PRI: Polvo de aquellos lodos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

PRI: Polvo de aquellos lodos

 


1).- Nada es definitivo
Si bien es cierto que luego de los avasalladores triunfos de Morena en Oaxaca, no por sus candidatos ni por la labor de proselitismo, sino por la marca AMLO, podrían anticipar un nuevo triunfo, en política y elecciones nada está escrito. Pese a ser hoy una entelequia; un partido devastado y fracturado; sólo el pedo y el relincho de la buena mula acabada, el PRI no deja de ser motivo de jaloneos. Hace más de un año, recién cumplido el tercer año de gestión de Alejandro Murat, el diputado Gustavo Díaz Sánchez “destapó” a su paisano, Alejandro Avilés Álvarez, como precandidato. Hábil para la negociación política –y también para el bussiness– nadie le niega talento. Antes del arribo de AMH a la gubernatura, AAA siempre bailó en dos pistas: la de José Murat y la de Ulises Ruiz.
En la LXIII y LXIV Legislaturas fue, y ha sido pivote del arreglo con Morena y otros partidos. Inició su carrera política desde los tiempos de Diódoro Carrasco. Fue director de Bienes y Servicios. Algunos pecadillos lo llevaron a ser inhabilitado. Pero volvió por sus fueros. Ha tenido cargos públicos y partidistas. Es la tercera vez que es diputado local por la vía plurinominal. Está casi en el inventario del edificio de San Raymundo Jalpan. Cuando quiso ser diputado federal por el distrito de Teotitlán de Flores Magón, perdió ante un anodino Luis Martínez. Está más que apuntado para treparse a la candidatura, aunque descartado en las altas esferas políticas.
2).- El segundo capítulo
De trayectoria meteórica ha sido Eviel Pérez Magaña, cuyo carisma y talante lo han llevado a escalar cargos públicos y de elección popular. Ganó la presidencia municipal de Tuxtepec por sentencia del entonces TRIFE, alrededor del año 2000. Fue catapultado por José Murat a la escena nacional como diputado federal. Ulises Ruiz lo arropó, primero como titular de CEVI, luego secretario de Obras Públicas. Durante el conflicto del 2006 fue el único que se la rifó con el de Chalcatongo. Ganó los afectos y la candidatura al gobierno del estado en 2010, pero perdió ante Gabino Cué.
Fue Senador de la República de primera minoría. La amistad con el ex presidente Enrique Peña Nieto lo llevó a ocupar la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Gracias a la “operación cicatriz”, Eviel fue invitado a presidir el CDE del PRI. Sin embargo, ahí trata de salir a flote, pese a los resultados más o menos magros de la pasada elección. Sin recursos y abandonado a su suerte; lejos de Dios y de quien lo trajo. Por eso dijo que “nadie quiere ser candidato del PRI”.
3).- Como chapulines
Todo un personaje, Eufrosina Cruz Mendoza, originaria de Santa María Quiegolani, Yautepec. Indígena zapoteca. Aparece en el horizonte como una víctima de los abusos y costumbres. Sus paisanos no la dejaron ser presidenta municipal. Y se victimizó. Salta a la política con los colores del PAN, de la mano del ex presidente Felipe Calderón. Fue diputada federal, luego local por el blanquiazul. También ha incursionado en la industria de la construcción. Buena para hacer tortillas –literal-. Así se ha publicitado.
Se cuela al gabinete de Murat Hinojosa como titular de la Secretaría de los Pueblos Indígenas y Afromexicanos (SEPIA), con tan feliz resultado que la ubicaron en segundo lugar de la lista plurinominal del PRI en la tercera circunscripción. Ya es diputada federal otra vez. Ahora es tricolor. Brincó del blanquiazul al PRI sin tocar baranda ni rubor alguno. Tiene una doble y favorable carga: es mujer y es indígena.
4).-Polvo de aquellos lodos
Controvertido y siempre cuestionado por su don de la ubicuidad: “capacidad de estar presente en todas partes al mismo tiempo” –más bien entre el PAN y el PRI o viceversa– es Samuel Gurrión Matías. Hay quienes ubican su crecimiento económico a la sombra del ex gobernador José Murat. Constructor, hotelero, editor, concesionario y promotor de modelos. Fue diputado federal por el distrito de su natal Juchitán con los colores del PRI. El único triunfador cuando lo que sería Morena arrasó. Dicen que triunfó de la mano de Benjamín Robles.
Hábil para los negocios. De aquel modesto taller de relojes que tenía su padre en Juchitán, ni sus luces. Hoy, puro alto pedorraje. Logró un escaño local. Intentó cuajar la presidencia municipal de la capital con los colores del PAN. Fracasó. Pero tuvo regiduría con licencia. Entra al gabinete de AMH, como titular de la SEMAEDESO. Y por esas prácticas amañadas del tricolor, al regatearle el puesto a Eduardo Rojas, regresa como diputado local plurinominal del PRI.
BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

—En un desolladero político como es nuestro Oaxaca querido, el desvanecimiento del senador Salomón Jara en el edificio del Senado y su intervención quirúrgica en el Hospital “Adolfo López Mateos” del ISSSTE, despertó pasiones y especulaciones, en medios, su mismo partido y adversarios. Lo cierto es que –y eso lo debe saber el serrano- en política, la salud es prioridad. Lo demás es ficción.
Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax