FESTÍN DE TRIBUS | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

FESTÍN DE TRIBUS

 


El senador Salomón Jara, protagonista a más no poder, decidido a ser el centro de la fiesta, estuvo a punto de desvirtuar la visita en viernes de cuaresma de Mario Delgado dirigente de su partido, el Morena. Su prepotencia lo llevó a sentirse cimero, casi gobernador. Esto lo llevo al atrevimiento de llegar después del que, se supone, es su líder nacional y merecedor de reglas de urbanidad política.

Cuando todos los invitados de Mario Delgado y él mismo ocupaban sus lugares en la mesa de honor, la silla reservada a don Salomón, seguía vacía. Su sobrino Sesul a quien impuso como dirigente estatal Morenista (ah nepotismo), quería ocuparla, pero finalmente, llegó el senador. Otro que quiso lugar preferente, frente a Mario Delgado, fue Daniel Gutiérrez. Se sentó, pero de inmediato lo quitaron los responsables de la logística.

Cuando los acarreados aplaudían y coreaban, vino otro show. Activistas del PRD (es que son lo mismo decía uno que los conoce), golpeaban a dos porteros que recibieron órdenes de no dejarlos pasar. Profesionales en la violencia lograron entrar en tumulto, exigían hablar con Mario Delgado.

Momentos después se confirmó que, efectivamente, eran perredistas enviados por Toribio López Sánchez. Menuda sorpresa se llevó Mario Delgado cuando le informaron que esos violentos fueron enviados por el ex diputado del PRD Toribio atendiendo órdenes del mismo Salomón Jara. Aunque parezca increíble, este senador del Morena ya ofreció al perredista Toribio la candidatura para la presidencia municipal de Xoxocotlán. Quieren ir al famoso “chacaleo”. Es decir, vestir de Morenista a uno del PRD con la idea de que podrían ganar cómodamente con el trabajo que ha hecho el gobierno municipal del perredista Alejandro López Jarquín.

Aunque los alborotadores entraron, no pudieron llegar a la sala donde estaba el dirigente nacional del Morena quien ni los vio ni lo escuchó.

MISMAS PRÁCTICAS

Vale recordar que cuando López Obrador, fundador del Morena dijo que si el movimiento traicionaba sus ideales él se iría del partido. Viendo que los morenistas no cambian su violencia y agandalle, podemos decir que el destino histórico del Morena será el mismo del PRD. Terminará en un instrumento electoral que servirá solo para llevar al líder al poder y luego trenzarse en reyertas internas hasta su desaparición. El viernes pasado los vimos. Morena opera como una estructura caótica de reparto vulgar del poder.

SUS DESPRECIOS

Aparte de las trifulcas por las candidaturas vimos también el enorme desprecio de las cúpulas morenistas hacia los comunicadores.

Para entrar al evento les exigieron rigurosa identificación y cuando preguntaron a Mario Delgado sobre las consecuencias políticas que pagaría por destapar al impresentable Félix Salgado como candidato a gobernador de Guerrero, fueron abucheados.

Sus interrogantes fueron apagadas por el vocerío morenista: “buuuu, estamos en Oaxaca no en Guerrero” y así, el dirigente morenista evadió la pregunta.

¡Qué manera de obstaculizar la libertad de los periodistas! Más de media hora duró la supuesta “conferencia de Prensa” entre preguntas a modo y bastante lisonjeras.

ESTAR EN LA CORRUPCIÓN

Va de anécdota: Cuando en 2015 Adán Córdova Trujillo llegó a la Cámara de diputados para ser designado presidente del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción en el estado, un amigo suyo le dijo: “bien, para combatir la corrupción hay que estar inmiscuido”.

El lance resultó premonitorio. Hoy el tal Córdova Trujillo con una cauda de señalamientos de corrupción en el servicio público encuentra acomodo en el Senado de la República.

Lo designaron integrante de la Comisión de Selección del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Son cinco ciudadanos “honestos” expertos en asuntos fiscales y combate a la corrupción. Su cargo es honorífico con la misión de designar a los cinco miembros del Comité de Participación Ciudadana. Seguro terminarán auto promoviéndose.

Llama la atención que lo convoquen para una responsabilidad anticorrupción cuando él mismo está manchado de esa perversión.

En Oaxaca fue despedido como director de Auditoría de la ASE. Lo acusaron por aprobar revisiones contables a presidentes municipales a cambio de “mochada”. Llevado de la mano de su socio el diputado Irineo Molina Espinoza, llegó a la presidencia del CPC del Sistema Anticorrupción de la 63 Legislatura de Oaxaca. El Frente Único de Ahorradores Defraudados denunció al mismo Córdova de pedir hasta 20 por ciento de “moche” de lo recuperado. Ahora su protector Irineo Molina lo lleva al Senado.

Bien dicen que cuando se agrupan personas sin principios ni valores políticos, terminan operando como malhechores y corruptos. Esta ha sido la historia de la asociación política de muchos como Irineo y su protegido.