Arranca proceso | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Arranca proceso

 


El lunes 6 de septiembre, luego de que el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), formalizara el decreto por el que la LXIV Legislatura del Estado, lo faculta para iniciar los preparativos para la elección de gobernador para el 2022, sostuvo una reunión con la que se hace de manera oficial el arranque del proceso 2021-2022. El órgano estatal iniciará pues, los trabajos concernientes a esta tarea, en el entorno de una crisis sanitaria que no ha podido ser superada en todo el mundo, particularmente en México. Bajo esa premisa y de nueva cuenta, similar al proceso federal de junio pasado, seguramente el IEEPCO tomará las medidas pertinentes para asegurar la participación ciudadana, salvaguardando en todo momento la vida de los votantes. Sin duda alguna, se tratará de nueva cuenta, de un proceso inédito.

Unos de los temas que llama la atención es que, en el citado proceso que ya está en curso, se habrá de promover la participación de los oaxaqueños que radican en el exterior. Como es sabido, en los Estados Unidos de América radican miles y miles de paisanos que han viajado al vecino país y, prácticamente se han avecindado en el mismo. Ello no los ha desarraigado por completo del terruño, al que vienen cada fiesta patronal o motivos familiares. La cultura ancestral, la lengua nativa y la pertenencia de muchos a los pueblos originarios, sigue vinculándolos con la entidad. Hoy, a través de las redes sociales y el internet, siguen paso a paso la realidad que vivimos en Oaxaca. La distancia no ha sido motivo para ignorar nuestra vida cotidiana. Pero no sólo ahí radican paisanos nuestros. Hay cientos o miles que tal vez viven actualmente en países europeos o latinoamericanos. En nuestra identidad originaria hay cierta trashumancia.

Mientras los partidos políticos aún perfilan a sus posibles cuadros y se fortalece la tesis de que deben ponderar la posibilidad de una candidata, los trabajos del órgano electoral para darle certidumbre, confianza y equidad al proceso de referencia han iniciado. Sin ánimo de quemar incienso, hay que subrayar que la labor que desempeñó el IEEPCO en el pasado proceso de junio, en su ámbito de competencia local, estuvo permeado por el profesionalismo y la equidad. Las impugnaciones fueron las menos. Es más, hay algunas que se judicializaron, pero siguen ratificando la decisión del citado órgano.

Foráneos e impunidad

Una de las muestras de nuestro atraso es, justamente, nuestro transporte público. Es impresionante ver entrar y salir de la capital oaxaqueña a diario, cual si fueran hormigas, miles de pequeñas unidades de transporte de pasajeros, denominados foráneos. Los mismos que a diario se ven involucrados en choques, alcances o siniestros graves. A veces en un solo día hay datos de tres y hasta cinco. Y ello sólo en los Valles Centrales. La cifra de muertos por exceso de velocidad o de pasajeros al interior de dichas unidades que, a muchas veces llevan sobrecupo, es algo común. Lo es asimismo, la forma tan ruin en la que propietarios de concesiones y operadores se brincan los protocolos sanitarios generando contagios masivos, como ocurrió recientemente en Magdalena Tequisistlán, en donde se detectó que el virus del SARS-CoV2, se diseminó desde el transporte foráneo.

La semana anterior, una repartidora de frituras fue víctima de un asalto a mano armada por los rumbos de San Martín Mexicapan. Los delincuentes que, por fortuna fueron videograbados por una cámara de seguridad, viajaban en un taxi foráneo. Por fortuna fueron detenidos, habida cuenta de que la cámara citada pudo ubicar el nombre del sitio y hasta el número económico. Hace poco más de un año, en una revisión policial cayeron presuntos delincuentes con armas de fuego de grueso calibre que iban, precisamente en una unidad foránea, al igual que otros que llevaban a una persona secuestrada en la cajuela de la misma. Y no son los únicos casos. Dichas unidades, al igual que las moto-taxis sirven para que delincuentes cometan sus fechorías: cobros de derecho de piso, rescate de secuestros o, simplemente, la distribución de estupefacientes.

No obstante, la denuncia ciudadana; los constantes avisos y videos que se publicitan en redes sociales, tal parece que en la dependencia responsable: la Secretaría de Movilidad (Semovi), siguen durmiendo el sueño de los justos. O hay demasiados intereses o, simplemente, solapan la impunidad de concesionarios y operadores. Mientras en ciudades intermedias tienen un sistema de transporte más moderno y eficaz, así como de mayor capacidad, aquí seguimos con pequeñas unidades inseguras, anticuadas y viejas. Durante lo que va de la presente administración, no se han visto acciones enérgicas que metan en cintura a los citados foráneos, que siguen llenando las carreteras de accidentes mortales.