INPI, malas cuentas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

INPI, malas cuentas

 


El gobernador Alejandro Murat Hinojosa en entrevista colectiva con reporteros de EL IMPARCIAL El Mejor Diario de Oaxaca, admitió que entre las “obras clave” (y más emblemáticas para Oaxaca) que impulsa su gobierno con el apoyo del presidente AMLO, están las súper carreteras a la Costa y al Istmo y el Tren Interoceánico. Dado el interés político tan relevante en estos trabajos, López Obrador no quiere retrasos. Por lo mismo y para ir resolviendo los escollos que obstaculizaran su avance, designó al director general del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) Adelfo Regino Montes, pero todo indica que este funcionario tiene otros intereses. 

Para empezar, ni siquiera se ha ido a parar a la zona de los Coatlanes donde un conflicto agrario entre San Vicente Coatlán y Sola de Vega, ha retrasado notablemente el paso de la supercarretera a Huatulco. Adelfo Regino se resiste a dejar el confort de sus oficinas en la capital del país. Mientras tanto, su jefe el presidente AMLO como el gobernador Murat, siguen haciendo cuentas alegres: que la carretera se inaugurará el próximo año. Lo más perverso parece ser que el titular del INPI no quiere que tales obras avancen. Su desidia no tiene otra explicación. Algunos de sus colaboradores me aseguran que su perversidad lo lleva a poner el color de Morena a esas obras. No le alcanzan los portes, pero piensa en la sucesión. A eso se debe que esté dosificando los obstáculos. Su morboso plan es que la inauguración de tales obras, empaten con la llegada del abanderado para gobernador o gobernadora que, según dice, será del Morena. 

Lo que no calcula es que el desengaño sería colosal hacia el presidente AMLO si no cumple con los plazos que él mismo ha repetido en sus diferentes recorridos de supervisión. Otro desencanto puede surgir el próximo año si Alejandro Murat entra de lleno a la dinámica del relevo de su gobierno y las “obras clave” siguen al ritmo que van.

LE PIDEN SENSATEZ 

Los campesinos de San Vicente Coatlán que captaron la magnitud de la responsabilidad para Adelfo Regino están decepcionados. Cuando el presidente López Obrador le ordenó encauzar el fin del conflicto de límites de tierras, aplaudieron, pero al notar su ausencia vino el desengaño. 

Dicen que, si bien es cierto que el conflicto data de casi medio siglo por la disputa de 19 mil 600 hectáreas entre San Vicente y Sola de Vega, hace falta voluntad de las autoridades federales agrarias para llamar a las dos partes y negociar. Esta es la encomienda que le dieron al director del INPI, pero parece que no le interesa. Sola de Vega reclama como suyas las tierras en disputa y en el año 2000, el Tribunal Unitario Agrario resolvió que esos predios pertenecen a Sola de Vega. El error fue ordenar la ejecución de la sentencia desde la comodidad de un escritorio, sin dialogo. El asunto se complica porque la esperanza surgió con la orden presidencial, pero no la cumple Adelfo Regino. Ni siquiera ha citado a las partes, menos se ha parado en la región. El poder lo extravió. 

EN EL ISTMO                               

El Corredor Interoceánico con su Tren Transístmico es otra de las empresas “clave” que tampoco camina al ritmo anunciado. Más bien parece una simulación dicen diversas organizaciones indígenas que han hecho ver su suerte al ladino Adelfo Regino. Descalifican todas las acciones del INPI en materia de derechos indígenas y le refutan sus tareas con la misma cizaña con que él movía a sus huestes cuando descalificaba sistemáticamente las políticas de gobierno en su papel de “líder social” y asesor del EZLN en el sexenio pasado.  

Respecto a las protestas contra el Tren Transístmico, Carlos Beas Torres dueño de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI y uno de los asociados de Adelfo Regino en sus tiempos de “agitador social”, dice que las supuestas consultas a los pueblos nativos son “pura simulación” que en nada se acerca a un ejercicio democrático. 

El titular del INPI, la quincena pasada organizó una serie de asambleas comunitarias supuestamente para consultar la reforma constitucional sobre derechos de los pueblos indígenas y afromexicanos. Como lugares sede Adelfo Regino escogió trece comunidades sin conflictos donde “solo escucharon y alzaron la mano”. Protestaron principalmente comunidades del Istmo que insisten en que no van a legitimar “despojos en perjuicio de los pueblos indios”.

Acusan que Adelfo Regino ha cambiado de chaqueta. Antes se decía “luchador social”, hoy es un instrumento para legitimar mega proyectos como el Tren Transístmico sin escuchar a los nativos.  

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com