Injurias al Soldado Mexicano; nuestra respuesta. | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Patrulla de Papel

Injurias al Soldado Mexicano; nuestra respuesta.

 


El pasado día 7 de este agitado mes de septiembre en la página principal del alguna vez prestigioso periódico “El Universal” se leyó esta  nota “cobran moches a trabajadores del Aeropuerto Felipe Ángeles”.

Ya en las tripas de esa Princesa (coloquial forma de llamar a la nota más importante de un periódico) el que escribió diluye la información con frases como “soldados le piden a albañiles el moche del 30% de su raya”.. y .. “con el pretexto de las prisas extorsionan a trabajadores”.

Por más que leímos y releímos el periodista no aterriza en hechos reales ni datos duros; concluimos entonces que, la nota de esa primera plana es, además de especulativa, de muy mala leche.

Con la dermis del rostro roja el sargento Limón golpea la mesa con la palma de la mano y dice.

-En la actualidad, es muy fácil publicar comentarios usando los medios de comunicación y las redes sociales para denostar, criticar, difamar, injuriar e insultar a servidores públicos e instituciones-, 

Limón habla fuerte y rápido -y al parecer existen actores que su blanco favorito son las fuerzas armadas… – Fibronio gira el tornillo contra la tuerca pues dice -ahí vale mi tiempo el preguntarme ¿Cuál es su interés?, ¿cuáles son sus motivaciones?, o mejor aún ¿Quién está detrás de esta “notable” pluma?.- (excelentes preguntas…pensé yo-

Y continúa -Cuando quien tiene el privilegio de poder difundir la palabra y haciendo uso de ese privilegio se dedican a difundir rumores, falsas noticias, injurias y acusaciones infundadas, dejan de tener el honor de considerarlos “intelectuales” y se convierten en “mercenarios de la tinta”; Limón se pregunta sólo -quien es mas despreciable?, y se responde –

aquel que se escuda en la pluma y el papel detrás de un escritorio para diseminar su odio, frustración o rencor hacia una institución?, o aquel soldado que dejando muchas horas de convivencia familiar se vuelca a servir a su sociedad y recibe como pago manchas a su nombre y prestigio por quien lo señala como infractor de la ley sin presentar pruebas- Limón realmente se veía enojado, y sigue-.

-Quien acusa tiene la obligación de probar sus señalamientos y mas aun, de hacerlo ante una autoridad cuando se trata de infractores que perciben un sueldo de la nación; al soldado de México, las leyes y reglamentos militares lo obligan a guardar silencio ante una orden y a no señalar lo que ve de su sociedad, pero principalmente de los actores que hacen que esa sociedad se dinamice; eso no quiere decir que no piense, que no analice y no tenga una opinión de los demás actores… 

– palabras llenas de verdad; y continúa  -eso me recuerda una frase que alguna vez se externó en un aula académica en la que se interpeló a un compañero por exteriorizar un comentario sobre lo que pensaba de determinado asunto que estaba pasando en la vida política del país, recibiendo una reprimenda sus palabras… su respuesta final del joven alumno fue: “para que me dan las alas del conocimiento y de la verdad, si después me prohíben volar…”- Yo pensé “quién tuvo oídos para oír que oiga-