Presidente habemus
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Presidente habemus

 


Hemos vivido tanto tiempo en un estado de chueco y de arreglos políticos sucios que cuando se hacen las cosas de acuerdo con el derecho y se transparentan no podemos digerirlas. Comento esto, por la diversidad de opiniones sobre el regreso inesperado del General Cienfuegos y el desistimiento que hizo el poder judicial de los Estados Unidos de las acusaciones por las que fue detenido al desembarcar en Los Ángeles California. Los comentarios rebasan la fantasía y entran en el terreno de las conjeturas   

Los hechos son conocidos. El ex secretario de la Defensa Nacional del gobierno de México, Salvador Cienfuegos, es detenido al descender el 14 de octubre en el aeropuerto de Los Ángeles California, lo trasladan a Nueva York donde tiene tres audiencias ante la Juez Carol Bagley, quien le hace una serie de imputaciones relacionadas con el narcotráfico. En las tres Cienfuegos se declaró inocente.   

Sorpresivamente y por primera vez en la historia de sus relaciones con nuestro país, los Estados Unidos, en un acto que no tiene precedentes, ante una petición formal del gobierno mexicano, se retiran las acusaciones, y solicitan a la juez Carol Bagley que se desista de las acciones y deje en libertad al detenido. La juez sabía de dónde venía la orden y se desistió de las acusaciones, manifestando que tiene la seguridad de que en México se realizará una investigación con los más altos estándares de efectividad y honestidad. Dejó en libertad al detenido en una sesión que no duró más de 20 minutos. 

El proceso de reintegración y sus causas han sido hechos públicos por los dos gobiernos. México explicando las gestiones hechas y reclamando la violación a los principios de cooperación que animan a las dos naciones, los Estados Unidos aduciendo principalmente el interés que representa las relaciones con México. Era evidente que no iban aceptar las violaciones que cometieron a los acuerdos de cooperación de 1992 en el cual se firmó que todas las investigaciones deben ser compartidas y que hay que respetar la soberanía mutua.    

Las razones de los Estados Unidos se explican con claridad sus expresiones son demoledoras: “importantes consideraciones de política exterior que rebasan el interés de seguir el proceso contra el acusado” “el gobierno de los Estados Unidos valora más las relaciones de cooperación con México que perseguir a un indiciado”. Por primera vez aceptan la importancia que tiene nuestro país para ellos.   

Eso no quiere decir que Cienfuegos ha quedado totalmente libre. Al llegar a suelo mexicanos se le indicó que estaba sujeto a una investigación que llevará a cabo la Fiscalía Mexicana. Cienfuegos se dio por enterado y manifestó su disposición de atender los requerimientos propios de la investigación, dio su domicilio y sus teléfonos donde podían localizarlo.   

Dentro de las explicaciones que se han dado en nuestro país el presidente expresó que en México se repondrá el procedimiento y que no se le levantarán cargos falsos y no se castigará a un inocente, tampoco habrá inmunidad para nadie. Todos esperamos una investigación ética.   

En nuestro país se trazó una estrategia para plantear el reclamo a los EU, en ella intervinieron secretarios, embajadores, Marcelo Ebrard, de Relaciones Exteriores que llevaría el peso de la negociación; el secretario Luis Crescencio Sandoval, de la Defensa Nacional; Alejandro Gertz Manero, de la Fiscalía de nuestro país. Todo parece indicar que independientemente de que el exsecretario Cienfuegos sea culpable o no, la forma como lo detuvieron y la ausencia de consultas constituyeron un insulto a las instituciones nacionales y una violación a la soberanía. Al reclamar México ganó el respeto y el reconocimiento de los funcionarios americanos.  

Independientemente del triunfo político y diplomático que significa este acontecimiento, los Estados Unidos van a mantener un marcaje cercano al destino de Salvador Cienfuegos y la actitud de las instituciones de justicia mexicana principalmente la fiscalía. Por ello, no debe de extrañarnos que ya se están publicando notas de prensa y seguramente habrá una serie de filtraciones durante las investigaciones del General Cienfuegos. Curándose en salud, Marcelo Ebrard, y el presidente expresaron en la mañanera del viernes que para México no existe el escenario de la impunidad. No cabe duda, vivimos en otro país que siempre habíamos soñadoggpereyra@hotmail.com