Oneroso, improductivo y voraz | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Oneroso, improductivo y voraz

 


1).- Paradoja de la pobreza
Oaxaca, junto con Nuevo León y Estado de México tiene uno de los Congresos más numerosos. Tenemos 42 diputados (as). 25 son de mayoría relativa y 17 de representación proporcional. Jalisco tiene 38 (20 y 18); Chihuahua 33 (22 y 11) y Coahuila 25 (16 y 9). La pregunta es: ¿Por qué Oaxaca tiene tantos? Ni representan nuestra dispersión geográfica ni comunitaria, mucho menos a nuestro mosaico pluriétnico y multicultural. No representan más que intereses de los partidos, mafias y cofradías políticas. Son –con sus contadas excepciones- una especie de clase ociosa e improductiva. En la LXIV Legislatura han prevalecido las ocurrencias, el protagonismo, los decretos fallidos –Ley anti-chatarra y de Residuos Sólidos-, la inmediatez, la inexperiencia y el bajo perfil profesional. Y ahí van de nuevo 19 de los mismos. La meritocracia y la medianía.
2).- Oneroso y voraz
El Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) ha calificado a nuestro Congreso como uno de los más onerosos del país, además de improductivo. Es una especie de junta de notables, en donde la prioridad son las prebendas y el bolsillo. En tres años nos han costado más de 2 mil millones. La bancada “honesta y consecuente” del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), compuesta por 26 diputados (as), heredó uno de los peores vicios del pasado: el abominable “pago por evento”. Olvidaron ipso facto, la austeridad republicana.
Amén de los más de 400 millones de pesos que se han autorizado cada año y los más de 700 u 800 que se chutan en realidad, hay un cargo adicional: los millones que van por debajo de la mesa. ¿Cuánto le costó al pueblo oaxaqueño el préstamo de 3 mil 500 millones, que los y las legisladoras le autorizaron al gobernador Alejandro Murat contratar a fines de 2019? Algunas fuentes afirman que cerca de 200 se fueron al soborno legislativo.
3).- Todo tiene costo adicional
¿Cómo mantener quieta a nuestra flamante representación popular? Con obras y materiales. Pueden ser una nulidad en cuestión de aprobación de leyes, iniciativas, puntos de acuerdo, etc., pero son una lumbrera cuando se trata de obras municipales. Hasta el más torpe devino contratista y constructor. Si alguien lo duda puede preguntarles a las legisladoras de Morena, Elena Cuevas o Laura Estrada Mauro; a César Morales Niño del PT, entre otros. El cinismo y la complicidad van de la mano.
¿A qué funcionarios traen en la mira? A los titulares de Finanzas –obvio– Sinfra y CAO: Vicente Mendoza, Javier Lazcano y David Mayrén, respectivamente. Piden obras, siempre que lleven el pandero y a las constructoras. Las comparecencias y la Glosa de los informes de gobierno, son un festín de sobornos y corrupción; de trabajo sucio y conflicto de intereses.
4).- Ignorancia supina
En mi tierra natal hay un dicho: “el que no sabe, es como el que no ve”. Si algunos de los íconos y corifeos de la 4T en el Congreso local, coordinados por el diputado Fredy Delfín, hubieran sabido o asesorado respecto a la contribución del “Grupo Oaxaca”, en el proceso democrático del país, con certeza no habrían aprobado, así, al chingadazo, la desaparición del Instituto de Acceso a la Información (IAIP). Obvio: no saben. No leen antecedentes. No tienen ni remota idea. Están tapados. No es política lo que hacen: es conveniencia e inmediatez; protagonismo y balconeo. Lo grave es que, salvo dos diputadas bien calificadas académicamente –Mariana Benítez y Gabriela Pérez López, que entran por el PRI a la siguiente Legislatura- habrá que chutarse a la misma casta onerosa e improductiva; voraz a ignorante.
BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
*Con la difusión del video de “Martinazo” a un año del de Pío recibiendo dinero, “donaciones” o “préstamos”, a AMLO le queda a la perfección el dicho aquel de “en casa de herrero, azadón de palo”. Por todos lados ve corruptos, menos los de casa. Doble moral, doble discurso. Nada de adversarios, ataques de los conservadores o neoliberales. Son pillos. Punto.
*El tema de la presunta participación de elementos de la Guardia Nacional en delitos como el secuestro, no admite justificación ni medias tintas. Hay delincuentes incrustados. ¿Si arriba los solapan, por qué abajo no?
Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax