Nuestros vecinos La vacuna free | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Nuestros vecinos La vacuna free

 


Decisión inteligente del presidente de México Andrés Manuel López Obrador de autorizar a los gobiernos estatales y a las empresas particulares la compra y aplicación de la vacuna contra el Covid19. La tarea de vacunar a un país de 120 millones de habitantes es gigantesca y por la dispersión de la población y la falta de recursos se antoja imposible. La idea de que solo el gobierno federal lo hiciera, ante cualquier eventualidad o retraso iba a crear, sin duda, un clima de animadversión contra el gobierno federal. Con esta decisión no se podrá acusar al Ejecutivo Federal de poner limitaciones, ni trabas al proceso de vacunación. Lamentablemente no es solo el permiso o la autorización uno de los problemas del proceso de vacunación, no hay vacunas de venta al público, toda la producción mundial está destinada a los gobiernos nacionales que desde hace meses han entrado en negociaciones con las farmacéuticas, y a pesar de eso tienen problemas de abastecimiento como ocurre en la Comunidad Económica Europea a la cual le han reducido su dotación. Buena decisión política la del presidente de compartir la responsabilidad, les quito a sus adversarios un punto central de ataque y ahora, a ver cómo le hacen los gobernadores para cumplir con sus bravuconadas.

 

Adiós Trump

 

Hacía mucho tiempo que la salida de un presidente de los Estados Unidos no causaba tanto revuelo y polémicas como ocurrió con Donald Trump. Él ha puesto una buena dosis de actitudes y amenazas para crear el caos, grita a voz en cuello que va a regresar en 2024, que no lo olviden e insiste en no reconocer el triunfo de Joseph Biden. Su salida es la más polémica que se recuerde. Incluso la partida de Richard Nixon, que fue una renuncia obligada, estuvo más tranquila y sin tantas novedades.  Ahora con la pandemia como marco general en el país que más muertos ha tenido, la ceremonia del juramento como presidente de Biden, tuvo un tono dramático y sin alegría. Fue como la de un país que sufre un golpe de Estado y se encuentra en guerra.  

La democracia norteamericana ha quedado dañada, todos los movimientos que realizó Trump para cambiar el sentido de las elecciones nos muestran la potencialidad que tiene una élite y algunos actores: gobernadores funcionarios electorales y el congreso, para cambiar el resultado de las elecciones y disminuir el valor del voto individual. La democracia americana es una democracia de élite, la manejan finalmente unos cuantos que son los que finalmente deciden qué orientación quieren darle a su democracia, en la cual no gana el que tiene la mayoría de los votos populares. Trump conocedor del modelito de elección pensó hasta el último momento que podía darle la vuelta a la tuerca y resultar triunfador. Eso se da porque al haber dos partidos las elecciones salen muy parejas en el número de simpatizantes de uno u otro candidato. Es posible que hagan falta más partidos que representen la pluralidad de esa nación integrada por migrantes. Dos partidos crean una democracia limitada, finalmente una democracia oligárquica en la cual solo pueden acceder a los puestos directivos de gobierno las familias más ricas del país. Hay senadores que tienen toda su vida sentados en sus curules y forman parte de las familias más adineradas y antiguas de sus regiones.  

Ningún modelo democrático es perfecto, a los mexicanos nos cuesta carísimo el sistema que aplicamos. Se construyó en una etapa en que se trataba de satisfacer todas las peticiones de los partidos de oposición y el partido en el poder trataba de justifica el triunfo que se había “agandallado”, de manera que se creó una institución muy cara, llena de candados, llena de desconfianza. La credencial de elector mexicana es uno de los documentos electorales más costosos que existen en el mundo.

 

Buenos Vecinos

 

Los enemigos confesables y abiertos del régimen que nos gobierna han estado insistiendo en diversas formas que habrá dificultades con la nueva administración americana. Los motivos son diversos, pero todos están centrados en la personalidad del presidente mexicano y su actitud para ver los cambios. Se inventan notas, se manipulan informaciones. ¿Que si saludamos al nuevo gobierno a tiempo, que si los felicitamos, que si no? ¿Qué si se termina el muro o se suspende su construcción? Todo es motivo de enredo y suspicacia. El apresamiento y posterior liberación del General Salvador Cienfuegos y el descubrimiento de las pifias cometidas por la DEA para tratar de armar un proceso a un connacional, exhibió a diversos comentaristas y hacedores de noticias mexicanos. Los enemigos de siempre defendían a la DEA, con una enjundia digna de mejores causas, ante la actitud de un gobierno, que por primera vez en la historia contemporánea antepone el interés y la dignidad nacional ante los Estados Unidos. Nunca desde Venustiano Carranza y Lázaro Cárdenas se había manifestado un presidente en defensa de un mexicano al cual querían levantarle cargos y fabricarlo como culpable de tener relaciones con narcotraficantes. 

Este es un hecho histórico. Exigir dignidad y respeto a México y a los compromisos contraído entre ambos países. No se trata de buscar pleitos, ni de ofender a nadie, se trata únicamente de que se respete a nuestro país y a nuestros connacionales y no permitir en este caso que se fabrique un culpable, ni se cometa una injusticia. El hecho debería de llenarnos de orgullo.  

Pero he aquí, que la gran jauría inventa todo tipo de trácalas, adjetivos y expresiones para condenar a un gobierno que por primera vez en mucho tiempo tiene dignidad y autoridad moral ante propios y extraños. Eso es lo que les duele. Después de hablar con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el jueves pasado Joseph Biden habló el viernes con el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, a quien ya conocía cuando vino a nuestro país como vicepresidente y con quien han intercambiado diversas ideas sobre cooperación y desarrollo. La conversación fue como tenía que ser, llena de parabienes y buenos deseos, coincidencias de puntos de vista sobre los principales problemas de los dos países, en un twitter el presidente Andrés Manuel López Obrador informó: “Conversamos con el presidente Biden, fue amable y respetuoso. Tratamos asuntos relacionados con la migración, el Covid-19 y la cooperación para el desarrollo y el bienestar. Todo indica que serán buenas las relaciones por el bien de nuestros pueblos y naciones”.

 

Fin