Congreso vs Cámara de Diputados | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Congreso vs Cámara de Diputados

 


“Hay golpes en la vida tan duros, yo lo sé”, dice uno de los poemas más tristes que conozco por la pérdida de un ser amado. Es en estos momentos cuando aparecen una serie de amigos y personas a las cuales les afecta el estado en que lo dejan a uno estos acontecimientos, no por naturales menos dolorosos. Las manifestaciones de solidaridad y dolor compartido fueron múltiples, como lo es mi agradecimiento.

Cada día faltan menos días para los comicios más grandes, más despiadados, y más sangrientos de la historia de México. Se enrarece el ambiente político en que se desenvuelve la vida del país. Las luchas de poder y por el poder se manifiestan en sus formas más sutiles y sofisticadas y también en las más despiadadas y violentas. Cada nuevo acontecimiento, cada muerte, cada golpe político nos hace pensar ¿en qué tipo de país vivimos?, ¿qué transformó a un Estado regido por una dicta-blanda que siempre sabia por quién votar y cómo votar, además de mantener por más de setenta años, a un partido único en el poder, en esta serie de eventos violentos, primitivos donde los puestos políticos se conquistan a sangre y fuego? ¿De dónde salieron diversas manifestaciones que quieren ser políticas pero que más bien parecen una ópera bufa, si no fuera por los asesinatos, los desfiguros y expresiones de lo que llaman una campaña política para atraer votantes, si no fueran trágicas, serian cómicas? Algunos precandidatos no tienen la menor idea de lo que es la política y lo mismo bailan una cumbia que se echan un pedo frente a las cámaras para atraer a sus posibles electores. Lo trágico es que hay quienes votan por ellos, lo cual nos da una idea del nivel del electorado que tenemos.

Las campañas electorales se han convertido en una chunga. Desde un padre amoroso, violador de mujeres, que anda dirigiendo, acompañando y llevando el peso de la campaña de su hija en Guerrero, hasta muertes, simulacros de entierros y amenazas a diversos candidatos acompañados de bailes, eventos de gimnasia y canciones. De seguir la violencia y la impunidad de los asaltos llegaremos pronto al centenar de muertos, eso sin contar las amenazas, secuestros, violaciones en los mítines. Nunca el INE tuvo tanto trabajo por el número de cambios que han metido los partidos a sus precandidatos. Abiertamente se habla de que el narco quita y pone gente, amenaza a los que no son de su simpatía y en algunos casos, como en Valle de Bravo, Estado de México, ha llegado a secuestrar a la candidata a presidencia municipal. Tal parece que nadie está seguro. Todos esperan el llamado de unos convidados de piedra que quieren mantener sus canonjías y que llevan como nombre genérico “narcos”.

Como número actual a todo color, el poder legislativo y el judicial del país se enfrentan al gobernador panista de Tamaulipas, que a los 20 años robaba armas y a los cuarenta roba dinero y compra inmuebles, juega como gobernador y se ha rebelado abiertamente contra la Federación. Juega las últimas partidas de ajedrez y de poder. Aunque la pelea la tiene perdida el desgobernador, altanero y prepotente, el último poder que tiene lo usa y tal parece que disfruta de las jugadas. Son verdaderamente sorprendente estas actitudes, que a otros políticos menos avezados ya los habrían sacado de la jugada, éste se mantiene, escondido, pero ahí está. Aunque la pelea está ganada por la federación, las últimas jugadas que se mueven no dejan de tener el encanto del profesionalismo de los contendientes. Sin duda alguna interesante el valor de uno de ellos, aunque es un pillo y esta derrotado, trata de mantenerse, Francisco García Cabeza de Vaca no tiene nada que perder, por eso se convierte en una grave amenaza para Tamaulipas.

Desde hace 110 años ningún estado y su congreso local se habían rebelado contra la Federación. Venustiano Carranza rechazó la presidencia de Victoriano Huerta porque ésta había sido producto de un asesinato y de un golpe de Estado. Se negó a reconocer a Victoriano Huerta y el Congreso de Coahuila lo autorizó para desconocer al gobierno espurio. A partir de ese momento se inicia el movimiento constitucionalista y la revolución mexicana. Ciento diez años después un estado norteño por otras razones, no acepta las decisiones de la Cámara de Diputados de quitarle el fuero a su gobernador y el congreso local le hace caso y mantiene el fuero de su gobernador. Se olvidan que el modelo federal tiene reglas claras en ese sentido y que García Cabeza de Vaca no es un gobernador digno por el cual pueda jugarse el destino del Estado. La fiscalía ha reunido las pruebas suficientes y el gobierno de Estados Unidos ha pedido su detención, así como de algunos de sus familiares, a través de un escrito mostrado a la prensa en la “mañanera” del viernes.

La pelota en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a quien el presidente le ha pedido al máximo tribunal del país, que resuelva “lo más pronto posible” el caso del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, acusado por la Fiscalía de delincuencia organizada. El mandatario ha exigido al Poder Judicial que “asuma su responsabilidad” y determine si el gobernador puede ser detenido.

La orden de detención contra García Cabeza de Vaca es inusual, en un país en el que los gobernadores en activo son intocables y no suelen enfrentar procesos penales.

Algo muy malo hizo este hombre, que ahora no solo está a punto de ser detenido, sino que con su actitud lesiona a su partido Acción Nacional en plenas elecciones y a su Estado que es uno de los más prósperos de la república.