego de exégesisar, una serie de ejercicios de “contrainformación” tal como Federico II lo hizo al leer a Maquiavelo 

Vamos, en una primera parte, a leer lo que el Sargento Limón contra/informa del apunte que Eduardo Guerrero hizo y que está en el multicitado “ATLAS 2020”

Dice Limón -No se puede entender el mapa criminal expuesto por Eduardo Guerrero, sin dejar de reconocer que en el pasado siglo el narcotráfico fue la principal actividad delictiva del crimen organizado en México-;  Fibronio Limón se muestra cómodo y sigue diciendo. 

-Sin embargo, desde el año 2000 diversificaron sus actividades (habla de “la maña”), agregando a la exportación hacia otros países, la distribución de droga para consumo dentro de nuestro país; por lo que la actividad criminal se centró ya no sólo en el aseguramiento de rutas y de cruces, sino también en el control del mercado interno, de territorios, plazas, la cooptación de autoridades y el reclutamiento de ciudadanos para su organización, generando por el control territorial altos índices de violencia-.

Limón se dejaba ya ver en modo académico; y sigue.

-Esto ha tenido como resultado, que, en los últimos 10 años, el crimen organizado se ha fragmentado para controlar cada plaza; ello generó una mayor competencia entre células de una misma organización criminal, y  lucha con los grupos de otras organizaciones lo que se reflejó en el incremento de la violencia; además, esta competencia obligó a los criminales a diversificar su actuación, extendiéndose del narcotráfico hacia otras actividades como: 

la extorsión, el secuestro, el narcomenudeo y el tráfico de personas-. Y si, las ya esperadas caras de “ahchinga” volvieron a aparecer; Limón continuó.

-Cada vez es más frecuente encontrar extranjeros (principalmente colombianos y venezolanos) en colusión con mexicanos efectuando las anteriores actividades dentro de nuestro país; asimismo, recibir noticias de que connacionales son aprehendidos en otros países participando en delitos como tráfico de drogas y robos violentos; lo cual indica una transnacionalización del crimen tanto del exterior hacia México, como de nuestro país fuera de nuestras fronteras-.

Lo anterior-sigue Limón, -condujo a una espiral de violencia sin precedentes, registrándose los últimos tres años como los más violentos de la historia de México, en donde casi el 70 % de los homicidios están vinculados al crimen organizado.

El nivel de amenaza de las organizaciones criminales por su poder de fuego y nivel de organización, sumado a la ineficiencia de las policías y su posible cooptación en zonas con presencia del crimen organizado, la limitada cantidad de efectivos de la Guardia Nacional desplegados en zonas donde existen altos índices de criminalidad; y, la fuerza social y dominio territorial que tienen estos delincuentes, ha obligado al Estado Mexicano a seguir utilizando a las Fuerzas Armadas en su combate frontal; sin embargo, el crecimiento y reacomodo de las organizaciones criminales aprenden rápido y buscan su supervivencia ante las acciones del estado.