¡Estamos tan indefensos!
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

¡Estamos tan indefensos!

 

La pandemia del Covid-19 regresó a la humanidad varios siglos.  De una sociedad valiente, segura, dueña de la tecnología, con aviones, cohetes, mecanismos de comunicación sorprendentes del siglo XXI, el Covid-19 nos dejó indefensos, temerosos, solos, angustiados, sin conocimientos del enemigo al que nos enfrentamos. Para nada sirven los avances científicos, la tecnología, tiene solo como medicina, el aislamiento, el encierro, la más primitiva forma de cuidarse. No hay que tocarse, hay que estar en casa, que es lo mismo que la cueva de hace cincuenta siglos. Estamos indefensos ante un virus del que no sabemos casi nada. Siglos de civilización no han servido de nada ante esta nueva amenaza al hombre del siglo XXI de la era cristiana.

Todo parece indicar que la decisión a la que han llegado los gobiernos de los países por distintos caminos es que o nos morimos de hambre o nos morimos de coronavirus. La decisión es clara, aunque no se exprese.  Vamos a salvar la economía. Van a morir los que tengan menos defensas, los que tengan que salir a trabajar, se salvaran los que se expongan menos, tengan defensas, dinero y se cuiden. La carga la pagaran los pobres, los ignorantes, o los que en su infinita angustia niegan que existe esta pandemia y echen la culpa a los gobiernos o a la delincuencia organizada. Aceptar que existe un enemigo mortal, desconocido, doloroso, angustiante, indeterminado, nos genera tanta angustia, que mejor lo negamos. El hombre del 2020 se consume en su soledad y angustia ante lo desconocido.

La primera epidemia de peste de la que se tiene constancia fue en el Imperio bizantino. Una epidemia de peste vino a oscurecer el mandato del emperador Justiniano. La enfermedad, el miedo y la histeria se expandió por Constantinopla, hoy Estambul, en ese tiempo con más de medio millón de habitantes de allí se contamino todo el Imperio. El mismo Justiniano se enfermó de la peste.

Otra pandemia, la peste negra, cuyo mayor brote fue a mediados del siglo XIV (entre 1346 y 1353). Era conocida hacía mucho tiempo, sin embargo, se ignoraba por completo sus causas y su tratamiento. Solo 500 años más tarde se descubrió su origen transmitido por ratas.

La Viruela, virus variola, cuya afectación en los seres humanos es conocida desde hace por lo menos 10.000 años. Era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa que diezmó la población mundial desde su aparición, llegando a tener tasas de mortalidad de hasta el 30%. Se expandió en América cuando los conquistadores empezaron a cruzar el océano afectando a la población original con defensas nulas frente a nuevas enfermedades, En Europa tuvo un periodo de expansión dramático durante el siglo XVIII, desfigurando a millones de personas.

En marzo de 1918, durante los últimos meses de la Primera Guerra Mundial (1914-1919), se registró el primer caso de gripe española en un hospital de Estados Unidos. Fue bautizada así porque España se mantuvo neutral en la Gran Guerra y la información sobre la pandemia circulaba con libertad en ese país. Esta cepa del virus de la gripe se extendió por todo el mundo. Los sistemas de salud se vieron desbordados y las funerarias no daban abasto. Estudios recientes han revelado datos más precisos. Se estima que la tasa global de mortalidad fue de entre el 10 y el 20 por ciento de los infectados. Mato en todo el mundo a casi 1 millón 500 mil personas.

La Gripe asiática se registró por primera vez en la península de Yunán, China, el virus de la gripe A (H2N2) de procedencia aviar apareció en 1957 y en menos de un año se había propagado por todo el mundo. Para entonces, el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el brazo médico de la ONU creado en 1948, diseñaba cada año una vacuna destinada a paliar los efectos de las mutaciones de la gripe

Una de las pandemias recientes y más graves conocidas por la sociedad actual es la del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, el VIH, más conocido como SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Los primeros casos documentados tuvieron lugar en 1981, y desde entonces, se extendió por todo el mundo y consiste en el agotamiento del sistema inmunológico. El virus no es letal, pero sí lo son sus consecuencias, pues dejan el organismo desprotegido frente a otras enfermedades. Se calcula que el VIH ha podido causar alrededor de 25 millones de muertes en todo el mundo

Ahora estamos ante otro enemigo casi desconocido, se sabe poco del Covid 19 y no hay cura, en México tenemos 30 mil muertos. Nos han dado una serie de indicaciones como escudos para defendernos. En primer lugar, no salir a la calle, si salimos, usar tapabocas, guardar distancia mínima de metro y medio, no asistir a reuniones multitudinarias, espectáculos, mítines, fiestas familiares de más de 10 personas, lavarnos las manos frecuentemente. La medicina homeopática preventiva ha dado una receta a base de Arseninicum Álbum 30cH y los cubanos proponen un thé a base de limones y ácido acetil salicílico, pero, hasta ahora no hay vacuna, ni medicina que ataque el virus. Nuestros seres queridos y. nosotros mismos estamos en permanente peligro de contagio y muerte.

México EU.

Las visitas entre mandatarios de Estados Unidos y México son tradiciones sexenalmente desde la época de Porfirio Díaz, por lo que uno se pregunta porque tanto brinco estando el suelo tan parejo. Donad Trump, ha utilizado sus encuentros con mandatarios mexicanos como mecanismos electorales. En este caso no hay para donde hacerse. Trump ha elogiado más de 60 veces en público al presidente de México. La única gran diferencia de Andrés Manuel López Obrador, con los otros mandatarios es su declaración “no soy un vende patrias”.

Criminal, de una bajeza y maldad que no habíamos visto hace mucho tiempo, los enemigos de AMLO, ante lo inútil de sus ataques, ahora la emprenden contra su esposa y su hijo.  No se olviden lo que ha dicho, “Es conmigo, yo soy el que estoy conduciendo el proceso de transformación, yo soy el que estoy a la cabeza de este proceso para erradicar la corrupción y me siento orgulloso”.

ggpereyra@hotmail.com