Futuro, ahora | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Politikón

Futuro, ahora

 


Hace una semana escribí que la elección del 6 de junio nos dejó grandes lecciones y que nos obligaba a todas y todos, sociedad y políticos, a reflexionar y aprender la lección. Hoy quiero hablar específicamente sobre mi partido y #VaXOaxaca.
Por primera vez en la política mexicana, los tres partidos históricos de México nos unimos por una gran causa: defender a nuestro país. Dejamos a un lado nuestras diferencias, que sin duda las hay pues cada partido tiene su identidad e ideología, para centrarnos en nuestras coincidencias, que se resumen en el amor que los militantes de estos tres institutos políticos tenemos por nuestra tierra.
Teníamos dos opciones: competir divididos y quedarnos cruzados de brazos viendo cómo el Régimen y sus partidos comparsa consolidaban el camino para destruir nuestra incipiente democracia, o unirnos motivados por generar equilibrios y contrapesos que permitan seguir luchando por las libertades y los derechos de las y los mexicanos. Y optamos por la segunda opción, pues en un año tan determinante en el rumbo de nuestro país, solo podíamos estar del lado correcto de la historia.
A nivel nacional cumplimos nuestro principal objetivo: arrebatar la mayoría calificada al oficialismo -con la cual han violado sin reparo nuestro orden constitucional- pues como expliqué el domingo pasado, a diferencia de 2018, en la LXV Legislatura Morena no podrá construir ni con sus partidos aliados una mayoría de las dos terceras partes de la Cámara de Diputados federal que le permita militarizar por completo al país, desaparecer al INE y consolidar el monopolio energético del Estado en detrimento del medio ambiente.
Por supuesto que no podemos hablar de triunfalismos, pues la coalición del Régimen logró ganar la mayoría de los distritos del país, y para mejorar hay que reconocer en dónde estamos parados. Pero tampoco pueden hablar de una oposición muerta, cuando al sumar los votos del PAN y del PRI a nivel federal, que ambos rondaron por el 18% de la votación total, logramos más votos que Morena en solitario.
El caso de Oaxaca es similar. A pesar de que ya saben quiénes ganaron los distritos federales y la mayoría de los locales, recuperamos terreno al ganar 6 distritos locales, cuando en 2018 solo logramos 1, y al aumentar nuestra votación federal. Además, mi partido, el Revolucionario Institucional, consolidó su liderazgo en la alianza Va por Oaxaca, pues en 24 de los 25 distritos locales y 10 de los 10 federales, el PRI encabezó la votación de la coalición por amplios márgenes, lo que lo convierte en el líder indiscutible de la alianza con el PAN y el PRD, en todo el estado.
Oaxaca Capital merece mención aparte. Si bien la ciudad eligió a quienes la han incendiado, en #VaXOaxaca obtuvimos una votación histórica liderada nuevamente por el PRI, pues de los más de 40,000 votos en nuestra ciudad capital, 30,000 fueron por el Partido Revolucionario Institucional.
En los dos distritos locales con cabecera en Oaxaca de Juárez también encabezamos la votación de la coalición con amplios márgenes, obteniendo en conjunto en ambos más de 27,000 votos, de los cuales 15,000 correspondieron al distrito de #OaxacaNorte -mi distrito y por el que habré de trabajar de ahora en adelante-, en donde nuestra alianza consiguió un total 22,000 votos. En el distrito 8 federal sucede lo mismo, pues solo el PRI obtuvo más de 35,000 votos.
Los momentos adversos no son para abandonar un barco ni mucho menos para dividirlo, por el contrario, nos obligan a unirnos para redoblar esfuerzos y poder terminar de recuperar el país y la ciudad y mantener el estado. Tenemos que cambiar la política de aspiraciones vacías y huesos, a una de convicciones, sin importar lo difícil que pueda parecer el camino, pues es el correcto. Y vale la pena.
Sé que somos más los que estamos en contra de un Régimen autoritario y populista sometido a una sola persona, y ya encontramos el camino y la estrategia para recuperar el país: unirnos, pues como expresé durante toda la campaña, los tiempos que vive México no permite grises pues solamente hay dos lados: aquellos que forman parte, desde lo municipal, lo local y lo federal, del autoritarismo y la destrucción de ya saben quiénes, o quienes nos unimos para detenerlos y poder seguir teniendo libertades y democracia por las cuales luchar.
En lo que a mí me corresponde, seguiré aportando lo que pueda a la defensa de México. Parte de cumplir un sueño es el camino hacia él, y quien se traiciona a sí mismo para llegar a un cargo en el fondo no habrá logrado su objetivo. Yo tengo convicciones, y tricolor soy y seré, sin importar lo sinuoso del camino.
Nací y crecí en Oaxaca, y aquí estaré siempre para servir a la tierra que nos lo ha dado todo, mi más grande orgullo. El futuro es ahora. Para arriba, y para adelante.

Licenciado en Derecho por la IBERO Ciudad de México y Maestrando en Administración Pública por la Anáhuac Oaxaca.

Facebook, Twitter & Instagram: @AndresAlSil