Elegía a Benito Juárez "Benemérito de las Américas"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Lecciones Constitucionales

Elegía a Benito Juárez “Benemérito de las Américas”

 


En la historia convulsa de nuestra patria, un reformador, ha sido el único símbolo o de igualdad, de libertad y fraternidad, un indígena capaz de defender la patria ante la invasión francesa, ante los apátridas. Es Juárez el Benemérito de las Américas.

Hablar de Juárez, es hablar de un hombre hecho de la eterna primavera, de naturaleza regia y solemne, de un hombre hecho del equinoccio primaveral y el vuelo de las águilas frente a las tormentas. Ya en 1806, Benito Pablo Juárez García, fincó su alma en el corazón de la tierra oaxaqueña, el niño que pasa a leer en latín y en español con el padre Salanueva, el joven que lee las “Vidas Paralelas” de Plutarco y conoce las hazañas de Julio Cesar y Alejandro Magno.

Este Joven superándose ante el lenguaje zapoteco, dominando el español y desarrollando el francés y el inglés, se hace hombre y ante sí desarrolla su destino con amor a una patria que fue insurgente, que necesitaba redimirse liberal y sacudirse las utopías creadas por los conservadores. Hacia 1818, convertido en Secretario de Gobierno del General Antonio de León, Héroe de Huajuapam, al cual por Decreto dicho lugar lleva su nombre, contrae matrimonio religioso con Margarita Maza, desarrolla su actividad desde esta época de intervenciones norteamericanas que culminan con nuestro perdido territorio mexicano, vendido por Antonio López de Santa Anna.

Juárez, defendió la patria ante Maximiliano de Hamsburgo, fue defensor de las ideas liberales, del laicismo, lejos de la doctrina religiosa que había dominado a la raza vencida de los Aztecas frente a los invasores españoles. Los grandes ideales de Juárez, se han demostrado en el renacer de la libertad y la justicia para nuestro pueblo, en la defensa de la patria frente a los nuevos invasores de la Francia de Napoleón Tercero, frente a la gran conmoción internacional Juárez defiende la patria mancillada por la Invasión extranjera y da consuelo a una patria poniéndole su rostro de indígena indomable.

Solamente el Juicio de la Historia, declarará finalmente a Juárez el Coloso de la Humanidad, un Coloso frente a la Intervención Francesa y un gran estadista frente al Segundo Imperio. La gratitud de nuestra patria al Gobierno de Colombia quien le hizo un reconocimiento a Juárez, llamándolo “Benemérito de la Américas” (título que se le otorga por su incansable lucha por las libertades del pueblo y la patria, además de por su implacable defensa a la libertad). Por lo que el 1 de mayo de 1865,

El Congreso Colombiano le tributa, en nombre del Pueblo de Colombia, este homenaje por su constancia en defender la libertad e independencia de México, representa para las Américas la grandeza de un indígena frente a las coronas e imperios del mundo. 

Los senadores del estado de Cauca, Colombia y Alejo Morales a través de una interesante carta dirigida al Senado y la Cámara de Representantes de Colombia en la que en uno de sus párrafos señala refiriéndose a Juárez. “Bien de América o Benemérito de las Américas son poderosas razones por las que México tiene una enorme gratitud con Colombia y la República Dominicana.

Un Autor, José López Bermúdez, en la teoría de los fundadores de México nos menciona: “Cuauhtémoc es el gesto, de hidalgo la fe, de Morelos es la acción y Juárez la conciencia de la patria. “Don Benito Juárez, representa el alma humilde y eterna de la historia, Juárez representa a México, Juárez representa nuestro pueblo, Juárez representa la igualdad, la libertad y la fraternidad de nuestra raza.

Luchador incansable, fiel a sus principios, fiel representante de las razas indígenas de América, demostró un gesto inquebrantable en su vida en el que todos somos iguales ante Dios, ante la patria, ante nuestra historia. Su obra está cargada de derrotas y de victorias, sus leyes de Reforma junto a Ocampo, Jesús González Ortega, Guillermo Prieto, Francisco Zarco, Ignacio Ramírez, y los liberales, hacen de sus epístolas, poemas de bienvenida a una patria que nacía en libertades civiles.

El Congreso de Colombia nombra a Benito Pablo Juárez García, Benemérito de las Américas, y no es un nombramiento, sino el concepto de esta igualdad, la que nos hace ser hermanos, hermanos de raza, hermanos de costumbres, hermanos de tradiciones, y ello no impide que tengamos pensamientos diferentes, como en su momento los tuvo Juárez con sus fraternos. Juárez práctico la fraternidad y su humanismo, sus ideales retiemblen frente a los reyes de la tierra y los nuevos emperadores:

Frente a los Conservadores de su tiempo y los de hoy, Juárez fue una de aquellas almas complejas y ricamente dotadas de la más alta humanidad, y también él más popularmente glorioso de los mexicanos porque él, más que ningún otro, sintió y reflejó el suplicio moral de la Patria; porque él, más que ningún otro, creyó en la patria; porque él más que ningún otro, adivinó el porvenir de paz y de trabajo de la patria. Juárez, representa los grandes ideales que no se han vuelto a alcanzar, nos dio un nombre: México, nos procuró la gloria frente a los invasores extranjeros, nos dio una patria soñada por los insurgentes.

Juárez: Tus ideales siembran estrellas en los firmamentos de las patrias libres, tu ejemplo y tu grandeza se compara con quienes forjaron las patrias a sangre y fuego, a caballo y espada, tus leyes son fiel cumplimiento de la Constitución. Toda la niñez mexicana y la juventud de nuestro tiempo, a decir de Justo Sierra en su obra “Juárez su obra y su tiempo”, debe adorar la palabra patria heredada por Juárez, debe sacrificarse nuevamente en el martirio, debe respetar el valor de los héroes y la inteligencia de los sabios que nos han dado una patria digna, independiente, generosa y agradecida con sus hijos. Finalmente, se resume, es moralmente imposible que en México la reacción triunfe.

*maestro_en_derecho@yahoo.com


 

Relacionadas: