Democracia en decadencia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

Democracia en decadencia

 


InText ADEQ

Hoy un  ejemplo claro de corrupción, manipulación y demagogia son los partidos políticos, que crecen y se plantan como hongos en la tierra, pues crecen a capricho del dictador en turno dirigiendo la gran orquesta que mantiene absortos al pueblo en una sinfonía de demagogia y así adormilados, nacen, crecen y se desarrollan y claro mueren, sin haber contribuido en algo productivo a su país. Pero eso sí en acabarse hasta el último centavo del botín asignado, con la gran opacidad que los identifica y sin rendición de cuentas.

El abuso del poder a veces irrita y ciega a los votantes pensantes que se revelan y crecen en el descontento, hoy diversificado en los partidos políticos que se disputan el poder y sobretodo con miras en el presupuesto, ya hasta los líderes cristianos entran en la rebatinga. Pues la partidocracia ha demostrado que es el único camino para engañar al pueblo y hacerles creer que su voto vale, sea del color que sea… y no se hable de los militantes que son rebaños de ovejas llevados por sus falsos redentores al abismo de la demagogia, quienes  realizan pactos, alianzas y componendas desde los altos mandos para posicionar a los cuates, compadres, familiares, etc., en candidaturas para poder servirse aún más, pues es la voluntad del poder en turno de controlar, imponer, quitar, o hacer lo que se le dé la gana de acuerdo a sus propios intereses. La manipulación, la confrontación y la traición será el escudo de esta contienda electoral, ante una democracia en decadencia.

En fin, cada elección aflora la naturaleza humana en todo su esplendor y por desgracia el grueso popular no se da cuenta de la terrible manipulación de que son objeto y son llevados al matadero en aras de una supuesta democracia, tan deficiente que nos hace tragarnos todas las mentiras posibles que nos llevan a convertir a los enanos en gigantes y viceversa, hasta llevar a los dictadores al poder. No hay que olvidar que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen.