Libertad de Prensa | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Libertad de Prensa

 


El 3 de mayo de 1993, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, siguiendo la recomendación de la Conferencia General de la UNESCO, proclamó esta fecha como “Día Mundial de la Libertad de Prensa”. La fecha se eligió para que coincidiera con el aniversario de la Declaración de Windhoek, en la cual los representantes de medios de comunicación africanos que participaban en un seminario organizado por la UNESCO en la capital de Namibia, elaboraron un documento donde se recogían los principios de la libertad de prensa. Según establece el artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos, la libertad de expresión es un derecho fundamental: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. 

Teniendo en cuenta ese derecho, el Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para recordar a los gobiernos que es necesario respetar la libertad de expresión y para concientizar sobre los problemas de la libertad de prensa y la ética profesional. Asimismo, sirve para celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa; evaluar la situación de la libertad de prensa en el mundo; defender los medios de comunicación de los atentados contra su independencia y rendir homenaje a los periodistas que han perdido las vidas en el cumplimiento de su deber. La citada celebración está a tono con lo que está pasando hoy mismo en el país, en donde todo apunta a que nos encaminamos a un periodismo de Estado, dados los constantes señalamientos, diatribas y denuestos a medios de comunicación y periodistas, por parte del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, enemigo declarado de la libertad de expresión.

La semana pasada, cuando se ventiló la posible sanción del Instituto Nacional Electoral (INE) al presidente de México, por no respetar la veda electoral y seguir utilizando sus conferencias “mañaneras” para publicitar los “logros” de su gobierno, lo cual favorece a su partido, el consejero jurídico de la Presidencias, Julio Scherer Ibarra, sin miramiento alguno y en una total falta de respeto a los periodistas espetó: “hay que taparles la boca a los reporteros”, para que -según él- no comprometan al mandatario. Es la forma burda y torpe, con la que se expresan de los medios de comunicación y sus representantes. 

Santa Cruz: Tradición viva

Hoy se celebra en todo el país y, particularmente en Oaxaca, el Día de la Santa Cruz. Decenas de comunidades que llevan ese nombre estarán de manteles largos, con celebraciones religiosas, de acuerdo a los protocolos sanitarios. Santa Cruz Mixtepec, Santa Cruz Xitla, Santa Cruz Itundujia, Santa Cruz Amilpas, etc. Las autoridades eclesiásticas han recomendado la suspensión de calendas, procesiones, bailes y jaripeos, por lo que, se presume, salvo algunos necios, la mayoría lo hará siguiendo las recomendaciones. Sin embargo, el festejo impacta también en un sector muy importante de la economía: la construcción. En todas las obras que haya, ya sean carreteras, construcción de caminos, casas-habitación, escuelas, etc., los albañiles pondrán en la parte más alta una cruz llena de flores o adornos, como una forma de gratitud y bendiciones para su trabajo, pero además como señal de festejo. Los patrones, contratistas o arquitectos degustarán después una rica barbacoa acompañada con cerveza o mezcal.

En años anteriores a la pandemia, estudiantes de ingeniería del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO) y arquitectura de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), solían organizar comparsas, las cuales recorrían las principales calles de la ciudad para llegar al Centro Histórico. Ataviados con diversos disfraces, estudiantes de ambos sexos festejaban este día, conocido también como el “día del albañil”. Sin embargo, dichas comparsas fueron derivando después en actos vandálicos, robos de camiones de cerveza y otras acciones fuera de la ley, dejando atrás el verdadero sentido de la celebración religiosa o conmemorativa. Los desfiles se fueron transformando en actos grotescos y borracheras; faltas a la moral pública y derroche de insultos a las autoridades.

Lo que vale la pena destacar es que Oaxaca sigue siendo una entidad con profundo arraigo tradicional. Desde muy temprano escucharemos los cohetes, las ruedas catarinas y el conocido sabor de fiesta. Y en las obras de construcción, a la hora de la comida, el sonido de la música, el huateque, el bailongo, aderezado con el olor de la comida y la bebida. Hay una larga historia de la celebración del “Día de la Santa Cruz”, pero sólo nos conformamos con destacar la forma en la que aquí festejamos esta fecha. Todo ello, además de los rituales religiosos a los que son tan proclives nuestras comunidades, tan arraigadas en sus usos y costumbres, que vienen de generación en generación.