¿Habrá más recompensas? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

¿Habrá más recompensas?

 


La pregunta es sencilla de responder, qué pasará con los demás gobernadores que terminaron sus mandatos, se les darán tareas dentro del gobierno federal o se les despide hasta que soplen mejores aires y tiempos para ellos. 

Hasta ahora solamente dos de los gobernadores que culminan sus respectivas administraciones, recibieron la invitación del Presidente para sumarse a otras tareas y lo más curioso es que ellos ni siquiera han concluido los demás han sido ignorados. 

Entregaron ya la administración de sus estados a los siguientes mandatarios el tlaxcalteca Marco Mena, el chihuahuense Javier Corral, el zacatecano Alejandro Tello y la sonorense Claudia Pavlovich y ninguno de ellos fue requerido para participar en el gobierno de la 4T. 

Si lo fueron Quirino Ordaz, gobernador de Sinaloa y Antonio Echevarría de Nayarit, quienes serán de los últimos en entregar su administración. 

Corría alguna prisa por adelantar los nombramientos e invitaciones o fueron para jalar reflectores y ver que a ojos del Ejecutivo federal fueron de los mejores en gobernar. 

Existen algunas empresas que cotidianamente levantan encuestas sobre el trabajo de los gobernadores y dentro de ese grupo siempre aparecieron entre los primeros cinco mejor calificados Quirino y Claudia Pavlovich, entonces cuál fue el método para decidir que uno si valía la pena jalarlo a trabajar con la 4T y a la otra no. 

No se sabe que exista una empresa que evalué realmente el trabajo de los gobernantes y si de las que realizan encuestas que hablan sobre la popularidad de los gobernantes. 

Entonces seguramente lo que valió para la invitación de Quirino y Toño fue la relación con el mandatario federal durante sus constantes viajes a Sinaloa y Nayarit, entidades de las más visitadas en sus primeros tres años de gobierno. 

Hasta donde se sabe el Presidente López Obrador siempre emitió comentarios favorables para Claudia, tantos que hasta se llegó a mencionar que la gobernadora de Sonora era una gran aliada de 4T. 

Ahora toca el turno del cambio de mando en Campeche, donde el gobernador sustituto Carlos Aysa dejará en manos de Layda Sansores el destino del estado por los próximos seis años. 

Aysa entró en relevo de Alejandro Moreno, cuando este se decidió a buscar la dirigencia nacional del PRI y hasta el momento, las cuentas rendidas por el sustituto parecen ser buenas, ya que Campeche es uno de los estados menos endeudados del país. 

Sin embargo, tanto el priísta Aysa como el panista Javier Corral y los también priistas Alejandro Tello y Marco Mena, no han recibido ni siquiera una insinuación sobre incorporarlos a tareas del gobierno federal. 

De este cuarteto de ex gobernadores Corral es al que más le apura encontrar un destino, ya que la actual gobernadora, María Eugenia Campos se encuentra revisando acuciosamente las cuentas del saliente gobierno. 

De todos los gobiernos salientes en donde en la mayoría se dio la alternancia, solamente en Chihuahua donde no hubo, ya que ganó el partido que gobernaba es en el que se produjo un cambio de gobierno sumamente ríspido, por la feroz persecución que hizo Corral de Campos, la que fue amagada con llevarla a la cárcel. 

En los próximos días se producirán nuevas entregas de administraciones estatales y se verá si alguno más de los salientes es promocionado para incorporarlos a tareas del gobierno federal. 

Se da por sentado que Jaime Bonilla, gobernador de Baja California será invitado a sumarse como ya dejó entrever el Presidente López Obrador. 

Y los demás, posiblemente ellos tendrán que esperar al cambio de sexenio para ver qué nuevas oportunidades surgen y si es que se mantienen leales a los partidos en que militan o como sucede con gran frecuencia en la política mexicana dan el cambio de rumbo a su ideología y se suman al partido triunfante. 

Por lo pronto Quirino y Toño siguen causando la envidia de los que siguen siendo sus colegas y los que ya entregaron la estafeta. 

                                            ……………… 

Murió a los 86 años de edad Manuel Rubén Abimael Guzmán, el fundador de Sendero Luminoso, el grupo guerrillero que mantuvo en jaque a las autoridades de Perú durante varios lustros. Preso desde hacía muchos años y conocido con el seudónimo de Presidente Gonzalo, la presencia de Sendero Luminoso causó terror en el país sudamericano durante mucho tiempo. 

Email: ramonzurita44@hotmail.com