Tres gobernadores esperaron décadas para gobernar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

Tres gobernadores esperaron décadas para gobernar

 


Tres políticos que buscaron en forma incesante gobernar su entidad natal, llegarán, por fin, a la meta propuesta, aunque el trío rebasa los 70 años de edad. 

Se tardaron, pero con base en tesón y participar una y otra vez en procesos electorales, los gobernadores de Campeche, Nayarit y Sinaloa se aprestan a gobernar sus respectivos estados. 

Una mujer y dos hombres se presentaron cuatro veces, la primera y tres, los segundos en busca de convencer al electorado para que sufragarán a su favor, consiguiéndolo hasta 2021. 

Layda Sansores será la gobernadora con mayor edad cuando asuma la administración estatal, al contar con 76 años de edad y una larga carrera política que la llevó al Senado en un par de ocasiones y a la Cámara de Diputados otras veces, además de ser la primera alcaldesa de Álvaro Obregón en CDMX. 

Titulada como Psicóloga por la UNAM, Layda terminó con la presencia priista de 92 años en una de las cinco entidades que continuaban siendo reducto priista. Ascenderá a un estado donde el petróleo, la agricultura y el turismo, como actividad económica prioritaria el petróleo Campeche no diversificó actividades alternas, ni cuentan con infraestructura para desarrollar otras tareas. 

Sinaloa tendrá un gobernador que tardó 35 años en conquistar el respaldo de los ciudadanos y lo alcanzó hasta su tercera participación como candidato. Rubén Rocha Moya fungió como rector de la UAS durante un par de períodos y siempre ha sido un militante de la izquierda. Doctorado en Ciencias Sociales y senador con licencia, asumirá la gubernatura a los 72 años de edad y habiendo desarrollado una prolífica carrera académica y vinculación política en algunas actividades de gobiernos estatales. 

Rocha Moya contendió contra Francisco Labastida Ochoa en el lejano 1986, cuando antes de los 40 años pretendió gobernar esa entidad. Ahora con el respaldo ciudadano logró superar la barrera de los 50 puntos porcentuales de la votación total y tendrá que asumir la administración en una entidad que aparentemente respira prosperidad. Sinaloa es uno de los estados agrícolas más prósperos del país, aunque su principal problema son los sembradíos de amapola y mariguana que siguen pululando en diversas partes del estado, así como la existencia de grupos delincuenciales, cuyo principal referente es que el dio nombre al Cártel de Sinaloa. 

Sinaloa se distingue también por sus zonas turísticas, encabezadas por Mazatlán. Su principal problema es la inseguridad y violencia que se vive en varias regiones de la entidad y los comunes que existen en todo el país, la falta de acceso de la población a la seguridad social. 

Sinaloa será gobernada por segunda ocasión por un partido ajeno al PRI. 

El tercer político que asumirá próximamente la gubernatura de su estado, con siete décadas encima es Miguel Ángel Navarro, un médico que se tardó 16 años y dos elecciones perdidas, para recibir el respaldo de los ciudadanos de Nayarit. 

Navarro era militante del PRI cuando intentó por vez primera competir por el gobierno estatal, siendo desplazado por Ney González, hijo del viejo cacique del estado, Emilio M. González, por lo que buscó la nominación por otro partido, recibiendo el aval del PRD, con el que perdió su primer intento. En 2016 regresó a la contienda abanderando a MORENA y volvió a perder, hasta que ahora recibió el abierto respaldo ciudadano. 

Nayarit es uno de los estados con mayores posibilidades de crecimiento económico basado en el turismo, aunque también de ahí derivan varios de sus problemas, ya que esos sitios tienen una gran contaminación y carecen de servicios básicos en algunas zonas, problemas de medio ambiente e inseguridad también resaltan en Nayarit una entidad que ya ha sido gobernada por dos administraciones ajenas al priismo y que fueron encabezadas por padre e hijo, Antonio Echevarría Domínguez y Antonio Echevarría García, aunque la madre del segundo no pudo seguir los pasos de su ex pareja y de su hijo, ya que Martha Elena García perdió en las urnas en su oportunidad. 

Email: ramonzurita44@hotmail.com