Convocatorias de riesgo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Convocatorias de riesgo

 


El sábado 10 de julio, a convocatoria del senador Salomón Jara, se dieron cita centenas de personas en la Fuente de “Las Ocho Regiones” para realizar una marcha hacia el Centro Histórico de la capital. Como si fuera una típica y tradicional calenda, hubo cohetes y música de banda. Pero, ¿cuál fue el motivo de tan concurrida marcha, en cuyo curso pudieron observarse decenas de autobuses urbanos contratados ex professo para dicho evento? Sólo manifestar su apoyo a la barrabasada orquestada en la cúpula del gobierno llamado de la Cuarta Transformación para llevar a juicio a los ex presidentes de México, que se llevará a cabo a principios de agosto. Dicha consulta ha sido tomada como botín político por algunos legisladores para llevar agua a su molino, en su propósito de ser elegidos como candidatos a la gubernatura del estado, cuya definición está en puerta dada la cercanía del inicio del proceso electoral.

La referida marcha se llevó a cabo a poco menos de una semana cuando un grupo de militantes y autoridades electas del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), tuvo un accidente fatal, con el saldo de cuatro personas fallecidas en el tramo Huatulco-Salina Cruz, justamente cuando acudían a la convocatoria del citado senador Jara Cruz. Es decir, la cuestionada consulta ha cobrado ya su cuota de sangre, cuestión que no parece preocuparle al referido legislador que, sin recato alguno ni tomar las providencias necesarias ante el repunte de la pandemia de Covid-19, insiste en sus concentraciones masivas, sin importar el alto costo que ellas puedan tener en la salud y la vida de sus correligionarios. Fue notorio ver en la citada marcha a personas que no cuidaron n la sana distancia ni usaron de manera permanente el cubre-bocas. 

Si la situación que vivimos ha obligado a suspender eventos tradicionales como La Guelaguetza y los festejos de julio, previendo un contagio masivo, es tiempo de que las autoridades sanitarias llamen a cuentas a aquellos que, por las calenturas tempraneras de la sucesión, están poniendo en riesgo cientos de vidas. En el afán de cooptar seguidores a sus aspiraciones personales, han soslayado un elemento fundamental: salvaguardar la vida de sus compañeros de partido o simpatizantes. Es decir, han perdido la capacidad de entender que estos tiempos son de riesgo mortal y que, con lo que hemos visto del virus, no se trata de un juego. 

ENSFO: El eterno chantaje

Ya no es novedad. Cada mes de julio, en períodos vacacionales, maestros/alumnos, hoy se llaman asesores de la Escuela Normal Superior Federal de Oaxaca (ENSFO), ya no acuden a impartir o recibir clases para su especialización, sino que llegan a la capital oaxaqueña sólo con el afán de afectar la paz social, la gobernabilidad y la estabilidad política. La federalización de dicha institución es considerada hoy mismo un error. Nadie sabe de dónde provino semejante aberración. Sin embargo, insistimos, cada mes de julio empiezan los bloqueos a calles, cruceros, la entrada al Aeropuerto o la caseta de cobro de Huitzo, por parte de un reducido grupo de supuestos asesores que hoy mismo reclaman el pago de 26 millones de pesos, para el pago de trabajadores que fueron contratados sin contar con el techo presupuestal respectivo. Fue pues, motu proprio de aquellos que asumen que los tiempos son como en la época cuando la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), tenía el control absoluto del presupuesto educativo. 

Desde el lunes pasaron iniciaron sus movilizaciones, con la demanda de que se pague a los asesores. El Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), que dirige Francisco Ángel Villarreal, instaló una mesa de diálogo para informarles a estos agitadores que desde enero de 2015 se encuentra federalizado el pago de la nómina del magisterio a través del Fondo de Operación de la Nómina Educativa (FONE). Sin embargo, el 12 de diciembre de 2017 se firmó una minuta y como muestra de voluntad política del gobierno estatal, en enero de 2018 se efectuó un pago por única vez de 12 millones de pesos para cubrir una nómina por honorarios de asesores y becas a estudiantes. Lo anterior, con el compromiso firmado por parte de los representantes de los docentes de regularizar la situación al interior de la ENSFO y dar por concluidos los procesos administrativos irregulares; sin embargo, hasta ahora no se ha cumplido…

Y es que olvidan que se están cumpliendo justamente seis años de que el entonces presidente Enrique Peña Nieto, a través de su entonces Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayfett, obligó prácticamente al gobierno estatal de Gabino Cué, a que la Federación retomara el control de la educación pública que, desde 1992, justo un mes antes de que el ex gobernador Heladio Ramírez entregara la estafeta a Diódoro Carrasco, había puesto al mando del magisterio llamado democrático, encabezado entonces por Erangelio Mendoza González.