Engañoso alcalde
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Engañoso alcalde

 


Por sus antecedentes como colaborador del gran saqueador Gabino Cue al dejar en quiebra el sistema de telebachilleratos donde fue director, nadie podía esperar algo mejor de Oswaldo García Jarquín como político. Sin embargo, sus valedores Diódoro Carrasco y el propio Gabino lo acercaron a AMLO, llegó a la alcaldía ¿para qué? Ha hecho de la Verde Antequera un fiasco: saqueada, insegura, intransitable desbordada de baches, oscura y sucia, muy sucia, como la conciencia del alcalde. La exacta escuela de Gabino Cue, 

¿Qué debe la bella Oaxaca a esta caterva de políticos perversos que, después de saquear el presupuesto público como lo hicieron en el gobierno “del cambio” nos heredan a este alcalde depredador? 

Lamentable que nosotros mismos tengamos alguna responsabilidad. El derecho que ejercemos cada tres años para elegir presidente municipal de nada sirvió. Se equivocaron los que votaron por Oswaldo García atraídos por el espejismo de un gobierno “diferente”; erraron porque el que eligieron hace y deshace a su libre albedrío con la seguridad de que los votantes son imbéciles, incapaces de alzar la voz.  

Entre los tumbos de la corrupción y falta de obras que le está destapando EL MEJOR DIARIO DE OAXACA al exhibir el desastre del gobierno municipal, ha llegado al grado de insultar a los funcionarios de su círculo cercano. Casi enloquecido les exige que le sean “fieles ciegamente”. Su furia se debe a que filtraron un video donde externa su desconfianza hacia los que “no apoyan las acciones del Ayuntamiento y en las redes sociales solo circulan lo negativo”.  

Por la filtración del video, a los directores y subdirectores de su gabinete, los llama “ingratos y envidiosos” por lo que “tendré más cuidado en el futuro porque si así me va con los amigos imagínense como me va con los enemigos”.  

Denostar públicamente a sus cercanos colaboradores en el Ayuntamiento citadino ha provocado numerosos comentarios en las redes sociales. Algunos se ríen de los arrebatos del edil. Quiso lucirse emulando al presidente AMLO en la exigencia de “lealtad a ciegas” de sus empleados, quiso lucirse diciendo impoluto gobernante, pero se ha quedado en farsante, experto en constantes mentiras y personalidad colérica producto de su gusto etílico. Hace crecer la fraudulenta esperanza que dejó sentir a la sociedad al ser catapultado en las urnas por el efecto López Obrador. Les miente al decir que sus impuestos traerán beneficios para la sociedad cuando él mismo se vuelve contribuyente de la corrupción.  

EXTRAVIADO 

Los abusos y los hierros del presidente municipal Oswaldo García, pero principalmente su irresponsabilidad de estar casi siempre ausente, le han hecho perder el respeto de la mayoría de los concejales. Me dicen que hasta los que eran sus incondicionales como la regidora Fernanda Mau, lo fustigan. 

Sus extravíos se hicieron notorios desde su primer año como edil. Luego de haber tomado posesión empezó la debacle. Costos muy altos pagó por la improvisación y la inexperiencia de su grupo cercano de colaboradores. Tan cándidos e ignaros como el edil García llegaron al extremo de no pagar el primer año tres quincenas al personal de confianza. A los mismos regidores, les adeudaban dos quincenas. 

En octubre del año pasado, se hicieron más evidentes los desatinos de Oswaldo con su administración errática y estéril. La primera marca de corrupto se la ganó ante la sospechosa evasiva a la rendición de cuentas. En la página del Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE), el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez aparece, hasta hoy día, con el deshonroso sello de “municipio incumplido”. Hace dos meses el OSFE lo seguía manteniendo como Ayuntamiento incumplido en la rendición de cuentas. 

La norma ordena que cada presidente municipal, con su tesorero o tesorera y su comisión de Hacienda, deben rendir cuentas cada tres meses a través del “Informe de Avance de Gestión Financiera y Estados Financieros”. Como don Oswaldo se siente protegido por el presidente AMLO se pasa por el arco del triunfo este mandamiento que sirve para “cuidarle las manos” a los presidentes municipales rateros. 

Ha sido requerido varias veces pero su valemadrismo es tal que ya acumula dos años y se niega a rendir cuentas con apego a la normatividad. Esto significa que el edil de marras, además de conducta sospechosa en el manejo de las arcas municipales, burla los principios de “no mentir, no robar, no engañar”.

A esto hay que agregar sus intenciones de fraccionar el Cerro del Crestón y vender terrenos municipales en Xochimilco. 

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com