Llamado de AMLO | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Llamado de AMLO

 


Los políticos más vistos de Morena que alcanzaron el poder gracias al efecto Peje, como Flavio Sosa, su hermano Horacio desde el Congreso, Salomón Jara y su tribu, así como los insaciables capos del cartel 22, se resisten   abandonar corrupción y viejos vicios.

En estas perversidades andan estos morenistas mientras el presidente AMLO lanza la voz de alerta. 

Trasciende que en una reunión privada con su gabinete, les dijo: tenemos que cuidar al gobierno de no caer en lo que sucedió con García Luna: no caer en lo que sucedió con Lozoya. “Lo único que podría afectarnos es que caigamos en casos de corrupción en el gobierno, esa sería una gran decepción, una traición al pueblo”. 

Al menos en Oaxaca, estos morenistas ya son traidores. Les digo porqué,

Apegados a la violencia y presión política no entienden que juegan con fuego. Con sus actitudes violentas, ilegales, están conduciendo a la ciudadanía hacia tres rutas: 

1.- Decepción por el incumplimiento de la 4T de ser diferente.

2.- Abstencionismo electoral.

3.- Al ver más de los mismo, la ciudadanía al no tener otra opción podría caer en el recrudecimiento de la anarquía. Tres caminos muy peligrosos. 

LO MISMO 

Vemos en este momento que la pedagogía del agandalle sigue siendo práctica común en la movilización de los estudiantes normalistas del Centro Regional (Creno) y la Escuela Biocultural (Enbio). Sus dirigentes y capos del magisterio, los empujan a las mismas formas de desgobierno. Ha quedado claro que lo que quieren los “profes” Juan Gutiérrez y Carlos Cruz, incitadores de la movilización, es desprestigiar más la enseñanza normalista. Lo que le interesa es la corrupción que significa vender matrículas al mejor postor. Saben que mediante aplicación de exámenes en línea pierden el gran negocio que significa inscribir al alumno que mejor les pague. Por eso exigen violentamente las inscripciones presenciales. 

TAMBIÉN SALOMÓN 

La manera en que opera Salomón Jara para sus fines políticos genera malicia. Aglutinar presidentes municipales, legisladores ávidos de mayor poder y políticos -hombres y mujeres- sin escrúpulos, habla de intereses inconfesables, no de proyectos políticos.

El director del INPI (Instituto de Pueblos Indígenas) Adelfo Regino Montes, quedó anclado en las tramposas politiquerías de provocar conflictos políticos para luego ser el “gran conciliador”. 

Todos los morenistas sobresalientes operan como verdaderos petardistas. 

INCENDIARIOS

Nadie tan impetuoso como los hermanitos Flavio Sosa Villavicencio y el diputado Horacio “mandamás” del (peor) Congreso local. Dos breves ejemplos de estos coléricos:

Horacio y su hermano Flavio Sosa Villavicencio incitan la violencia en el municipio de San Antonio de la Cal. Desde que en el sexenio del gran saqueador Gabino Cue, dieron a los diputados la facultad de designar administradores municipales ladrones, inició la negra suerte de este pueblo y unos 40 municipios más.  

Nombraron administrador municipal de San Antonio a Noe Lagunas Rivera quien se robó todo. Los lugareños calculan que desvió entre cien y 140 millones de pesos cada año. Como nunca hubo consecuencias, los dos sucesivos presidentes municipales siguieron en la misma actitud del robo.  

Hoy quieren hacer lo mismo. Anularon la elección que supuestamente ganó Alfonso Vázquez. Este promovió una controversia tramposa por lo que, finalmente, el Trife, lo echó del poder. En este embrollo político San Antonio de la Cal lleva más de un mes en la anarquía y sin servicios. El Secretario General de Gobierno, Anuar Mafud tiene la facultad de consensar la designación del presidente del Consejo Municipal, pero Horacio Sosa y su hermano el demonio de Tasmania, se oponen. Quieren como “caja chica” la tesorería de ese municipio.  Mueven grupos violentos para agitar. Alfonso Vázquez, aunque fue inhabilitado insiste en ser presidente del Consejo Municipal pero el pueblo lo rechaza. Contrató a grupos de porros que tiraron toneladas de basura sobre la carretera para generar violencia y cerraron válvulas del agua potable. 

Los hermanos Sosa, por su parte, han propuesto a tres de sus operadores, muy conocidos por su propensión de apoderarse de lo ajeno, pero el pueblo no los acepta para presidir el Consejo Municipal. No quieren que su pueblo siga siendo saqueado. 

La avidez de los Sosa Villavicencio es evidente. 

En San Raymundo Jalpan, de igual manera impusieron al presidente del Ayuntamiento. Además del millonario cobro de sus “servicios”, manejan como su títere al presidente municipal Olegario Benítez. Imponen funcionarios y contratan activistas de su organización Comuna como empleados de ese municipio. 

Al manejar a su antojo a Olegario han traficado con terrenos frente al edificio del Congreso, propiedad de San Raymundo. Primero ofrecieron lotes a los ingenuos que votaron por ellos y ahora se los quitan y especulan vendiéndoles nuevamente entre 200 y 300 mil pesos.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com