Guelaguetza; en peligro de apropiación cultural
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Aguila Mexicana

Guelaguetza; en peligro de apropiación cultural

 


Para mí el problema más determinante de la hermosa festividad de la Guelaguetza es que los pueblos originarios no son retribuidos económicamente, ellos nos entregan bienes tangibles para admirarlos como sus artesanías y también sus bienes intangibles como sus danzas y tradiciones, esto ha sido así durante todas las emisiones de la festividad. Los derechos se van ampliando de acuerdo a las necesidades y perspectivas de las sociedades, si bien es cierto anteriormente no se hablaba de derechos intangibles, ahora sí se les reconoce, por eso debemos actualizarnos en la exigencia de los nuevos derechos reconocidos.

Es cierto que anteriormente no se podía exigir que los pueblos originarios tuvieran un beneficio económico porque el contexto social e histórico era distinto, la difusión de la festividad no era masiva como lo es ahora gracias a las redes sociales, aunque siempre se buscó su difusión para el beneficio de la economía de la entidad, esto ahora podría generar que cualquier persona ajena a nuestra cultura se beneficie más que la personas que hacen posible la preservación de la Guelaguetza.

La Guelaguetza es una expresión profunda de la vida de la sociedad Oaxaqueña por eso debe ser regulada para evitar la apropiación cultural, ésta se da cuando una cultura absorbe las expresiones culturales de otra cultura para beneficiarse económicamente de éstas expresiones y además se hace de una forma banal. Como claro ejemplo tenemos el caso de la diseñadora europea que expuso como sus diseños tejidos tradicionales de Tlahuitoltepec, éste mismo caso se podría dar con las danzas y tradiciones que se presentan en la Guelaguetza.

Las danzas de Oaxaca son presentadas con orgullo en todo el mundo, porque queremos compartir nuestras tradiciones y alegrías, pero estas exposiciones ponen en peligro a la cultura oaxaqueña en tanto las demás naciones no sepan que existen fundamentos normativos que la protegen.

Independientemente de mi opinión, cabe destacar que el ciudadano y doctor en derecho Jaime Allier Campuzano ha buscado defender la cultura de los Oaxaqueños, promovió un escrito con número de expediente 110 en la sexagésima segunda legislatura, para que se reformara el artículo 12 de la constitución del estado de Oaxaca, con miras a que la festividad sea inscrita en la lista del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, es decir la UNESCO, pero ésta legislatura fue cambiada y no se le dio contestación al escrito por lo que se violó el derecho de petición establecido por el artículo 8° constitucional, entonces el ciudadano buscó la justicia con el amparo de número 1456/2017 y hasta la fecha no se ha resuelto.

Concluyo, es importante que nos involucremos en la difusión de nuestras tradiciones, que se protejan los derechos culturales con la finalidad de preservarlos y también que aquellos que le dan vida a las expresiones culturales se beneficien directamente de su obra porque en tanto esto no suceda se podrá equiparar con un trabajador que ésta en una jornada de ocho horas al día y que no se le retribuye, que no se le paga.

Considero que la acción de compensar económicamente a las personas que hacen viva ésta tradición no le quita el carácter de Guelaguetza, porque la Guelaguetza es mutua, la Guelaguetza es un dar y un recibir, la Guelaguetza nunca ha sido unilateral.

 


 

Relacionadas: