Represión | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

El Crematorio

Represión

 


Desde tiempos inmemoriales, quizás en el Porfiriato, la prensa resintió una feroz persecución que coartó totalmente el derecho a la libre expresión. Los periodistas ejercieron su profesión a salto de mata, desafiando la ira de un tirano de piel urticante que no soportaba la menor crítica o el más mínimo señalamiento.

Los panteones se llenaron de libres pensadores, críticos y opositores del sistema. Posteriormente, al caer el déspota dictador, la prensa libre tuvo un respiro y la política “del plomo”, se convirtió en plata y la corrupción pulverizó de forma criminal al periodismo independiente; que hoy, avergonzaría a los hermanos Flores Magón. Que la mayor parte de su vida, la padecieron encarcelados por sostener y mantener firmes sus ideales.

Hoy, lamentablemente, la historia se está repitiendo, la represión contra la prensa libre, crítica e independiente está sufriendo una feroz embestida oficial. En primer lugar, ahorcando su economía a través de la publicidad gubernamental, que por ley le corresponde a toda publicación que cumpla una función social, y, por otra parte, premia pródigamente a la prensa cómplice y aduladora que oculta la serie de errores y equivocaciones del vodevil político en que se ha convertido el quehacer público. También, aplauden las ocurrencias y payasadas, que en forma grotesca y vulgar, profiere el presidente de la República, montando circo cada mañanera, menoscabando la paz social y el orden público.

La agresión a la Revista NEXOS del escritor, historiador y periodista Héctor Aguilar Camín, es ya una declaración de guerra a los medios críticos, que se atreven a denunciar los excesos y errores presidenciales que cada día avergüenzan y empinan a México.

¡Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar!