¿Por qué los mexicanos no confían en los medios de información? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El medio es el mensaje

¿Por qué los mexicanos no confían en los medios de información?

 


Los incesantes ataques desde Palacio Nacional hacia los medios de información han logrado que los mexicanos confíen menos en las noticias (de 39 % a 37%); a pesar de que en el mundo aumentó la confianza seis por ciento (de 38% a 44%) a raíz de la pandemia. Estos datos revierten las caídas desde 2018; pero no se puede generalizar. Finlandia es el país con los más altos números (65%), y EE. UU., los peores (29%), de acuerdo con el “Reporte de noticias digitales 2021”, (basado en datos de seis continentes y 46 mercados), elaborado por el Instituto Reuters y la Universidad de Oxford. Pero ¿Por qué los mexicanos no confían en los medios de información?, pero mejor vamos por partes.

México se enfrenta a diferentes problemas como: Una sociedad polarizada, contracción económica causada por el Covid-19, y “frecuentes ataques de un Presidente populista que acusa a los medios de una cobertura injusta y corrupta”; sin embargo, el primer mandatario, es cada vez más popular y la población rechaza más a los medios. La pregunta es si ¿Esto pone en duda, que los medios sean un contrapeso al poder gubernamental? El informe relata, que, en las mañaneras de Palacio Nacional, el primer mandatario tiene la oportunidad de dirigirse a la nación, pero cuando los periodistas lo cuestionan, se enfrentan a un ataque verbal. Además, prefiere responder preguntas de los personajes que representan a canales de YouTube; a quienes elige, debido a que, según él, los medios de información son propagandistas de sus predecesores; sin embargo, la actual administración ha sido muy generosa en el reparto de la publicidad social con algunos grupos afines a su gobierno.

El estilo personal de comunicar del Presidente es de un nacionalista económico, que históricamente proviene de izquierda —aunque gobierne con la derecha—, defiende la “igualdad”, denigra la intelectualidad y hace un llamado a los segmentos de la sociedad de menores ingresos. Además, enfatiza su tono agresivo hacia los que lo cuestionan. Su estilo es muy similar al de los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro, no solo en el manejo de la pandemia, sino en su discurso político.

Por otra parte, en los países estudiados, siete de cada 10 afirma haber leído mensajes falsos sobre el coronavirus, y el 52% sobre política. Pero lo importante de estos datos, es cuando se desmenuza la información, ya que las plataformas donde se ha encontrado más información falsa son: Facebook (28%), WhatsApp (26%), sitios web de noticias (15%), motores de búsqueda (7%), YouTube (6%) y Twitter (4%). La mayoría del acceso a las noticias de Internet se realiza a través de teléfonos inteligentes (79%) en lugar de computadoras o tabletas. De 2017 a la fecha, todas las plataformas han disminuido su popularidad para acceder a noticias; pero la TV (de 65% a 44%) y la prensa (de 51% a 21%) son las caídas más drásticas.

Ya casi para terminar, el informe menciona la expectativa que generó la llegada de López Obrador, y la reducción de la violencia contra los periodistas, sin embargo, la realidad no mejoró. Por ejemplo, de 2018 a la fecha, 19 periodistas han sido asesinados. Por último, uno de los episodios que se analizan, es cuando se citan fragmentos del fanatismo gubernamental: Un día Hugo López Gatell, subsecretario de Salud y responsable de “combatir la pandemia”, declaró que “si el presidente hubiera sido portador del virus, no hubiera infectado a más personas, por su fuerza moral”. Este comentario sí es un golpe de Estado, para la inteligencia de las audiencias; y un muy buen tema, entre muchos, para la sección de ¿Quién es quién en las mentiras de la semana? a cargo de Elizabeth García.  

*Comunicólogo político y académico de la FCPyS UNAM, @gersonmecalco