Cártel-22: Un onagro pernicioso
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Cártel-22: Un onagro pernicioso

 

1).- La enajenación ideológica

Desde 1980, Oaxaca no la ha visto llegar. Pareciera que arrastra una maldición; un mal fario. Desde que un grupo de mentores se trepó en el carro de la falsa revolución, nos llevó el carajo. Cual más cual menos, forjados a medias en las lecturas de los textos y manuales del Editorial Progreso de Moscú, como El Poema Pedagógico de A. Makarenko, el ¿Qué hacer de V. I. Lenin, o el Libro Rojo de Mao Zedong, se asumía el motor de la lucha proletaria. Esa ideología se incubó en el sistema de Escuelas Normales Rurales. En los Clubes de Orientación Política e Ideológica (COPIs), creación de la Federación de Estudiantes Campesinos, Socialistas de México (FECSM). Pese al adoctrinamiento, en los años 60 y 70, ahí se forjaron generaciones de verdaderos maestros rurales. No fantoches de la revolución socialista, vándalos o falsos anarquistas.

Hubo ex alumnos de las Normales Rurales -colegas de mi reconocimiento- que tomaron las armas y participaron en la guerrilla. Que hicieron un auto de fe de la lectura de Carlos Marighella: Teoría y praxis revolucionaria. Y hasta participaron en hechos de violencia y armas. Su lucha era aún rudimentaria, casi rupestre, pues. El modelo magisterial tomó como bandera a dos maestros: Genaro Vásquez y Lucio Cabañas. El modelo pro-soviético y pro-Cuba permeó siempre. De la socialdemocracia de Rosa Luxemburgo y K. Leibknecht, ni acordarse. Ni remota idea del populismo del NarodnayaVolia o en al anarquismo mexicano de PlotinoRodakanaty y Julio Chávez López. La brutalidad mental era tal que ni siquiera Los Cuadernos de la Cárcel de Antonio Gramsci, podían penetrar en esa barrera de enajenación mental. El Muro de Berlín cayó en 1989, pero la ideología pro-soviética se mantuvo en sectores marginales. El mundo cambió, no así la ideología de la CNTE/Sección 22, que sigue perdida en la confusión, el fanatismo y la sinrazón.

2).- ¿Cuál es su modelo educativo?

Siempre me he preguntado sobre el modelo educativo ideal de la Sección 22. Sin duda alguna es, la demanda más sentida del marxismo: “por una sociedad sin clases”. Ciclos completos perdidos. La movilización perpetua. El chantaje y la manipulación; la demagogia y la doble moral de sus dirigentes. ¿Cuál es pues la filosofía del cacareado Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO), que dicen los ideólogos del CEPOS, es lo que Oaxaca necesita? O más bien, ¿cuál es la alternativa seria a la Reforma Educativa o al nuevo modelo, que no sea verborrea de la ideología acartonada de la socialización de la educación o de los “colectivos”; del gobierno “espurio” y “represor; del “accionar” o el “coberturar” de manera contundente? Pretender boicotear el ingreso de aquellos normalistas que participaron en la evaluación y se ganaron a pulso su plaza; tratar de torpedear -que por fortuna se conjuró- el inicio del ciclo escolar 2017-2018, es fascismo puro.

En el fondo de todo, el Cártel-22 insiste en mantenerse en la resistencia: “Oaxaca, ciudad de la resistencia”; “horario de la resistencia”. La única resistencia que le conocemos es a trabajar; a cumplir con su responsabilidad docente; a cubrir las expectativas del pueblo, ese ente imaginario que sólo existe en sus discursos. Ya es tiempo de crearle un contrapeso a este cacicazgo; a esta nomenklatura, que añora volver a los tiempos cuando mantenía presupuesto y política educativa en un puño; que insiste en enquistarse de nuevo en el IEEPO. El onagro pernicioso patalea, pues se asume indispensable en el proceso electoral del 2018, en donde volverá a las manidas prácticas de la política mercenaria; de venderse al mejor postor.

Siempre hemos dicho: el Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación (MDTEO), desde hace mucho hizo agua. Arrastra un lastre muy pesado: el repudio social. Treinta y siete años de impunidad, de simulación educativa, de un crecimiento inusual de la nómina, lo justifican. En muchos centros de trabajo hay alerta hoy mismo. A la menor provocación los echarán fuera. Hay hartazgo, hay encono y deseos insanos, en caso de seguir rascándole los cojones al tigre y provocando la ira ciudadana.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

-Un caso inédito en la vida pública de Oaxaca fue la aprobación, vía fasttrack, del Plan Estatal de Desarrollo, 2016-2022. Por primera vez en al menos 36 años, el gobierno llega a su noveno mes de gestión sin un instrumento rector de la planeación democrática, pero además, sin los consensos ni el registro real de la demanda popular. Mala señal.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial