Sin previsión | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sin previsión

 


Por Yuriria Sierra

Ningún estado en semáforo rojo: cuatro están en naranja, 24 en amarillo y el resto en verde; así estará el país hasta el próximo 3 de octubre, según lo detalló ayer la Secretaría de Salud. Éste podría ser un mapa que exprese que la pandemia está medianamente controlada; ayer, por ejemplo, los registros en las últimas 24 horas reportaron menos de cuatro mil casos nuevos y menos de 200 muertes. Una cifra muy baja, después de que esta misma semana superamos los más de mil muertos en un día, pero estos registros llegaron después de un día festivo, en donde prácticamente se detuvo el monitoreo y la vacunación.
Aquí en la Ciudad de México hasta paró la aplicación de pruebas gratuitas de detección de covid-19, hubo descanso por la celebración del 16 de septiembre. A inicios de la semana, Hugo López-Gatell afirmó que el regreso a clases no había representado un aumento significativo en los contagios activos de la pandemia; sin embargo, las cifras de la Secretaría de Salud refieren que la última semana el incremento fue de más del 2% de los contagios en toda la República Mexicana, subrayan además que los contagios de personas entre 18 y 29 años mostraron un aumento con respecto al último mes.
Esa renuencia que ha tenido el subsecretario para asegurar que las personas jóvenes son las menos vulnerables no encuentra sustento en los datos que ofrece la secretaría para la que trabaja.
No es momento de cantar victoria, no es momento de bajar la guardia. La reactivación económica en el país avanza a ritmos que obligan a la prevención. Cada vez son más los establecimientos que aumentan su aforo y que, poco a poco, van eliminando restricciones. Cada vez son más las actividades que reinician operaciones. Ya está confirmada, por ejemplo, la realización del festival Corona Capital el próximo mes de noviembre en la CDMX; ayer nos dijeron que el Vive Latino regresa para el mes de marzo del 2022. Nuevo León también permite ya los conciertos y cada vez son más los eventos que se realizan de manera masiva. Y en una semana veremos cuál es la tendencia luego de que antros, bares y cantinas reiniciaran actividades tras 18 meses de mantener sus puertas cerradas o de haber realizado la conversión para operar como restaurantes.
La preocupación mayor llegará en un par de meses, cuando el invierno y las enfermedades respiratorias que aparecen con éste, más aún cuando las vacunas que ya están en nuestro país se terminen y no exista ya una previsión para la adquisición de más dosis, como la que sí tuvieron en la Secretaría de Relaciones Exteriores. El próximo año, esta tarea caerá en manos de la Secretaría de Salud, específicamente, en las de Hugo López-Gatell, y aquí es donde la preocupación se multiplica.
El subsecretario prefiere el juego político, así que, a diferencia del extraordinario trabajo del canciller Marcelo Ebrard, aquel no tiene aún una estrategia para la adquisición de vacunas para 2022. El invierno llegará, las enfermedades respiratorias, como covid-19, también, las actividades económicas y la dinámica social que cada vez se irán adaptando más a lo que hoy entendemos como nueva normalidad, pero no hay garantía de que tendremos los insumos sanitarios necesarios para enfrentar un posible incremento en la incidencia de contagios.
México no puede llegar así de mal preparado. Ojalá que pronto haya nuevos mandos, porque esta emergencia no parará, al menos no en los próximos seis meses.