Las enseñanzas de Afganistán | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

Las enseñanzas de Afganistán

 


La victoria de los talibanes en Afganistán, tiene connotaciones mucho más profundas y culturales, de lo que la mayoría de los especialistas alcanzan a ver. Primero tenemos que decir que estamos frente a un grupo de pueblos ancestrales, que han mantenido sus culturas en permanente resistencia desde la invasión de Alejandro el Magno, y que, Afganistán, ha sido y es, el cementerio de muchos ejércitos imperiales a lo largo de la historia. En segundo lugar, debemos de entender que Afganistán no es un país, como E.U., la URSS y Europa, han querido equivocadamente suponer. Y es aquí, estimados lectores, donde radica la esencia de la enseñanza. 

En efecto, los procesos de invasión europea al mundo, que iniciaron en 1492, que más adelante se convertirán en procesos de colonización, y posteriormente en modernización, capitalismo, neoliberalismo y globalización, han creado dogmas universales, tales como, que el mundo es infinito, lo mismo que el poder, la economía y el progreso. Que la única percepción posible y verdadera del mundo y la vida, es la riqueza material, el consumo y la comodidad (la american life); valores y principios que representan la razón del estar vivo y la lucha por alcanzar el camino virtuoso del ser humano moderno. Que todo lo demás es anacrónico, retardatario y primitivo. 

El mundo moderno se ha preocupado por sumir al ser humano moderno, en la más terrible ignorancia, de sí mismo, del mundo y de la vida, que jamás haya existido. Ninguna civilización se ha atrevido a denigrar y destruir la esencia de la vida y del ser humano. Esto explica, el por qué el planeta va a la extinción. Especialmente los países modernos y ricos. Y paradójicamente, los pueblos menos contaminados por la modernidad, por supuesto, pobres y atrasados tecnológicamente, son los que mantienen la esperanza de la vida a un futuro. Seguramente que, si quedan pueblos vivos después de la hecatombe, serán ellos, el futuro de la humanidad.

En esta locura e insensatez que comenzó en 1492, y que, en 1776, marcará el arribo al poder de los Señores del Dinero, con la creación del país más antiguo de la humanidad. Con E.U. nacen los Estados nación, los bancos centrales, el concepto de las personas morales, el libre mercado, los políticos y los partidos políticos. En donde, primero los empresarios, después los banqueros y las empresas trasnacionales tomarán el control del Estado y lo reducirán a un pequeño administrador, alentando la corrupción, que es el aceite de la economía y la política.  

La derrota de E.U. en Afganistán, representa la victoria de la tradición sobre la modernidad. Nos demuestra que la conciencia, la dignidad y la noción de la sacralidad de la vida, son más poderosos que el ejército más moderno y letal del planeta. En Vietnam, la derrota de E.U. fue ideológica, porque representó la superioridad del socialismo encarnado en el pueblo de Vietnam del Norte, sobre el capitalismo, encarnado en el pueblo del Vietnam del Sur.

En Afganistán la identidad y la conciencia de ser, se sustenta en la comunidad, en la cultura ancestral y en la espiritualidad. El concepto de país, es ajeno, y más aún, el concepto de país socialista o capitalista. Los modernizantes afganos, que, apoyados por la URSS, quisieron implantar un país socialista, fueron derrotados por la comunidad. Los modernizantes afganos apoyados por E.U. quisieron implantar la democracia de Wall Street, también fueron derrotados.

Ni los rusos ni los gringos pudieron entender la ancestral cultura pashtun, ambos la menospreciaron, y por ello, han pagado con creces su error. La victoria de las comunidades que constituyen lo que llamamos Afganistán, debe ser una lección y un llamado para los pueblos ancestrales del mundo, que siguen luchando por mantener la noción de la sacralidad de la vida en general y sus culturas en particular. 

Nos demuestran que, aunque la Bestia es enorme y muy poderosa, el espíritu humano la puede vencer. Nos revela el valor y el poder de la sabiduría ancestral. Demuestra que, un mundo donde quepan muchos mundos diferentes, es posible, y además necesario para mantener la diversidad humana.

Los medios masivos de colonización, desvían la atención del mundo en la supuesta tragedia de las mujeres afganas, cuando olvidan la tragedia mundial de las mujeres y madres de familia, que diariamente son explotadas, despreciadas y asesinadas por las fuerzas económicas y políticas de la Bestia, en E.U., y en los países pobres. Nadie habla de las mujeres que piden refugio en Europa y E.U., y les niegan el derecho a migrar. Nadie les presta atención a las madres, esposas y hermanas, que buscan a sus desaparecidos por las fuerzas paramilitares que protegen los intereses de la Bestia en los países ocupados.

La multimedia transnacional pretende que la gente sin información, sienta preocupación, por aquellos traidores colaboracionistas con el invasor, que ahora los desecha como basura, pero que, en los días de poder y sangre, estaban al servicio de las fuerzas militares de ocupación.  

En el Anáhuac, por fortuna, además del EZLN, existen cientos de comunidades y organizaciones que están luchando por la vida, el agua, la tierra, la Madre Querida, desde hace 500 años, en una resistencia que encuentra su fuerza en la sabiduría milenaria de la Toltecáyotl. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org