¿Dónde empieza la violencia? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Pegatinas Reivindicativas

¿Dónde empieza la violencia?

 


México se encuentra inmerso en una crisis de seguridad sin precedentes. Los altos índices de violencia criminal no son un problema que se haya generado en este sexenio. Desde la declaración frontal de la “guerra contra el narcotráfico” en la administración de Felipe Calderón -precedida de 40 años de fallida guerra contra las drogas (https://bit.ly/3vLEPVu)-, la violencia en el país no ha hecho sino aumentar (https://bit.ly/3gJCULw).
En mayo de 2018, el entonces aún candidato Andrés Manuel López Obrador prometía: “[c]ambiar la estrategia de combate a la inseguridad y la violencia. No ha funcionado la actual estrategia, hay un saldo tan triste y doloroso que ha significado asesinatos, desaparecidos y 70 homicidios diarios en el país” (https://bit.ly/3gEXCxm). Una vez en el cargo, en abril de 2019, el presidente López Obrador prometió que en seis meses mejoraría las condiciones de seguridad en el país mediante el reparto de programas sociales, el despliegue de la Guardia Nacional y la extinción de la corrupción en los gobiernos (https://bit.ly/35CkLdi).
Sin embargo, nos encontramos a mediados de 2021 y la crisis de seguridad no ha mejorado (https://bit.ly/2Sc8mtF). La apuesta presidencial ha consistido expandir la militarización del país (https://bit.ly/3xsEY0Y) y dejar atrás la simulación de sus antecesores y formalizar a nivel constitucional la entrega de las funciones de seguridad civil a las Fuerzas armadas y la Marina (https://bit.ly/3zEHkM7).
Como ya lo señala el periodista Arturo Ángel en su columna en The New York Times, la propuesta del presidente no solo resulta una apuesta errónea y peligrosa, al aferrarse a una estrategia de seguridad que ha aumentado la violencia en el país (https://nyti.ms/3wThiDr), sino que continúa la tendencia de desarrollar políticas públicas reactivas a la violencia sin generar mecanismos para entender y atender sus causas.
La Dra. Sandra Ley, politóloga y especialista en materia de violencia y seguridad, señala que los factores que propician la violencia y la presencia del crimen en nuestras comunidades van más allá de la presencia de policías o del ejército (https://bit.ly/3zH8nH0) y que actualmente se carece de información generada a nivel gubernamental que nos ayude a diseñar estrategias que atiendan sus causas de manera eficiente, siendo suplida esta carencia a través de los datos que se están recabando a través de la labor de la academia y las y los periodistas de investigación (https://spoti.fi/3vK5zoZ).
Contamos con evidencia más que suficiente para saber que esta crisis no será superada mediante el uso masivo de la fuerza armada. Ir a las causas y origen de las diversas violencias que nos atraviesan para diseñar estrategias diferenciadas adaptadas a los contextos debe ser el nuevo norte de las políticas de seguridad.

@GalateaSwanson