¿Reformas constitucionales? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Columna sin nombre

¿Reformas constitucionales?

 


Las propuestas presidenciales para reformar la Constitución, anunciadas en las mañaneras, señalan con claridad, el camino que desea recorrer el presidente López Obrador en sus tres años y pico de meses que le faltan para su jubilación, como él mismo llama a la terminación de su mandato.
Una de ellas, incorporar la Guardia Civil a la Secretaría de la Defensa Nacional, a mi juicio es un error, simplemente porque nos dejaría sin Policía Federal Preventiva. Hay que recordar que inicialmente la Guardia Nacional se creó con la intención de que tuviera un mando civil, pero AMLO se impuso y designó un militar al mando, con la promesa de que en tres años el mando estaría a cargo de un civil. Solo hay que decir que civil es lo contario a un militar, o en otras palabras amigo lector, usted y yo somos civiles, y los miembros de nuestro gloriado ejército son, precisamente, militares.
También la policía debe existir para la prevención y persecución de los delitos, ya sean federales o del orden común de tal manera que, al capturar a un posible delincuente, debe ser puesto a disposición de la autoridad competente, un agente del Ministerio Público o un juez.
El Ejército existe para salvaguardar, no la seguridad interna y la prevención de los delitos, sino para guardar nuestro territorio “por si un extraño enemigo intentara profanar nuestro suelo”, que para eso está capacitado.
Como ejemplo tres ejemplos: la Gendarmería Francesa, la Guardia Civil Española, y la Guarda Civil de USA, cuyos mandos y elementos no pertenecen a sus respectivos ejércitos nacionales.
Por otro lado, el anuncio de limitar o desaparecer los diputados y senadores plurinominales, es un acierto, ya que por ejemplo doscientos pluris en la Cámara Baja cuestan al erario cientos de miles de pesos anuales, sin un eficiente actuar de la cámara que cuenta con 500 diputados y es, quizá, la más numerosa del mundo.
Posiblemente diez senadores y diez diputados pluris serían suficientes para que los partidos coloquen a sus más talentosos miembros, sin enviarlos a la aventura de una elección.
Por último. La posibilidad de Reformas al INE, me parece muy riesgoso, ya que, al momento, este instituto va camino de lo más cercano a la eficiencia total.

Yo también soy Pueblo.
Por allí nos encontraremos.