Construcción de el panteón de El Marquesado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Estratega

Construcción de el panteón de El Marquesado

 


En memoria de Ruperto Antonio Jiménez Cervantes que falleció en esta ciudad, el pasado miércoles, 8 de septiembre de 2021, a la edad de 77 años; le sobreviven, su esposa, un hijo y una hija. Su padre don Atanasio Antonio Jiménez Méndez –Baldo– y su abuelo Antonio Jiménez, donaron los terrenos para el actual panteón número 3, de El Marquesado y que pocos vecinos saben por ser avecindados recientes en el barrio. 

Entre 1910 y 1912, Dn. Antonio Jiménez, donó la parte central y en 1944, para su ampliación, su hijo Dn. Atanasio Antonio Jiménez Méndez —Baldo—, donó dos fracciones de terreno, una de 86 metros de largo por 20 metros de ancho y otra de 86 metros de largo por 7 metros de ancho respectivamente, en sesión ordinaria del Cabildo municipal, celebrada el 14 de marzo de 1944, acordaron aceptar la donación y en enero de 1912 aparecen, en el libro diario de inhumaciones, los primeros registros.

El primer panteón en el barrio de El Marquesado, fue el atrio y el interior del templo del Señor de Santa María; según la categoría y las posibilidades monetarias de cada familia para alumbrar bien el camino de cada difunto, podían ser enterrados en el presbiterio, en la nave principal o quedarse afuera, en el atrio y con más razón si era pobre o si moría por la epidemia de viruela o colerín o ha consecuencia de un terremoto. 

En septiembre de 1834 el Gral. Dn. Antonio de León, Gobernador del Estado, prohibió oficialmente la inhumación en los atrios de los templos; la prohibición hizo ver la necesidad de contar con un espacio diferente y alejado para enterrar a sus muertos. Durante más de un siglo el panteón fue un espacio abierto sin barda, sin puerta y sin mausoleos.

Entre 1910 y 1912, Dn. Antonio Jiménez, donó la parte central para el panteón de El Marquesado, No. 3, y en 1944, para su ampliación, su hijo Dn. Atanasio Antonio Jiménez Méndez —Baldo—, donó dos fracciones de terreno que escrituró formalmente a nombre del Municipio de la ciudad de Oaxaca de Juárez; una de 86 metros de largo por 20 metros de ancho y otra de 86 metros de largo por 7 metros de ancho respectivamente, según consta en el oficio No. 1525, A-S / 1-4 / “44”, de fecha 15 de marzo de 1944, firmado por el Presidente Municipal, Luis González Fernández, y por el Oficial Mayor, Efrén Díaz Cervantes, mediante el cual, le comunican formalmente que, en sesión ordinaria celebrada el 14 de marzo de 1944, acordaron aceptar la donación y en agradecimiento en la cabecera poniente del panteón, le ceden a cambio y a perpetuidad, un lote en el mismo panteón, de 15 metros de largo por 8 metros de ancho. Palabra y acuerdo qué por supuesto no respetaron, como es su costumbre, las autoridades municipales 

En enero de 1912 aparecen, en el libro diario de inhumaciones, los primeros registros; el 15 de noviembre de 1912 el H. Ayuntamiento acuerda la venta de piedra y con el producto se compra el portón (libro 102, 18 r, a 19 v). La puerta se encontraba en la parte central que da a la calle de Juan Escutia. En este tiempo era común ver a chivos y burros pastando en el panteón.

La barda perimetral se construyó en 1949 y se le colocaron los barandales que se quitaron al mercado Benito Juárez, incluyendo el portón de fierro que aun conserva y se cambió la entrada a la esquina que forman las calles de Niños Héroes y Juan Escutia, en donde se encuentra actualmente. Durante la administración del Dr. Manuel Canseco Landero como Presidente Municipal, se iban a vender como fierro viejo los barandales del mercado; el Síndico y el Regidor del Ayuntamiento, Gerardo Roberto Tovar Moreno y Emiliano Bolaños Pérez, gestionaron y lograron que dichos barandales se instalaran en el Panteón. 

El 8 de diciembre de 1950 se compran puertas de fierro, sic, (libro 222, foja 166 r a 174 r). En la parte superior de la entrada existe una placa de onix en la que se puede leer: Panteón Municipal No.3, “El Marquesado” H. Ayuntamiento, 1949 – 1950”  

En 1953 se introdujo el agua potable, la toma se hizo de la Calzada Madero y en el centro del panteón se construyó una fuente circular, de cemento. La barda del panteón quedaba alineada con la acera poniente de la calle de Juan Escutia y Obras Públicas Municipales acordó ampliar la calle; para hacerlo era necesario recortar todas las casas de la acera oriente de la 1ª. Calle de Juan Escutia; uno de los afectados, David Arrázola Vasconcelos, protestó enérgicamente ante el ayuntamiento de la ciudad y este acordó, “inteligentemente”, hacer la ampliación, pero afectando las casas de las dos aceras de la calle, esta es la razón por la cual, el panteón quedó a media calle, como monumento a la estupidez de las autoridades municipales de aquel tiempo.

castilan.gerardo.castellanos@gmail.com