Emilio Lozoya, ex director de PEMEX | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Columna sin nombre

Emilio Lozoya, ex director de PEMEX

 


La distancia entre parejas atenta contra la preservación de la especie

El Mapache Guasón

 

Al momento de escribir estas líneas, según los medios masivos de comunicación, el señor Emilio Lozoya, ex Director de PEMEX,  indiciado en México de haber cometido delitos de “Asociación delictuosa, Lavado de dinero y Cohecho”, volaba ya en un avión de la FGR, a nuestro país, y se esperaba que llegara la madrugada del viernes diecisiete de julio de 2020 a la CDMX.

El señor Lozoya estaba preso en la ciudad de Madrid, España, con fines de extradición, a solicitud de autoridades mexicanas.

Hace algunos días acepto la extradición, suspendió la relación con su abogado y declaró que “haría importantes” declaraciones en cuanto a los delitos que he mencionado.

Como fue Director de PEMEX en la pasada administración de Enrique Peña Nieto, han especulado comentaristas y en general los medios, que podría implicar incluso a Peña Nieto y algunos funcionarios del pasado régimen, lo que desde luego no está confirmado.

El asunto ha despertado mucho interés en México, e inclusive se habla de “un pacto” con el Gobierno Federal, para ser tratado como “Testigo Protegido”, lo cual, insisto, es un mero rumor.

Lo cierto jurídicamente hablando es que viene en calidad de detenido, para ser puesto a disposición de algún juez competente, y será en el desenvolvimiento de las audiencias penales respectivas, donde sabremos la verdad de los hechos.

Por lo pronto parece que será remitido al Reclusorio Norte, en donde se continuará el proceso que trate de probar su culpabilidad, porque hay que recordar que en este momento se presume inocente hasta que la FGR, Fiscalía General de la República, por medio de un agente que será parte en el juicio, demuestre con pruebas su culpabilidad.

Claro, es posible, solo posible, que él mismo señor Lozoya confiese y acepte haber cometido los delitos que se le imputan.

El asunto tiene matices políticos, porque podría dar nombres de posibles cómplices.

Así que hay que esperar y no adelantar vísperas.

 

Yo también soy Pueblo.

Por allí nos  encontraremos.