Blasfemias educativas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

Blasfemias educativas

 


Existen algunos sitios comunes en los que todo mundo está de acuerdo pero que, en algunos casos, llegan a estar vacíos o son muy ambiguos. Tal vez, uno de ellos es el de La Educación. En efecto, más allá del trillado discurso de los políticos, o el esclerótico discurso aburrido de los padres, y desde luego, el cascado regaño del profesor. Parece que todo mundo está de acuerdo que la educación es el futuro de la nación, el vehículo para tener una vida mejor o el medio para ser alguien en la vida. Lo cierto es que la educación, como hoy la conocemos, tiene muy poco tiempo en el país. Apenas empezó en 1921, pero cuando alcanzó un carácter nacional, acaso sería en el sexenio de Miguel Alemán. Cómo es que se podía vivir sin ir a la escuela durante tantos siglos. 

El sistema educativo occidental surgió cuando inicia la Revolución Industrial y se requirió mano de obra con un mínimo de instrucción académica. Durante siglos, los niños y jóvenes, se instruían en las labores de la familia en la granja o en el taller. La trasmisión de valores y principios de vida los daba la cultura popular. Y déjeme decirle que en cuanto a valores y principios no eran malos. Las personas respetaban las normas, tradiciones y costumbres, que dan una forma de vida estable dentro de la comunidad. Para el caso de México, en la Colonia y aún en el primer siglo de la neocolonia (1810-1910), esta cultura popular abrevaba de manera muy fuerte en la milenaria cultura de la Civilización Madre. Todavía en Oaxaca, en pleno siglo XXI, en algunas comunidades en donde por fortuna no ha llegado con la violencia y furia acostumbrada la Modernidad y el progreso, todavía se puede apreciar esa cultura tradicional oaxaqueña, pletórica de valores y principios de vida.

Lo cierto es que la SEP, inició la destrucción y el desmantelamiento de las culturas tradicionales de las comunidades anahuacas (indígenas) y campesinas del país. Asociada a la noción del progreso y la modernidad, el modelo educativo tenía como objetivo crear el modelo humano del mexicano moderno. A partir de que los profesores llegaban a las comunidades a prohibir el uso de las lenguas maternas, a imponer la ideología del progreso y la modernidad, en donde los saberes comunitarios eran primitivos e inservibles, les enseñaban a los estudiantes a rechazar y desvalorar la vida en sus comunidades, y directa o subliminalmente, los invitaban a irse a las ciudades a progresar, porque nada de lo que había en las comunidades era bueno, valioso ni tenía futuro. Las Misiones Culturales trataban a la gente en las comunidades como los misioneros religiosos en la Colonia, solo que la nueva religión era el progreso, el dios el dinero y el paraíso el consumo. José Vasconcelos presumía que estaba enviando a las comunidades libros con los clásicos de la literatura, por supuesto de Europa. Los profesores desplazaron a las personas del conocimiento de las comunidades, su experiencia de vida, su sabiduría, el conocimiento de la comunidad y su historia, fueron desvalorizados porque no sabían leer y escribir y no cabían en la modernidad.

Realmente el sistema educativo es un fracaso por donde se quiera ver. Una educación para el trabajo en donde no hay trabajo. Egresan de las universidades sin saber hablar, leer y escribir bien, ya no se diga en otros conocimientos. No solo el Modelo Educativo es anacrónico, insuficiente e incapaz de formar personas con capacidades académicas, con conciencia críticas y actitudes innovadoras y emprendedoras. Se va a la escuela para ser empleado, más nada. Pero también, desde el jardín de niños hasta la secundaria, los docentes, en su mayoría, son burócratas frustrados, que están por la chamba, el cheque y la grilla, que por un alto espíritu de responsabilidad humanista. En el bachillerato y la universidad está peor la situación, los profesores son en general, profesionistas fracasados sin chamba que, como última opción se dedican a la docencia y descargan toda su frustración con los estudiantes.

Todo mundo habla de la educación como el factor del cambio y la mejora del país, pero, muy pocas personas se atreven a analizar públicamente los problemas y desafíos de la educación, porque se los comen vivos, los vividores de la educación. Ha quedado claro que, en Cuba, Corea del Sur y Singapur, han superado sus niveles de subdesarrollo con una excelente educación de calidad. Pero en México, la clase económica poderosa de ideología criolla, no le interesa ni el país y mucho menos los mexicanitos. Ellos, los racistas y clasistas, los ricos, los blancos de madre patria extranjera, crean sus propias escuelas para sus hijos. Y como están al servicio de gobiernos y mega empresas extranjeras, como señalaron Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski “E.U. no desea un Japón de vecino”, ellos cumplen al pie de la letra la orden recibida.

Por qué es tan importante que los niños regresen a clases presenciales. Es porque los padres no los aguantan en casa. Es porque no tienen quienes los cuiden. Es porque la economía se mueve con la educación. O es, porque la principal función de la educación es fungir como un troquel para producir esta clase de mexicanos subdesarrollados, inconscientes y explotables. Usted qué opina amable lector. Educayotl AC. Educar para el futuro con la sabiduría del pasado. www.toltecayotl.org