La obra pública y las vialidades | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Crónicas Oaxaqueñas

La obra pública y las vialidades

 


La columna de la semana pasada sobre los baches de Oaxaca, trajo diversos comentarios y aclaraciones, esta información recibida permite complementar para ser más preciso y entender con más claridad lo que sucede en Oaxaca y en la república mexicana en general, gracias al Ing. Civil Fernando Canseco Cortés por su diagnóstico y detallada explicación.

El éxito de una obra pública depende de la existencia de un proyecto de calidad, muchas veces se delega la elaboración de los proyectos a ingenieros o arquitectos cuyo nivel no es el ideal, generalmente no tienen la experiencia ni los conocimientos que dan la práctica y los años, de tal manera que no son la mejor opción y posiblemente nacen esos proyectos con deficiencias.

El siguiente paso es tener el presupuesto suficiente para la ejecución, el problema de cada año es que el gobierno federal viene haciendo recortes de manera sistemática y el estado no es capaz de generar los recursos para ser autosuficiente, ni en sus gastos y menos en la obra pública, con poco dinero hay que hacer recortes y aligerar el proyecto, sobreviviendo los rubros mínimos.

De comisiones, gratificaciones, cochupos o como se le quiera llamar para que asignen la obra, se aprueben las estimaciones o vayan fluyendo los pagos ya mejor ni hablamos, de tal manera que si un proyecto nace con deficiencias y sin respaldo económico para la realización efectiva de la obra, se compromete seriamente la vida útil y el servicio que va a ofrecer cuando esté en funcionamiento.

Dejará de haber proyectos deficientes técnicamente cuando se elaboren de manera solvente y haya el recurso suficiente para pagar lo que verdaderamente cuesta la obra, si no hubiera tanto reparto y desviación de dinero, por supuesto que alcanzaría, solo es cuestión de decir un día, ya basta.

En cuanto al tema de los baches, es fundamental tener claro cuáles son las pendientes de las calles, se habla en plural porque cada vialidad debe tener dos, una se llama transversal, que es la que dirige el agua hacia las orillas de la calle y otra la longitudinal que es la que condice los líquidos hacia las alcantarillas, si no están bien definidos se generan encharcamientos y el agua aprovecha cualquier fisura.

Adicionalmente se tienen otros factores que impiden la circulación fluida del agua, la basura y tierra desplazada en lluvias anteriores, que se acumula en cunetas, alcantarillas y tuberías, esto se agrava porque generalmente hay nulo mantenimiento por parte de las autoridades municipales y de Sapao.

Las calles de Oaxaca generalmente tienen pavimentos muy antiguos y por una muy mala costumbre y falta de planeación, seguramente poco después de que se pavimentaron se abrieron para meter drenajes, así que están llenas de parches y remiendos, si a eso le agregas agua estancada, tenemos un coctail ideal para el surgimiento de los baches.

Para reparar un bache, lo ideal es hacerlo con cuadrillas municipales capacitadas y no por aquellos que solo hacen un mal trabajo con tal de pedir unas monedas, barren el bache, lo riegan con asfalto líquido y lo tapan con mezcla sobrante o desecho, ese mal trabajo solo es temporal y se volverá a abrir, solo es cuestión de tiempo.

En tiempo de lluvias todos los baches se abren, increíble que siempre se esperan hasta ese momento, cuando las condiciones son completamente desfavorables y ningún trabajo de bacheo será eficiente.

Lo peor que se puede hacer es agregar tierra, escombro, ladrillos o piedras a un bache, la fricción de las llantas saca el material que no fue compactado y se deposita fuera del agujero lo que hace que se vuelva más profundo, reteniendo más agua y por más tiempo, afectando una mayor superficie de la sub base ampliando el bache inicial.

Para hacerlo de forma correcta hay que hacer una “caja”, es decir, se retira todo el material saturado hasta llegar al fondo del agujero, esa será el fondo de toda la caja, hay que agregar una sub base que es tierra limpia, después una base que es tierra de primera calidad, ambas capas se van a compactar por medio de bailarinas, de preferencia al 100%.

Se aplica una liga asfáltica, en frío o en caliente, se agrega la mezcla de asfalto de preferencia nueva, si fuera vieja se puede regenerar con aditivos, se pasa el rodillo y se retira el material sobrante, así es como se hace una reparación eficiente.

Limpiar es ese momento y de manera periódica es sumamente importante, porque si queda arena o gravilla, se inicia la abrasión y fractura de la capa sellante recién colocada, si empieza a entrar agua a las capas inferiores, se inicia el desastre.

Si usted ve personas pidiendo dinero después de haber tapado un bache con desechos sintiéndose héroes urbanos, mejor no les de dinero, fomenta la realización de trabajos mal hechos

Si desea contactarme favor escribir a jrpalau@hotmail.com

Facebook: Jaime Palau Ranz

Twitter: @jpranz

Seguiré comentando la próxima semana.