¿Ambientalistas o farsantes? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

¿Ambientalistas o farsantes?

 


Hace poco más de una semana, como lo informamos con toda oportunidad en las páginas de El Mejor diario de Oaxaca, el Juez Octavo de Distrito ordenó la suspensión inmediata de los trabajos que se llevan a cabo en la Avenida “Símbolos Patrios” que, como se sabe, es una de las únicas obras de relevancia que se le acreditan a la actual administración. El argumento para la suspensión es que el derribo inminente de especies podría afectar seriamente el medio ambiente. En efecto, nadie podría contradecir dicho argumento. Sin embargo, como también lo hemos dado a conocer, la dependencia responsable de la obra, la Secretaría de las Infraestructuras y Ordenamiento Territorial Sustentable (SINFRA), ha explicado con claridad la propuesta de salvar la mayor cantidad posible de árboles, reforestar para reponer las especies derribadas y evitar un daño mayor al medio ambiente. 

Pese a ello, ciertos personajes de los llamados ambientalistas, ampliamente conocidos por su protagonismo, han ido más allá: buscar la suspensión de parte del Poder Judicial de la Federación, por un lado, buscando tiempo para “negociar” un posible soborno de parte de la dependencia ejecutora. En Oaxaca, grupos y personajes se han convertido en críticos de algunas obras que ellos presumen impactan en el entorno ecológico, frenando obras relevantes como en su momento fueron el Libramiento Norte, los accesos de cuatro carriles, el adoquinado del Centro Histórico y la construcción del Centro Cultural y de Convenciones. Al menos el primer gran proyecto, sencillamente fracasó y a casi treinta años de que se inició, quedó en obra negra, olvidada y con recursos públicos echados a la basura.

Lo que queda claro en la obra de “Símbolos Patrios”, es que hay un afán malintencionado para obstaculizar el citado proyecto. Se menciona a un activista que presume de ser artista gráfico, Markoa Vásquez, que se ha hecho famoso no por su protagonismo y supuesta defensa de los árboles y pasillos del zócalo, sino porque detrás de su activismo estaría buscando un beneficio pecuniario. Algunas de sus causas han sido un rotundo fracaso, como fue exigir que se prohibiera a los propietarios de cafés y restaurantes del zócalo, cerrar los acceso con rejas metálicas. Nunca tuvo éxito. Uno más fue, al caer uno los laureles del zócalo, hacer todo un circo, maroma y teatro para que se plantara en el mismo lugar, una especie endémica. De nuevo fracaso. La citada especie se secó.

Cifras preocupantes

Sin duda alguna, el mes de agosto que recién terminó fue profundamente letal y pernicioso para los oaxaqueños en lo que se refiere a la pandemia de Covid-19. Según los Servicios de Salud en la entidad (SSO), fue el mes en que se registraron las cifras más altas de personas que cursan la enfermedad en fase activa, también en este periodo, se reportó la cifra de 12 mil 132 casos nuevos en diferentes municipios, el doble de lo acumulado en el mes de julio. Al corte del 31 de agosto, la dependencia contabilizó, como lo dimos a conocer en nuestra portada del pasado miércoles, un incremento de 243.2% de las defunciones al pasar de 192 en julio a 467 en este mes. Dicha estadística preocupante se dio a conocer justo al día siguiente del inicio de clases semi-presenciales que, como hemos advertido en este espacio periodístico ocurrió, justamente, cuando Oaxaca está padeciendo con singular fuerza, la tercera ola de la pandemia. 

La semana anterior tuvimos días en los que se registraron más de 40 decesos, es decir, muchos más de los que se contabilizaron en la primera y segunda ola de este mortal virus. Los contagios, asimismo, rebasaron todas las expectativas, como por ejemplo cuando se registraron casi 800 en un solo día. Todo ello se da cuando persisten los problemas financieros y laborales en los SSO. Trabajadores de la dependencia en el Istmo de Tehuantepec confirmaron el pasado martes, del gravísimo riesgo que corren los pacientes internados en los hospitales de la región, ante la advertencia de la empresa que surte de oxígeno terapéutico, de suspender el suministro por falta de pago. Sería criminal dejar morir a los pacientes que están intubados por cuestiones de deuda, que se pueden resolver tomando las medidas pertinentes de austeridad y hacer ahorros. 

Ante esta situación preocupante, las autoridades sanitarias insisten a los ayuntamientos de los 570 municipios a no bajar la guardia y continuar con las medidas sanitarias, como el uso correcto del cubrebocas, mantener la sana distancia y el lavado de manos. No hay que olvidar que, muchos de aquellos municipios que al inicio de la contingencia fueron calificados como “de la esperanza”, dado que habían estado libres de contagios, ya no lo son. Cada día se detectan nuevos casos positivos en dichos municipios. Tampoco vale soslayar que, a lo largo de esta emergencia sanitaria tal letal, Oaxaca ha registrado más de 4 mil 620 defunciones, que han enlutado otros tantos hogares.