¡Sálvese quien pueda! | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

¡Sálvese quien pueda!

 


InText ADEQ

Ya vamos para el año desde que empezó esta letal pandemia, que lleva más de un millón de personas contagiadas y más de 100 mil defunciones por Covid-19. Cifras oficiales que emite el gobierno para maquillar o disfrazar las verdaderas cifras de su ineptitud e ineficacia, pues como siempre ellos tienen otros datos y otra óptica de esta “Plandemia”, quien mayor parte no solo se debe al la ineptitud gubernamental si no a la indiferencia e ignorancia del pueblo, que piensa que esto esto es un juego, una mentira y que no pasa nada, a pesar de los muertos que diariamente se entierran y así vemos que el pueblo en franca desobediencia marca los efectos de este virus. 

Sin duda alguna que el gobierno es el directo responsable de los resultados funestos de esta pandemia, pues no ha sabido contenerla y sólo ha enviado señales incorrectas a un pueblo que se traga todo lo que le dicen, menos las medidas sanitarias que debe de guardar para contenerla, pues según el gobierno “la Pandemia ya fue contenida” y las medidas han sido las correctas a pesar de las cifras en aumentos tanto de fallecidos como infectados. Pero lo más lamentable del caso es que el mismo pueblo desoye las medidas sanitarias elementales pues andan de fiesta en fiesta, celebraciones y eventos, aumentando los contagios alarmantemente y en breve lo veremos ante las celebraciones religiosas que se aproximan y las celebraciones de fin de año.

Oaxaca, sortea un temporal brutal tanto sanitario, económico, social y político, ante  la necedad e ignorancia de un gobierno indolente y un pueblo que presagia un fin de año negro y funesto;  Pues tendremos que lamentar buscando culpar a otros de nuestra propia ignorancia y terquedad y que nunca jamás podremos olvidar, pues este virus galopa a gran velocidad ante la mirada complaciente del gobierno y de nosotros mismos. ¡Sálvese quien pueda!